¿Cómo ayudar a un gato a superar sus miedos?

09 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Para ayudar a un gato miedoso, es necesario estar atento a su entorno y exponerlo en las primeras semanas de vida a un ambiente diverso y estimulante. Un gato que se cría en el aislamiento puede ser frágil y miedoso en extremo.
 

El primer paso para ayudar a un gato que tiene miedo es reconocerlo, una tarea que puede no ser sencilla, así que debes partir de conocer a tu minino. Un gato naturalmente tímido puede tener miedo a muchas cosas y pasar gran parte de su vida escondido. Por otro lado, un gato naturalmente seguro tendrá menos miedo y, generalmente, se recuperará más rápidamente de los eventos aterradores.

El espectro del temor

Existe una variedad de signos que ayudan a identificar si tu gato está asustado. Muchas veces el desencadenante del miedo felino no es un estímulo que puedas identificar.

Debes saber que se considera que el miedo es leve si el gato presenta temblores, ocultamiento, actividad reducida y conductas de escape pasivo.

En el caso del pánico, los signos pueden incluir un comportamiento de escape activo y un aumento de la actividad motora potencialmente nociva y fuera de contexto. La respuesta al miedo es una conducta compleja, que involucra diversas estructuras neuronales. En tal razón, la respuesta entrelaza procesos sensoriales, motores y emocionales.

Gato enfadado

Las distintas manifestaciones del miedo

 

A continuación, se exponen la principales manifestaciones de respuesta al miedo. Frecuentemente, la respuesta es defensiva:

  • Somáticas: estado de alerta (o vigilancia), retraer las orejas contra el cráneo, sacar las uñas, arquear la espalda, menear el rabo, enseñar los dientes o abrir la boca.
  • Vocalizaciones: Gruñir, bufar, maullar, resoplar, escupir o chillar.
  • Respuestas neurovegetativas (involuntarias): dilatación de pupilas, ojos saltones, aumento de la salivación, piloerección, aumento de la sudoración, pérdida de control de esfínteres urinario y anal, liberación de glándulas anales, aumento de la frecuencia respiratoria y frecuencia cardiaca.
  • Desplazamiento: congelación en el lugar, ponerse de pie, andar en círculo, acechar, dar zarpazos, arañar, morder, luchar, ocultarse o escapar.

Consecuencias a largo plazo de vivir con miedo

Entre los signos clásicos de actividad simpática, puede presentarse diarrea persistente que desencadene una enfermedad inflamatoria intestinal o un síndrome del intestino irritable. Además, un gato temeroso puede desarrollar conductas obsesivas como lamer y morderse a sí mismo.

 ¿Cómo puedes ayudar a un gato asustado?

Si tu gato se esconde, pero está sano, déjalo solo. Saldrá cuando esté listo. Forzarlo a salir de su escondite solo le hará tener más miedo.

Asegúrate de que tenga fácil acceso a comida, agua y una caja de arena. Limpia la caja de arena y cambia la comida y el agua todos los días para saber si está comiendo y bebiendo.

 

La comida es un gran motivador para los gatos, así que si el tuyo tiene miedo de alguien en la casa, dale a esa persona el deber de alimentarlo.

Gato comiendo

¿Se puede prevenir que un gato sea miedoso?

Aunque existe una predisposición a tener un carácter tímido en algunas razas de gatos, los dueños sí pueden tener en cuenta los siguientes hechos:

  • Los gatos que están privados de exposición social y ambiental hasta las 14 semanas de edad pueden tener habitualmente miedo al contacto.
  • Las fobias y el pánico pueden conllevar un historial de incapacidad para escapar o alejarse del estímulo que le causa la fobia y el pánico. Es por esto que los gatos que han sufrido al estar encerrados en una caja o en situaciones abusivas sienten miedo.
  • Los gatos que tienen historial de abandono, múltiples propietarios, reubicación o abandono previo suelen tener ansiedad por separación.
  • Mantener un buen estado de salud: cualquier enfermedad, intoxicación o condición física dolorosa aumenta la ansiedad y contribuye al desarrollo de miedos, fobias y ansiedades.

Diagnóstico y tratamiento para ayudar a un gato miedoso

Lo primero es descartar otras afecciones de salud que podrían estar causando el comportamiento de tu gato. Si tu veterinario diagnostica un simple miedo, ansiedad o fobia, un medicamento recetado puede ser todo lo que se necesita.

 

Pero es muy probable que el profesional haga recomendaciones basadas concretamente en tu gato, cuál es el desencadenante del miedo y cómo puede aliviar los temores y ansiedades de tu felino a través del acondicionamiento de la conducta.

Para ayudar a un minino en casos de pánico extremo y ansiedad por separación, necesitas brindarle protección hasta que los medicamentos puedan ser efectivos, lo que puede llevar de días a semanas; con frecuencia, la hospitalización puede ser la mejor opción.

  • Overall, K. L. (1997). Pharmacologic treatments for behavior problems. Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 27(3), 637-665.
  • Amat, M., Camps, T., & Manteca, X. (2016). Stress in owned cats: behavioural changes and welfare implications. Journal of Feline Medicine and Surgery, 18(8), 577-586.
  • Dramard, V., Kern, L., Hofmans, J., Halsberghe, C., & Rème, C. A. (2007). 7: Clinical efficacy of L-theanine tablets to reduce anxiety-related emotional disorders in cats: A pilot open-label clinical trial. Journal of Veterinary Behavior: Clinical Applications and Research, 2(3), 85-86.
  • Lorenz, K., & Leyhausen, P. (1985). Biología del comportamiento: raíces instintivas de la agresión, el miedo y la libertad. Siglo XXI.