¿Hay animales con sentido de liderazgo?

09 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El liderazgo en animales es una capacidad o cualidad que puede adquirirse o ser innata. Esta se da en seres vivos que se agregan en manadas o tienen estructuras sociales delimitadas.
 

Al igual que ocurre con la especie humana, hay otros animales con sentido de liderazgo. Por definición, esta característica del comportamiento solo puede darse en animales gregarios, es decir, en aquellos seres vivos que viven en grupos o sociedades. 

¿Conoces qué animales tienen sentido de liderazgo? ¿qué beneficios aporta este comportamiento en la manada? Si quieres averiguar la respuesta a estas preguntas, continúa leyendo.

¿Qué es el liderazgo?

El liderazgo es un concepto que hace referencia a la forma que tienen los individuos de lograr una coordinación y una acción colectiva eficaz y efectiva.

Por ello, en el estudio de la etología juega un importante papel, aunque es una tema que ha sido pasado por alto durante mucho tiempo. Sin embargo, es fundamental su estudio para entender las decisiones grupales, como por ejemplo, dónde buscar el alimento o en qué lugar establecerse.

Como veremos a continuación, el sentido de liderazgo en los animales puede ser innato, puede adquirirse o aparecer espontáneamente cuando se dan circunstancias concretas. Sobre todo, ha sido estudio en animales de ganado, pero también, en fauna silvestre o animales domésticos asilvestrados.

Una familia de elefantes.
 

¿Quién lidera en los grupos animales?

Para empezar, en todas las especies de animales sociales, los individuos que emergen como líderes suelen tener rasgos morfológicos, fisiológicos o conductuales particulares que causan que actúen antes frente a situaciones en las que se dan problemas de coordinación.

En segundo lugar, los individuos que requieren un recurso en particular, tienen mayor probabilidad de convertirse en líder. Esto quiere decir que aquellos animales que posean una reserva energética inferior, se establecerán como líderes en la búsqueda de alimento.

Por ejemplo, los peces que se ven privados de comida suele tomar una posición de frente en los bancos. De esta forma, tienen mayor influencia a la hora de dirigir al grupo. Por otro lado, las hembras embarazadas, al tener un estado reproductivo más exigente, frecuentemente asumen posiciones de liderazgo. Esto último es muy común en cebras, lémures y gibones.

Finalmente, tener más conocimientos o experiencia aumenta la probabilidad de que un animal que establezca como líder. Como ejemplo, tenemos a los peces shiner dorados y a los cuervos.

Dentro de estas especies gregarias, aquellos individuos con más información atraen al resto del grupo. Otro buen ejemplo son los elefantes. En esta especie, la buena memoria de las hembras mayores hace que el resto del grupo se beneficie de los pozos de agua que estas recuerdan en momentos de sequía.

Liderazgo y dominancia en animales

 

Cuando hablamos de liderazgo, podemos caer en el error de pensar que es un sinónimo de dominancia. La dominancia no está siempre presente en los grupos de animales, pues es una conducta que puede aparecer y desaparecer según el estado vital de los individuos. Además, la dominancia se da para evitar los conflictos, no para crearlos.

Un claro ejemplo podemos verlo en los perros. Estas populares mascotas suelen ser clasificadas como dominantes o sumisas según la agresividad que demuestran a otros individuos. Esto es un grave error, ya que un perro agresivo suele tener un problema emocional y, por supuesto, no está ligado con la dominancia.

En los grupos de animales, el liderazgo puede establecerse en distintos individuos, según las necesidades del conjunto. Normalmente, son los individuos más viejos y con más conocimientos los que lideran a las manadas.

No obstante, en épocas reproductivas los roles pueden cambiar. Por ejemplo, en el ciervo rojo o en los caballos, son las hembras viejas las que deciden hacia dónde se mueve el rebaño. Sin embargo, en las épocas de celo, la conducta de los machos puede provocar que un conjunto de hembras permanezcan en un lugar.

Existen animales con sentido del liderazgo.
 

¿Todos los animales pueden tener sentido del liderazgo?

Responder “sí” a esta pregunta, sería anticiparnos a investigaciones que aún están en proceso de dar una respuesta. El tema del liderazgo en animales aún está por estudiar en profundidad.

A pesar de ello, se ha visto como en ciertas especies, por ejemplo en patos, el liderazgo se aprende. Los progenitores enseñan a su prole que, si ofrecen regalos y recursos a otros individuos, estos les seguirán.

Aún así, este tipo de comportamientos dependen mucho del contexto biológico de cada especie. Entender el concepto de liderazgo en un animal como una tarántula es cuanto menos extraño, pues se trata de un ser vivo solitario que rara vez se encuentra con otros congéneres.

Las interacciones sociales complejas como el liderazgo se darán, por lo tanto, en animales con suficientes capacidades cognitivas y estructuras sociales delimitadas.

 
  • Arvey, R. D., Wang, N., Song, Z., Li, W., & Day, D. (2014). The biology of leadership. The Oxford handbook of leadership and organizations, 73-90.
  • Bonanni, R., Cafazzo, S., Valsecchi, P., & Natoli, E. (2010). Effect of affiliative and agonistic relationships on leadership behaviour in free-ranging dogs. Animal Behaviour, 79(5), 981-991.
  • Bourjade, M., Thierry, B., Hausberger, M., & Petit, O. (2015). Is leadership a reliable concept in animals? An empirical study in the horse. PLoS One, 10(5).
  • King, A. J., Johnson, D. D., & Van Vugt, M. (2009). The origins and evolution of leadership. Current biology, 19(19), R911-R916.
  • Šárová, R., Špinka, M., Panamá, J. L. A., & Šimeček, P. (2010). Graded leadership by dominant animals in a herd of female beef cattle on pasture. Animal Behaviour, 79(5), 1037-1045.
  • Squires, V. R., & Daws, G. T. (1975). Leadership and dominance relationships in Merino and Border Leicester sheep. Applied Animal Ethology, 1(3), 263-274.
  • Stewart, J. C., & Scott, J. P. (1947). Lack of correlation between leadership and dominance relationships in a herd of goats. Journal of comparative and physiological psychology40(4), 255.