4 consejos si tu perro consume algún veneno

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
El consumo de veneno por parte de los perros es un problema frecuente, y ademas representa un riesgo potencial para la vida del animal. Estos consejos pueden resultar de utilidad.
 

Los venenos están al alcance de los perros en multitud de situaciones.

Muchas veces, de forma accidental, pueden ingerir agentes tóxicos mientras olfatean cualquier rastro durante su rutina de paseo. En otras ocasiones, este veneno puede ser colocado de intencionadamente como parte del tratamiento en el control de alguna plaga.

Sea como fuere, son muchos los escenarios en los que nuestros perros están expuestos a estos potenciales peligros. A continuación, vamos a daros algunos consejos a tener en cuenta por si la mascota tuviera la desgracia de sufrir este tipo de accidente.

¿Que es un veneno?

Recuerdo mi primera clase de toxicología en la facultad. El profesor, tras entrar en el aula, se acercó a la pizarra y sin articular palabra escribió: ” Nada es veneno, todo es veneno, la diferencia está en la dosis “. Con esta genial afirmación, el antiguo médico Paracelso ilustra de forma magnifica el concepto en cuestión.

Cualquier sustancia puede ser potencialmente venenosa si se administra en la dosis adecuada. Obviamente, existen sustancias que tienen un potencial tóxico mucho mayor que otras. Pero, para que se produzca esta toxicidad, se necesita una alcanzar una dosis concreta de la sustancia , la llamada dosis letal mínima.

Era necesario aclarar esto, ya que son muchos los tutores que acuden alarmados porque sus animales han consumido, por ejemplo, una uva, una tira de cebolla o un pequeño trozo de chocolate.

Si bien es cierto que estas sustancias son toxicas para nuestros perros, la ingestión accidental de tan pequeñas porciones no representan ningún tipo de problema. Una vez matizado el término, vamos con los consejos.

 
Perro enfermo en el veterinario

¿Qué hacer si mi perro consume algún veneno?

Contactar con el veterinario

Por supuesto, la primera medida a tener en cuenta será contactar con el veterinario para explicarle la situación. Tendremos que detallar todos los síntomas que observemos en nuestro perro, como por ejemplo:

  • Fiebre
  • Salivación
  • Diarrea
  • Vomito
  • Espasmos musculares
  • Palidez en las mucosas
  • Sangrados
  • Dificultad respiratoria

Siempre que sea posible, debemos de explicar al veterinario las características del posible veneno que haya ingerido nuestro animal. Si disponemos de la etiqueta, debemos detallar todos los componentes del producto.

Si por el contrario sospechamos que ha ingerido veneno, pero no sabemos ni cuál ni dónde, intentaremos recordar todo lo que ha hecho nuestro perro en las ultimas horas:

  • Actividades como ratones, paseo por zonas concretas, ingestión de basura… Cualquier pista puede arrojar valiosa información acerca de la naturaleza del veneno, y la identificación del mismo supone siempre una enorme ventaja para tratar la intoxicación.

Inducir el vómito

Si tenemos la certeza de que nuestro perro ha consumido algún veneno, podemos provocar fácilmente el vómito haciendo ingerir al perro una mezcla de agua y agua oxigenada. Mezclamos tres partes de agua con una de agua oxigenada y forzamos al perro a beberla. Tras esto, damos a nuestro animal un pequeño paseo para que la mezcla surta mas efecto. El vómito sobreviene en pocos minutos.

 

Es importante aclarar que para que el remedio funcione, el perro debe de haber ingerido el veneno pocos minutos antes, de lo contrario estará absorbido y no servirá de nada.

Otro aspecto importante es que nunca debemos de inducir el vómito tras la ingesta de una sustancia corrosiva, ya que perjudicaríamos mas a nuestro animal.

Perro enfermo acostado

Neutralizar el veneno

Si no conocemos el veneno no conocemos el antídoto, pero siempre podemos hacer algo. El uso de carbón activo o carbón activado ha resultado ser de gran utilidad frente a gran cantidad de venenos.

  • Esta sustancia limita la absorción del tóxico en el estómago, por lo que su uso está indicado en todos los casos de intoxicación.

Limpiar el veneno

Aunque no sea una ingestión como tal, la exposición cutánea del veneno es igualmente habitual.

Son muchos los posibles tóxicos que pueden acceder al organismo del perro a través de la piel. Por esta razón, si nuestro animal muestra signos de intoxicación y ha paseado por zonas donde puedan haber utilizado productos fitosanitarios, como huertas o campos de labranza, deberemos de eliminar de su piel la sustancia toxica.

 

Debemos de lavar a nuestro animal con abundante agua y jabón, incidiendo bien en todo el pelo y el manto, para eliminar el veneno y evitar su absorción. Esta acción deberá llevarse a cabo siempre con guantes ya que el tóxico puede pasar al organismo del tutor durante el baño.

Que nuestra mascota ingiera veneno es sin duda una situación desafortunada que puede alarmar a los más serenos. Aún así, con los trucos brindados y con la asistencia veterinaria adecuada, nuestro animal podrá sobrellevar la intoxicación y todo quedará en una mala experiencia.