Alas de mariposa: la belleza en escamas

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los colores en las alas de mariposa pueden funcionar de muchas maneras, desde la comunicación aposemática entre especies hasta la elección de pareja.
 

Las alas de mariposa son la parte más vistosa e interesante de estos insectos. Estas poseen unas estructuras sorprendentes, diseñadas a la perfección, y que además cumplen funciones más allá del vuelo. Cada ala es una pieza única y si algo daña su maravillosa estructura, ya no se puede reparar.

Es fácil observar el aspecto aterciopelado en las alas de mariposa, pero la realidad es que están hechas de diminutas escamas. Es interesante conocer que las mariposas y las polillas pertenecen al orden Lepidoptera, que significa “ala de escama”. Sin duda, este nombre pone en relieve la importancia de este rasgo.

¿Por qué existe tal variedad de colores en las alas de mariposa?

A nuestros ojos, muchas mariposas y polillas son de colores brillantes, mientras que otras son grises. Esas alas grises que te parecen tristes, a menudo poseen patrones ultravioletas que no podemos ver, pero que sí pueden ser percibidos por otras mariposas. La coloración de estos insectos les sirve para muchos propósitos, incluyendo:

  • Camuflaje, cuando el color le ayuda a confundirse con el medio ambiente en procesos como el mimetismo y el aposematismo.
  • Advertencia, Los colores brillantes en las alas de mariposas puede actuar como un signo de que tienen mal sabor o les ayuda a replicar el aspecto de mariposas tóxicas.
  • Atraer y encontrar pareja, que buscan ciertos colores y patrones.
  • Engañar a los depredadores: comúnmente, algunos patrones impresionan, erróneamente, como que son más grandes. También, algunas tienen alas con grandes “manchas oculares” que hacen que la mariposa pueda asemejar a un búho, ahuyentando así a algunos depredadores.
 
  • Absorber calor: las escamas de colores oscuros absorben el calor del sol muy bien. Como todos los insectos, las mariposas son de sangre fría. Cuando tienen frío, se calientan al sol.
Las escamas que conforman el ala de una mariposa.
Las escamas que conforman el ala de una mariposa.

Cómo está construida el ala de mariposa

Estas alas están formadas por dos capas o membranas, que están irrigadas por venas tubulares. La disposición de estas venas es característica de cada subespecie y se utiliza para identificar el tipo de mariposa.

La hemolinfa, que corresponde a la sangre de los insectos, recorre las venas de las alas de las mariposas.  Por tal razón es que este sistema circulatorio lleva a cabo las funciones de regulación térmica de su organismo. También intervienen en el proceso de respiración.

Aunque no se pueda presenciar a simple vista, la textura aterciopelada de las alas de mariposa se debe a una serie de pequeñas escamas y diminutos pelos, que las recubre en toda su extensión.

¿Qué se conoce de estas escamas?

Las escamas son estructuras que corresponden a cerdas o pelos modificados. Las pequeñas escamas están superpuestas entre sí sobre la membrana del ala. En general, tienen una medida entre 70 y 250 micras y están compuestas por quitina.

 

Esta sustancia, similar a la celulosa en los vegetales, es un polisacárido insoluble en el agua. Por su naturaleza liviana y resistente, la quitina es ideal para formar la estructura de las alas. En cuanto a la forma, las escamas pueden ser rectangulares u ovaladas en forma de gotas.

Adicionalmente, las escamas están organizadas en dos láminas. La lámina inferior es delgada y más o menos plana mientras que la lámina superior es altamente estructurada.  Al microscopio, lucen como filas de crestas paralelas que asemejan un tejado.

Las dos láminas están conectadas por trabéculas, elementos en forma de pilar que sirven como puntales mecánicos y espaciadores.

Algunos lepidópteros tienen agrupaciones de escamas modificadas, asociadas a glándulas exocrinas. Estas escamas tienen la función de la dispersión de feromonas sexuales, contribuyendo así al encuentro entre machos y hembras.

¿Cómo las escamas elaboran la coloración de las alas de mariposa?

Lo hacen mediante colores por pigmentos. las células que producen las escamas en el momento de su formación pueden sintetizar y/o depositar pigmentos de manera específica en cada región del ala.

Las escamas pigmentarias son generalmente planas. La mayoría de estos pigmentos son tomados de las plantas que comen las larvas y pasados a las mariposas adultas.

Es interesante conocer, que a excepción de la melanina, un pigmento que comparten todas las mariposas, cada familia de mariposa posee pigmentos específicos. Así:

 
  • Las pterinas son los pigmentos que generalmente se encuentran en Pieridae.
  • La kinurenina, es un pigmento amarillo, bastante extendido y precursor de los ommocromos, generalmente encontrados en Nymphalidae.
  • Los papiliocromos son compuestos por kynurenina unida a la N-β-alanil-dopamina (NBAD) y se lo encuentra en Papilionidae.
  • Neopterobilinas, son pigmentos biliares de color verde azulado y también los usa los papilionidos y los geometrinae.

También hay que hacer una mención especial a los colores por estructura. Las escamas se disponen en nano estructuras que son repetitivas, lo que les confieren propiedades ópticas que al interactuar con la luz producen colores.

Close-up del ala de una mariposa.

Así, los tonos ardientes de Lycaena Coppers, el amarillo dorado de Troides Birdwings, los verdes metálicos resplandecientes de Caria Metalmarks y los azules deslumbrantes de las mariposas Morpho sudamericanas se producen por los patrones de refracción, difracción e interferencia de la luz cuando atraviesa las escamas estructurales semitransparentes.

 
García-Barros, E. (1999). Evolución y filogenia de Arthropoda: filogenia y evolución de Lepidoptera. Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa, 26: 475-483 Prum R.O, Quinn T, Torres RH. (2006). Anatomically diverse butterfly scales all produce structural colors by coherent scattering. Journal of Experimental Biology 209: 748-765. (http://jeb.biologists.org/content/209/4/748.short). Beldade, P., & Brakefield, P. M. (2002). The genetics and evo–devo of butterfly wing patterns. Nature Reviews Genetics, 3(6), 442-452. Ingram, A. L., & Parker, A. R. (2008). A review of the diversity and evolution of photonic structures in butterflies, incorporating the work of John Huxley (The Natural History Museum, London from 1961 to 1990). Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 363(1502), 2465-2480.