Los bisontes abandonados de Isla Santa Catalina

22 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los bisontes abandonados de la Isla Santa Catalina son otro ejemplo de las malas decisiones humanas, que ponen en riesgo la supervivencia de las especies.

Frente a la costa oeste de los Estados Unidos de América encontramos un conjunto de pequeñas islas, entre las que destaca Isla Santa Catalina, donde existe una población de bisontes abandonados. En este pequeño trozo de tierra no hay poblaciones humanas estables, aunque sí asentamientos destinados a distintas actividades administrativas.

¿Te preguntas cómo llegaron estos animales totalmente terrestres a cruzar el mar? ¿en algún momento existió un camino de tierra hasta la isla? La respuesta es mucho más sencilla y te la contamos en las siguientes líneas. ¡Continúa leyendo para saber más!

¿Por qué hay bisontes abandonados en la Isla Santa Catalina?

Según la organización Santa Catalina Island Conservancy, fundada en 1972 y encargada del bienestar ecológico de la isla, los 14 bisontes abandonados llegaron en el año 1924. La idea de trasladar estos animales a la isla tenía como pretensión la filmación de una película que nunca llegó a rodarse en aquel lugar. 

La compañía cinematográfica Lansky fue la encargada de trasladar los bisontes a Santa Catalina. Esta empresa, más tarde se convertiría en Paramount Pictures Corporation, una de las compañías productoras más importantes del mundo. 

Finalmente, la productora decidió cambiar el set y no rodaron la película en la isla. De esta manera, los bisontes se quedaron atrás con todas las consecuencias ecológicas que acarrea el introducir especies nuevas en una isla.

Los bisontes abandonados de la Isla Santa Catalina.

Efectos de los bisontes sobre la isla

La aparición de especies no nativas en los distintos ecosistemas supone un gran problema para la conservación. En especial, las islas son los hábitats más vulnerables a la introducción de estas especies. El equilibrio en estos parajes es muy delicado, pues las distintas cadenas tróficas están muy reguladas y cualquier perturbación podría destruirlo todo.

Asimismo, las islas tienen las mayores proporciones de especies endémicas (organismos que solo existen en un lugar del planeta). Su pérdida supone un gran problema para la conservación global de la fauna.

Del mismo modo que ocurre con el resto de islas, las plantas y animales que las pueblan únicamente tienen defensas para luchar con los organismos que ya conocen. La introducción de nuevas especies ponen en jaque a las nativas.

La fauna introducida de la Isla Santa Catalina

La Isla Santa Catalina tiene un larga historia de mamíferos ungulados introducidos. Los estudios indican que los primeros ungulados que aparecieron en la isla hace unos dos siglos fueron el caballo (Equus caballus), la vaca doméstica (Bos taurus),  la oveja (Ovis aries) y la cabra doméstica (Capra hircus).

Más tarde los ciervos mula (Odocoileus hemionus) y, finalmente, los bisontes (Bos bison) y los jabalíes (Sus scrofa) fueron introducidos. Los primeros estudios realizados en los años sesenta demostraron como estas especies habían provocado graves daño al sistema isleño.

En las décadas de 1970 y 1980, Santa Catalina Island Conservancy comenzó a gestionar el 88 % de la superficie de la isla e implementó un programa de restauración del ecosistema cuya finalidad era erradicar las cabras y los jabalíes. En el año 2005 alcanzaron su meta. Pero ¿qué pasó con los bisontes? ¿por qué no fueron eliminados?

Aunque fuera una decisión controvertida, tras varias investigaciones, la Conservancy decidió no eliminar a los bisontes y solo reducir y controlar el número de individuos mediante un programa de anticoncepción. 

Por otro lado, los ciervos mula están totalmente descontrolados y se desconoce su número, comportamiento de alimentación o ecología. Aunque recientes estudios sugieren que afectan positivamente a la dispersión de las semillas del encinillo (Quercus berberidifolia), un tipo de roble arbustivo que forma el paisaje natural de la Isla Santa Catalina.

Programa para el control de los bisontes abandonados de la Isla Santa Catalina

Los bisontes abandonados de la Isla Santa Catalina juegan un papel importante en la reintroducción de este animal en el continente americano, donde las poblaciones estuvieron al borde la extinción. De forma ocasional, algunos ejemplares son enviados a las praderas de Yellowstone para que formen parte del grupo continental.

El problema recae en que la especie de la isla no es pura. Según análisis mitocondriales, los bisontes de Santa Catalina fueron cruzados con vacas domésticas. Por tanto, se está variando la genética de la especie.

A pesar de lo anterior, actualmente la cultura y la economía de la isla Santa Catalina dependen totalmente de la presencia del bisonte americano que atrae a infinidad de turistas. De este modo, se decidió que esta especie se mantuviera en la isla, pero solo en un área totalmente restringida y en un número que no superara los 150 ejemplares.

De esta forma, las plantas y animales nativos de la isla tendrán la oportunidad de sobrevivir y así mantener los distintos procesos ecológicos que apoyan al propio bisonte a largo plazo.

Un bisonte americano hembra con su cría.

Programa de anticoncepción

Para mantener un número de bisontes estable, se tomó la medida de aplicar un tipo de esterilización química a las hembras en el año 2009. De esto modo se impide que ellas pueden gestar.

El programa de gestión de los bisontes abandonados de Isla Santa Catalina ha tenido mucho éxito y no ha nacido ningún bisonte desde el año 2013. El programa se encuentra detenido desde 2015 y se reanudará una vez que el número de animales se eleve por encima de 150.

Aunque hoy en día todo se encuentre bajo control, el caso de estos animales es un ejemplo más de los errores que comete el ser humano. Su propia vanidad, falta de respeto y conocimiento hacia el medio ambiente están llevando a las especies a la extinción.

  • Lott, D. F. (1991). American bison socioecology. Applied animal behaviour science, 29(1-4), 135-145.
  • Manuwal, T. A., & Sweitzer, R. A. (2008). Effects of mule deer and bison on regeneration of island scrub oak on Santa Catalina Island, California. In Proceedings of the sixth California Oak symposium: today’s challenges, tomorrow’s opportunities. Gen. Tech. Rep. PSW-GTR-217. US Department of Agriculture, Forest Service, Pacific Southwest Research Station, Albany, CA (pp. 529-540).
  • Meagher, M. (1986). Bison bison. Mammalian species, (266), 1-8.
  • Catalina Island Conservancy. (2020). ECOLOGICAL EFFECT OF BISON ON SANTA CATALINA. Disponible en: https://www.catalinaconservancy.org/index.php?s=wildlife&p=ecological_effect_of_bison
  • Stratton, L. C. (2004). Santa Catalina Island experimental restoration trials: developing appropriate techniques. Unpublished report.
  • Sweitzer, R. A., Constible, J. M., Van Vuren, D. H., Schuyler, P. T., & Starkey, F. R. (2005). History, habitat use and management of bison on Catalina Island, California. In 6th California Islands Symposium, Institute for Wildlife Studies, Ventura, CA.