Cáncer de mama en perros: ¿cuáles son las causas?

13 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
Como para todos los tipos de cáncer que pueden existir, hay ciertos aspectos que favorecen la aparición del cáncer de mama.

El cáncer de mama y otros tipos son algunos de los procesos patológicos más frecuentes y nefastos que existen hoy en día. Debido a la imposibilidad terapéutica de ciertos tipos de neoplasias, el diagnostico de un cáncer casi siempre es una mala noticia. Por suerte, la medicina avanza y cada vez son más las historias que terminan en final feliz.

El cáncer de mama es uno de los más frecuentes, tanto en medicina humana como veterinaria. Hoy vamos a centrarnos en hablar de las causas que se esconden detrás de la aparición de este tipo de neoplasias en el paciente canino. Sigue leyendo si quieres conocer los motivos cáncer de mama en perros.

El cáncer de mama en los perros

El cáncer de mama se define como un tumor maligno, es decir, una proliferación del tejido mamario con potencial metastásico. La metástasis es la capacidad de un cáncer para invadir otros tejidos corporales y reproducir distintos crecimientos cancerígenos en distintas localizaciones.

Por ejemplo, un cáncer de mama puede realizar metástasis e invadir el tejido pulmonar.

Un cáncer debe diferenciarse del tumor benigno ya que, en este último, la proliferación celular tiene un desarrollo no invasivo y no supone un peligro para la salud del animal —al no existir riesgo de metástasis—.

El único problema que puede existir en estos casos es que el crecimiento sea tan agresivo que oprima alguna estructura vital. No obstante, en el caso del tumor mamario, esto no es frecuente. A continuación, te presentamos las principales causas del cáncer de mama en perros.

El abdomen de un perro.

Causas genéticas

Como en la mayor parte de los procesos neoplásicos, el cáncer mamario en perros tiene un alto componente hereditario. Se han realizado varios artículos que relacionan la alteración en determinadas secuencias genéticas con el desarrollo de este tipo de procesos patológicos.

No obstante, esta línea de investigación sigue abierta, tanto en medicina humana como en medicina veterinaria. Cada día se siguen desarrollando nuevos estudios que arrojan más luz sobre la compleja relación entre la genética y la aparición de procesos tumorales y cancerosos.

Factores ambientales

De sobra es conocida la implicación de los agentes ambientales sobre el desarrollo de tumores malignos. En medicina humana tenemos los ejemplos de la relación entre el tabaco y los contaminantes externos y el cáncer de pulmón o la dieta y el cáncer de colon.

En el caso del cáncer de mama en perras, la cosa no iba a ser distinta. No obstante, esta causalidad se encuentra mucho menos estudiada y documentada. En esta línea, existen artículos que relacionan exposición a ciertas sustancias contaminantes con la predisposición sufrir este tipo de procesos patológicos.

Por ejemplo, ciertas sustancias químicas, como insecticidas de la familia de los piretroides, parecen guardar una relación directa con la surgencia de estos procesos tumorales. Aún así, se requiere más investigación para confirmar estas hipótesis.

Fármacos con potencial actividad cancerígena

Todos los fármacos tienen una serie de contraindicaciones que merece la pena conocer antes de ser utilizados. De forma similar al ejemplo anterior, la exposición a ciertos medicamentos administrados en el paciente canino puede favorecer el desarrollo de cáncer de mama.

Esto no quiere decir que su uso conlleve, de forma necesaria, la aparición de estos procesos neoplásicos. Aun así, debemos reportar que sí que se ha documentado una relación de causalidad directa entre ambos eventos.

Por ejemplo, estamos hablando de ciertos fármacos como pueden ser los utilizados para la supresión hormonal del celo en las perras. Los progestágenos de primera generación —como el acetato de medroxiprogesterona o el acetato de megestrol— inducen la formación de un endometrio secretor, hecho que aumenta la incidencia neoplasias mamarias.

La no esterilización

La decisión de esterilizar o no a una mascota es siempre personal. Además, el animal debe de ser correctamente evaluado por un veterinario. En el tema que nos compete hoy, no podíamos olvidar mencionar la relación directa que existe entre la esterilización temprana de las hembras caninas con una menor incidencia del desarrollo de tumores y cánceres de mama.

Por lo tanto, podríamos resumir que el no esterilizar a las hembras caninas aumenta considerablemente las probabilidades de desarrollar estos procesos patológicos.

Un perro siendo operado.

Como habéis podido leer, existen varios factores que predisponen al desarrollo de cáncer de mama en perras. Algunos de ellos pueden ser evitados, mientras que otros, por desgracia, escapan al control del tutor y del profesional veterinario.

Aprovechamos para recordar la importancia de realizar un examen frecuente de las cadenas mamarias de las hembras caninas. Esto se hace con el fin de detectar de forma precoz cualquier tipo de alteración que ponga al tutor en sospecha de la existencia de un proceso tumoral.

  • Manual de Oncología para Veterinarios Clínicos. Cómo Enfrentarse al Paciente Oncológico Del Castillo, N. — Ruano, R.