Un acuario marino en casa: majestuosidad con diversos cuidados

02 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El cuidado y mantenimiento del acuario marino es algo más complejo que el de uno de agua dulce. No obstante, el paisaje resultante de un acuario de agua salada es espectacular.

Puede que tener un acuario marino en casa no sea de los hobbies más baratos que existen. De hecho, tanto su montaje como mantenimiento requieren tiempo y dinero. Sin embargo, podemos economizarlo, ya que no es lo mismo mantener un tanque de 70 litros que uno de 250 litros.

Lo que no debes olvidar nunca es que estás tratando con seres vivos, cuyo bienestar depende totalmente de ti. Por esta razón, es fundamental que te informes muy bien sobre qué significa tener un acuario marino en casa. Además, debes meditar sobre la responsabilidad que este conlleva.

Una pieza de mar en casa

Hoy en día, muchos de los peces y demás animales que puedes adquirir para tu acuario marino provienen de criaderos. Pero, por otro lado, otros vienen directamente del océano, algo que todos deberíamos rechazar.

La extracción de especies de su medio natural nunca está justificada, a menos que sea con fines científicos o de conservación.

Sea como fuere, el acuario de agua salada debe imitar a la perfección el hábitat de estos animales, lo que conlleva recrear sus condiciones ambientales. ¿Conoces las necesidades que tienen los habitantes de un acuario marino? Aquí te las enseñamos.

Equipamiento necesario para un acuario marino en casa

El equipamiento necesario para comenzar con el acuario marino es algo más complejo y avanzado que el que se necesita para un tanque de agua dulce. A continuación, te mostramos una lista con los principales aparatos que necesitará el acuario marino:

  • Un tanque de vidrio o acrílico. Cuanto más grande sea, más fácil será de mantener. No puede ser inferior a 75 litros.
  • Sal especial para acuarios marinos y una cubeta para realizar la disolución.
  • Filtro. Existen de muchos tipos: esponja, de esquina, en cascada, de interior y de placa entre otros.
  • Grava marina o arena.
  • Roca viva que actúe como filtro biológico superior. Aporta bacterias y microorganismos indispensables para la vida en el acuario. También regula el pH, además de ser un buen refugio.
  • Termómetro para controlar la temperatura del agua.
  • Hidrómetro para medir la densidad del agua, es decir, la cantidad de sal en estos casos.
  • Calentador de agua para subir la temperatura si fuera necesario.
  • Sifón limpia gravilla o arena, para mantener limpio el sustrato.
  • Kits de pruebas para el agua. Son diversos medidores para controlar parámetros como el pH y diversas sustancias disueltas.
  • Raspador de algas o limpiador de vidrio magnético para eliminar la proliferación de algas que se adhieren a las paredes del tanque.

Hasta aquí, hemos nombrado el equipamiento imprescindible para mantener un acuario marino en casa. Los aparatos que veremos a continuación sirven para hacer que el cuidado del acuario sea mucho más fácil y que los peces, además, estén más sanos y corran menos riesgo de enfermar:

  • Skimmer o separador de proteínas. Este aparato sirve para crear una corriente de agua espumosa típica de los ecosistemas marinos naturales. Además, actúa como un potente filtro y oxigenador.
  • Luz ultravioleta esterilizadora. Elimina la bacterias, virus, hongos y demás microorganismos que pueden dañar a los peces.
  • Sistemas de iluminación avanzados para recrear la luz del Sol, imprescindibles si se tienen corales vivos.
  • Ozonizador. Filtro de ozono que mantiene el agua en perfectas condiciones.
Un acuario marino en casa.

Cuidado y mantenimiento de un acuario de agua salada

Los peces marinos necesitan un ambiente muy específico para mantenerse saludables. Por desgracia, muchos de estos animales vienen directamente del mar, por lo que el acuario debe imitar a la perfección su medio si quieres que sobrevivan. Para ello, el acuario marino en casa debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Debes asegurarte de que la temperatura de tu acuario se mantiene entre los 23 y 28 grados centígrados. Este rango hace que los peces prosperen y de otra forma podrían enfermar o debilitarse.
  • El agua, como resulta evidente, debe ser salada. Esto se consigue al mezclar sal para acuarios marinos con agua dulce. Aunque es imprescindible conocer la salinidad del agua en la que suelen vivir los peces que quieras introducir, por lo general, se añaden 40 gramos de sal por cada litro de agua. Antes de introducir los peces, asegúrate de que la densidad del agua es de 1 026.
  • Controla el pH del agua, es lo que te dirá si el ambiente es demasiado ácido o básico para los animales y plantas del acuario marino. En el caso de los acuarios de agua salada, el pH óptimo es básico, en torno a 8.2.

Limpieza de un acuario marino

Otra de las acciones que se deben realizar para que el acuario marino en casa esté saludable son las limpiezas de rutina. Incluso aunque tengas todos los equipamientos que existen en el mercado, la limpieza del tanque es imprescindible. Eso sí, mientras más avanzado sea el equipo, menos sesiones de limpieza deberás hacer.

Para comenzar, se realiza un cambio de agua cada dos semanas aproximadamente. Se retira un 10 % del agua del tanque y se sustituye por agua nueva cuando el resto de elementos están limpios.

Después, retira todos los objetos decorativos y lávalos en un fregadero con un cepillo, sin utilizar jabón. Elimina las algas de los paredes y, por último, limpia el sustrato con la ayuda del sifón limpia gravilla.

Peces payaso en un acuario marino.

Como cualquier otra mascota, los peces y el acuario marino en general, necesitan que inviertas tiempo y muchos cuidados. Pero, al final, poder observar tu magnífico acuario marino sano y limpio te aportará mucho gozo, calma y tranquilidad.

  • de Guevara Malibe, S. M. L. (1994). Un acuario marino; su formación y mantenimiento.
  • González Hernández, J. H., Pineda Mercado, R., & Romero Mendoza, O. J. (2020). Sistema de control y monitoreo para acuarios (Aquarium Resort).
  • Teton, J. (2003). Guía técnica de la acuariofilia (Vol. 2). Ediciones AKAL.