Beneficios de la sal para los caballos

05 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La suplementación con sal en la dieta del caballo es indispensable para la salud de este animal.

Si bien todos los propietarios de equinos saben que la sal es importante para los caballos, la forma en la que la ofrecen, la cantidad o el tipo, pueden ser dudas complicadas de resolver.

Además, se deben tener en cuenta muchos factores como la cantidad de ejercicio que realiza el animal, su dieta en general o las condiciones climáticas a la hora de ofrecer sal.

Al igual que el resto de herbívoros estrictos, como son los ungulados, grupo al que pertenecen los caballos, los equinos necesitan un aporte de sal. Concretamente, el cloruro de sodio o también llamada sal de mesa.

La dieta de estos animales, basada principalmente en pastos, es muy pobre en sodio, por tanto, requieren suplementarlo de otra forma. Los ciervos, por ejemplo, suelen lamer rocas o comer tierra para adquirir estas sales minerales tan indispensables para su vida.

Pero ¿qué beneficios aporta la sal para los caballos? Aquí te contamos todo lo relativo al tema.

La importancia de la sal para los caballos

Las sal o, mejor dicho, el sodio, forma parte del conjunto de electrolitos que juegan una importante función dentro del organismo del caballo.

Una de las principales funciones del sodio es la de mantener el equilibrio osmótico del animal, es decir, permitir un balance entre la cantidad de agua que hay dentro de las células y fuera de ellas para, entre otras cosas, evitar la deshidratación.

La sal es importante para la salud del caballo.

De este modo, la cantidad de sodio que hay en el cuerpo del caballo mandará una señal al cerebro del mismo, para que beba agua si los niveles del mismo son muy altos. Lo mismo ocurre con el resto de animales, incluido el ser humano.

Por otro lado, los caballos son animales homeotermos, es decir, son capaces de mantener constante su temperatura interna independientemente de la temperatura del medio ambiente. Una de sus estrategias para lograrlo es el sudor.

A través de la sudoración, el caballo pierde mucha agua pero también sodio y electrolitos. Por esta razón, es muy importante la suplementación con sal, especialmente en momentos de alto rendimiento, veranos muy calurosos o los meses más fríos del invierno.

¿Cuánta sal debe tomar un caballo?

Absolutamente todos los caballos necesitan un aporte de sal en la dieta. Según los expertos en nutrición equina, un caballo promedio de unos 500 kilogramos que no haga mucho ejercicio, necesita unos 25 gramos de cloruro de sodio o sal al día. No obstante, esta cantidad puede ascender hasta los 200 gramos por día si el animal realiza un ejercicio muy intenso.

Por otra parte, los piensos que se utilizan para alimentar a los caballos, además del heno, tienen añadido algo de sal. Por esta razón, es muy importante conocer la concentración de sal que contiene el pienso para así saber cuánta más debemos añadir a su dieta.

Tipos de sal

Existe una gran variedad de formas en las que podemos ofrecer cloruro de sodio al caballo. Cuando elijamos un tipo de sal concreto, hay que tener en cuenta las necesidades específicas del animal, así como la cantidad de este nutriente que ya aportamos a través de la dieta habitual. Por supuesto, no debemos olvidarnos de que el caballo también tendrá sus preferencias con respecto al sabor.

Bloques de sal blanca para los caballos

Los bloques de sal blanca contienen, únicamente, cloruro de sodio. Esta sal se puede adquirir en bloques, pero también en granos, de la misma forma que la encontramos en los supermercados. Asimismo, podemos ofrecerles sal yodada, que es la misma sal pura, pero con yodo añadido, así aportaríamos también este elemento a la dieta del caballo.

Debemos tener cuidado con el yodo porque puede afectar a la glándula tiroides cuando se da en exceso. Por ejemplo, si ya alimentamos al caballo con suplementos de algas marinas.

Sal roja

Los bloques de sal roja son de este color porque contienen, además de cloruro de sodio, trazas de otros minerales, como son cobre, zinc, manganeso, hierro, etc. Todos ellos son necesarios para la salud del animal. Sin embargo, estas sales minerales sí pueden obtenerlas de su dieta diaria, por lo que quizá estaríamos malgastando el dinero.

Por otro lado, existe una ínfima posibilidad de que el caballo se intoxique por un exceso de oligoelementos. Es algo muy raro, pero puede ocurrir.

Sal del Himalaya

Sin lugar a dudas, esta es la sal que prefieren los caballos según sugieren los estudios. Las rocas de sal del Himalaya contienen trazas de ciertos minerales que le dan una apariencia rosada, a veces, anaranjada. Este tipo de sal proviene de Pakistán y es una de las más puras que se pueden encontrar.

Es un buen bloque de sal para dejar a la intemperie, como es un prado para los caballos, ya que resiste muy bien la humedad. Además, también se pueden encontrar en granos para añadir al forraje.

Chica dándole un beso a su caballo (terapia equina).

Puede que elegir la mejor sal para los caballos sea más bien un proceso de prueba y error, hasta encontrar cuál es la que mejor le sienta y más le agrada. Lo que debemos de tener claro es que la sal o cloruro de sodio, es indispensable para el buen funcionamiento del organismo equino.

  • Hintz, H. F., & Cymbaluk, N. F. (1994). Nutrition of the horse. Annual review of nutrition, 14(1), 243-267.
  • Houpt, K. A., Northrup, N. I. C. O. L. E., Wheatley, T. H. O. M. A. S., & Houpt, T. R. (1991). Thirst and salt appetite in horses treated with furosemide. Journal of Applied Physiology, 71(6), 2380-2386.
  • Johansson, K. (2011). Salt to ruminants and horses.
  • Kunath, H. (2019). Pilot Study: Equine Use of and Preference for Salt Blocks in Pastures and Wildlife Interaction (Doctoral dissertation, The Ohio State University).
  • McKenzie, E. C. (2007). Polyuria and polydipsia in horses. Veterinary Clinics of North America: Equine Practice, 23(3), 641-653.
  • Schryver, H. F., Parker, M. T., Daniluk, P. D., Pagan, K. I., Williams, J., Soderholm, L. V., & Hintz, H. F. (1987). Salt consumption and the effect of salt on mineral metabolism in horses. The Cornell Veterinarian, 77(2), 122-131.