Beneficios de la dieta de alimentos crudos para el gato

12 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Las investigaciones científicas parecen confirmar los beneficios de una dieta natural en gatos

A comienzos del siglo XX, la dieta de los felinos domésticos se basaba en las presas que encontraban en los asentamientos rurales humanos.  En estos lugares, habitualmente, convivían los mininos con los humanos. Por otro lado, los que vivían en casas eran alimentados con alimentos crudos para el gato.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el uso de este tipo de comida, al igual que para el perro, cayó en picado. Este cambio se debió a la necesidad de desviar recursos, como el cristal, el metal y la mano de obra, a la fabricación de armas. Por ello, la comida enlatada dejó de fabricarse y se creó el pienso extrusionado.

La alimentación del gato silvestre

Los gatos están definidos como carnívoros estrictos. Esto quiere decir que su dieta se compone exclusivamente de otros animales. Para ello, poseen características específicas como son sus garras y dentición o su corto tubo digestivo, totalmente preparado para la digestión y asimilación de proteínas.

Además, los gatos con una dieta pobre en proteínas pueden sufrir deficiencias en ciertos nutrientes, como, por ejemplo, la taurina. Este déficit puede causarles la muerte.

En la naturaleza los gatos cazan, sobre todo, micromamíferos, como son los pequeños roedores. No obstante, también pueden alimentarse de insectos, según la disponibilidad dependiendo de la época del año.

Un ejemplo de la dieta del felino silvestre es el caso del gato montés (Felis silvestris) en la región mediterránea. Este animal se alimenta de roedores, fundamentalmente del ratón de madera (Apodemus sylvaticus), del ratón de pino mediterráneo (Microtus duodecimcostatus) y del ratón de agua del sudoeste (Arvicola sapidus). Asimismo, parecen tener un papel importante el topillo (Microtus arvalis) y la perdiz de patas rojas (Alectoris rufa). 

Gato comiéndose ratón

Por qué son buenos los alimentos crudos para el gato

A pesar de que los piensos y la comida preparada para gatos está diseñada para cambiar el pH de su orina y, así, evitar la formación de cálculos renales, no son cien por cien eficaces.

Los felinos tienen tendencia a padecer problemas renales. Incluso, ciertas razas, como el gato persa, tienden a desarrollar riñones poliquísticos. Además, casi todos los gatos acaban padeciendo una enfermedad renal. Principalmente, la causa es la baja ingesta de agua.

Gato comiendo carne

Los alimentos crudos para el gato y que estos lleven una dieta natural, como es la dieta BARF, son altamente beneficiosos para la salud general del gato. Por ejemplo:

  • Aumentan la ingesta de agua. Los animales estamos formados por, al menos, un 60 % de agua. Si el animal lleva una dieta basada en alimentos crudos para el gato, obtendrá mucha más cantidad de agua que si se alimenta de pienso.
  • Evitarás que sufra problemas de obesidad. Los alimentos crudos son más nutritivos, tardan más en digerirse –aunque se digieren mejor– y hacen que el gato tarde más en comer.
  • Una correcta dieta de alimentos crudos hace que las articulaciones de los gatos están más sanas.
  • Una de las quejas de los tutores de gatos es el mal olor de las heces. Los alimentos crudos de origen animal no poseen, apenas, carbohidratos. Por ello, se reducirá el mal olor.
  • Por último, si ofreces a tu felino una dieta basada en alimentos crudos para el gato, le estarás dando una alimentación muy similar a la que obtendría en la naturaleza. Esto hará que tu minino sea más feliz.

Si deseas introducir a tu gato en una dieta más natural, en primer lugar deberás hablar con un veterinario especializado en nutracéticos y en alimentación felina natural. Nunca se debe cambiar la alimentación de una mascota de forma brusca, ya que podríamos ocasionarle problemas graves de salud. Además, no todos los gatos aceptan cambios en su dieta, por lo que el control veterinario es fundamental.

  • de Animales, A. H. (2010). Guías para la Evaluación Nutricional de perros y gatos de la Asociación Americana Hospitalaria de Animales (AAHA). J Am Anim Hosp Assoc, 46(4).
  • Gómez, L. M. (2014). Introducción a la Nutrición de Caninos y Felinos. Journal of Agriculture and Animal Sciences, 2(2).
  • Hirakawa, C., & Daristotle, C. (2001). Nutrición Canina y Felina.
  • Lozano, J. (2010). Habitat use by European wildcats (Felis silvestris) in central Spain: what is the relative importance of forest variables?. Animal Biodiversity and Conservation, 33(2), 143-150.
  • Moleón, M., & Gil‐Sánchez, J. M. (2003). Food habits of the wildcat (Felis silvestris) in a peculiar habitat: the Mediterranean high mountain. Journal of Zoology, 260(1), 17-22.