Caballos rescatados de una inundación dan a luz: el milagro de la vida

05 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Una vez más, la naturaleza nos sorprende a través de nuestros compañeros, los animales. ¿Cómo pudieron sobrevivir yeguas preñadas durante meses a las inundaciones? Aquí te lo mostramos.

En la ciudad de Wellingborough, en el condado de Northamptonshire (Inglaterra), se producen graves inundaciones tras los periodos de lluvia. Tanto es así, que el consejo de la ciudad a través de la agencia de Medio Ambiente ofrece a los ciudadanos toda la información necesaria para prevenirlas. No ocurrió lo mismo con los caballos rescatados que sobrevivieron a las últimas inundaciones.

Hoy en día, las inundaciones son cada vez más frecuentes, peligrosas e impredecibles. Algunos de los seres que más sufren estas catástrofes son los animales que viven en granjas. Por norma general, el ganadero no posee los recursos para rescatarlos y acaban muriendo ahogados. Afortunadamente, este no es el final para todos.

Hoy os traemos la maravillosa historia de los caballos rescatados tras las inundaciones de Wellingborough que dieron a luz, un verdadero milagro de la vida.

El cambio climático y las inundaciones

El cambio climático, consecuencia del rápido calentamiento del planeta, hace que el aire cargue con mucha más humedad. Esto se traduce en fuertes lluvias torrenciales que suelen ocurrir al final del invierno y en la primavera. No obstante, las tormentas de verano son cada vez más frecuentes.

Las inundaciones que tienen como origen los ríos, como ocurrió en Wellingborough, se dan por el desbordamiento de los mismos. Normalmente, estos cauces de agua tienen zonas inundables, pero la vegetación que los rodea previene que el desbordamiento vaya a más.

Sin embargo, los ríos que pasan por asentamientos humanos carecen de esta vegetación, y cuando se desbordan, no hay nada que los pare.

En el caso de las inundaciones de Wellingborough, fue el río Nene el que se desbordó y arrasó con todo lo que encontró a su paso. Además de las posibles pérdidas humanas y materiales, una inundación puede acarrear muchas otras amenazas

Así, el agua de la inundación puede contaminarse con aguas fecales humanas y de animales, puede contener bacterias peligrosas y productos químicos nocivos. Por lo que verse envuelto en este tipo de agua puede resultar realmente peligroso, no solo para las personas, también para los animales, como el caso de los caballos rescatados.

Una carretera inundada.

Los caballos rescatados de la inundación de Wellingborough 

A comienzos de este año, varias organizaciones de protección animal alertaron de la presencia de decenas de caballos abandonados en los campos de pastoreo en Wellingborough.

Estos animales han sufrido las consecuencias de grandes tormentas como Ciara y Dennis, que han anegado los campos sin dejar alimento o refugio disponibles para los animales.

Tanto la propiedad de la tierra como la de los caballos no estaban claras (y siguen sin estarlo). Por ello, el parlamentario conservador Pete Bone pidió a la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales que investigaran el estado de los caballos.

Los inspectores veterinarios que examinaron a los animales y su entorno determinaron que aún tenían suficiente tierra seca y heno para alimentarse. Mientras tanto, varios caballos aparecieron muertos o tuvieron que ser eutanasiados.

Las acciones del Consejo de la ciudad no parecieron contentar a los ciudadanos, los cuales llevaron a cabo movilizaciones junto a asociaciones protectoras de animales como World Horse Welfare o Blue Cross.

Final feliz para los caballos rescatados

Tras varios meses de protesta para salvar a los animales, muchas recogidas de firmas y otras muchas campañas, los caballos abandonados de Wellingborough pudieron ser rescatados. Sin embargo, ahora queda otro duro camino.

Según cuentan las distintas asociaciones que han acogido a los equinos, muchos de ellos parecen no haber estado junto a una persona durante años. Esto dificulta enormemente la rehabilitación de los animales.

Para sorpresa de los rescatadores, muchas yeguas comenzaron a dar a luz a sus potrillos poco después de ser salvadas. Algo muy raro dado el estado de desnutrición de los animales. 

Poco a poco, los animales se van recuperando y disfrutan enormemente de su nueva vida. Muchos de ellos ya han encontrado una familia que los cuidará como merecen.

¿Cómo pudieron sobrevivir las yeguas preñadas?

La gestación de los caballos dura en torno a 11 meses, en algunos casos puede alargarse hasta un año. Esto nos muestra que muchos de los caballos rescatados de las inundaciones llevaban al menos 12 meses abandonados a su suerte, en un medio nada propicio.

Asimismo, durante la gestación en yeguas la cantidad y el tipo de alimento cambian de forma considerable. La dieta de las yeguas preñadas debe estar suplementada o ser muy variada.

Por otro lado, estos animales no tenían opción de forrajear más allá de donde limitaba su valla. Estos hechos ponen de manifiesto la robustez y fortaleza de estos animales.

Caballos rescatados.

Por desgracia, a pesar de haber sido partícipes de este milagro de la vida, las personas que rescataron a los caballos abandonados ponen en evidencia la nefasta legislación que debe proteger a los animales. Una vez más, se observa cómo una parte de la población humana maltrata y abandona a los animales.