Agresividad canina y hormonas

09 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Hormonas como la oxitocina y la vasopresina parecen tener un rol muy importante en la presencia o ausencia de agresividad en perros.
 

La agresividad canina supone un serio problema de salud pública y bienestar animal, sobre todo en aquellos casos donde el can llega a morder. Las agresiones por parte de perros hacia otros canes (o incluso hacia las personas) son unas de las principales razones por las que estos animales acaban en perreras o protectoras.

Según los datos, las víctimas más propensas a sufrir las mordeduras de perros son los niños pequeños menores a cinco años. Los estudios sugieren que la falta de reconocimientos por parte del infante sobre el lenguaje canino es la principal razón de estos hechos.

  • Los niños, por ejemplo, cuando ven a un perro mostrando los dientes (señal clara de amenaza en cánidos) lo perciben como una sonrisa y no cesan en su acercamiento.

No obstante, la agresividad canina va más allá de los ataques a personas. Aquí te mostramos la importancia hormonal en este proceso.

¿Más testosterona, más agresividad?

En muchas ocasiones, sobre todo en perros machos, los tutores se decantan por la esterilización para así disminuir los niveles de testosterona y evitar la agresividad. Sin embargo, las investigaciones con canes castrados muestran que la agresividad no disminuye. El comportamiento más claro que se observa tras la castración en machos es el cese de búsqueda de hembras.

 

Sabemos que el comportamiento del perro está mediado por varios factores como la genética, la educación que hayan recibido y, por supuesto, las experiencias vividas. A pesar de ello, conocemos muy poco sobre el origen de la agresividad en perros.

Por esta razón, un grupo de científicos de la Universidad de Arizona, junto a otras universidades, llevó a cabo un estudio con estos animales cuya finalidad fue analizar la función y concentración de otras hormonas, que no fueran la testosterona, para descubrir más sobre esta conducta canina.

Perro territorial ladra

Oxitocina, la hormona afectiva

En el experimento que mencionamos anteriormente y, al que haremos referencia a lo largo de estas líneas, uno de los niveles hormonales que se midió fue el de la oxitocina.

 

Esta hormona es la encargada del comportamiento afiliativo y afectivo. Por ejemplo, se produce en grandes dosis tras la cópula en animales que suelen quedar emparejados o durante el parto y lactancia, para que la madre y cría creen un vínculo fuerte. Además, otra de las funciones de la oxitocina es la de disminuir el estrés y la ansiedad.

  • Durante el estudio, se seleccionaron perros con un historial previo de agresiones a personas y otros canes, y otros que nunca habían agredido a nadie.
  • Se recogieron muestras de sangre antes y después de conducir a los perros ante distintas pruebas, como observar a otro perro o persona desconocidos.
  • Los resultados en los niveles de oxitocina no mostraron diferencias significativas entre unos perros y otros antes y después de las distintas pruebas.

Vasopresina y su función en la agresividad canina

Hasta el momento en el que se realizó el experimento, nunca se había estudiado el papel de la vasopresina en los perros. Sin embargo, sí se habían realizado estudios con otras especies de mamíferos. En ellos, se mostró que la vasopresina tenía un papel importante en la agresividad hacia individuos desconocidos.

 

Por ejemplo, un estudios realizado con humanos mostró que los hombres a los que se le administró una dosis de vasopresina tenían dificultades para apreciar los gestos amistosos de desconocidos. Los datos nos muestran que parece haber una clara relación entre vasopresina y agresividad.

Si volvemos al estudio inicial, con respecto a la vasopresina y los perros con historial agresivo y los canes no agresivos, los resultados fueron diferentes a los obtenidos midiendo la oxitocina:

Los perros con historial agresivo que, además gruñeron, ladraron y atacaron más durante el experimento, tenían niveles de vasopresina total mucho más altos que los perros no agresivos. 

Estos resultados muestras que existe una clara relación entre los ataques de perros y sus niveles de vasopresina.

Síntomas de la cinofobia
 

Niveles hormonales en perros de asistencia

La investigación llegó mucho más allá y, llegado el momento, se optó por realizar los mismos experimentos con perros de asistencia o terapia. Algunos de ellos ya ejercían como tales, pero otros eran solo candidatos.

En este caso sí que se detectó una gran diferencia en los perros con respecto a la oxitocina. Los canes que han sido criados, desde hace décadas, para brindar apoyo al ser humano, son infinitamente más dóciles y menos agresivos que los perros mantenidos como mascotas. Asimismo, no mostraron una alta concentración de vasopresina libre tras la exposición a las pruebas.

Para concluir, este estudio nos muestra cómo otras hormonas diferentes a los andrógenos tienen un papel fundamental en la docilidad o agresividad canina. Es más, estudios similares realizados en caballos, muestran que aquellos equinos que realmente tienen un temperamento dócil y tranquilo poseen altos niveles de oxitocina.

 
  • Coccaro, E. F., Kavoussi, R. J., Hauger, R. L., Cooper, T. B., and Ferris, C. F. (1998). Cerebrospinal fluid vasopressin levels correlates with aggression and serotonin function in personality-disordered subjects. Arch. Gen. Psychiatry 55, 708–714. doi: 10.1001/archpsyc.55.8.708
  • Eretová, P., Chaloupková, H., Hefferová, M., & Jozífková, E. (2020). Can Children of Different Ages Recognize Dog Communication Signals in Different Situations?. International Journal of Environmental Research and Public Health, 17(2), 506.
  • Hernádi, A., Kis, A., Kanizsár, O., Tóth, K., Miklósi, B., & Topál, J. (2015). Intranasally administered oxytocin affects how dogs (Canis familiaris) react to the threatening approach of their owner and an unfamiliar experimenter. Behavioural processes, 119, 1-5.
  • Kallo, V., Sanogo, M., Boka, M., Dagnogo, K., Tetchi, M., Traoré, S., ... & Bonfoh, B. (2020). Estimation of dog population and dog bite risk factors in departments of San Pedro and Bouake in Côte d'Ivoire. Acta tropica, 105447.
  • Lee, G., & Yoon, M. (2020). Association of plasma concentrations of oxytocin, vasopressin and serotonin with docility and friendliness of horses. Domestic Animal Endocrinology, 106482.
  • MacLean, E. L., Gesquiere, L. R., Gruen, M. E., Sherman, B. L., Martin, W. L., & Carter, C. S. (2017). Endogenous oxytocin, vasopressin, and aggression in domestic dogs. Frontiers in psychology, 8, 1613.