Cannabidiol como tratamiento terapéutico para perros

08 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Natalia Laguna
Seguro que has oído hablar del cannabidiol o CBD, y su potencial uso terapéutico en dolencias humanas. Ahora también se conoce su uso eficaz en perros.

El cannabidiol, más conocido como CBD, procede de la planta del Cannabis, también conocida como cáñamo. El cannabidiol es un compuesto químico que, en los últimos años, ha sido objeto de muchas investigaciones, encontrándose en él muchas propiedades medicinales beneficiosas para la salud. Primeramente fue estudiado en humanos, y su ámbito de aplicación se está expandiendo. Actualmente, el cannabidiol también se está aplicando como tratamiento terapéutico en perros.

Los efectos del cannabidiol

Aunque aún queda mucho por estudiar y probar, los principales efectos del cannabidiol son:

  • Analgésico.
  • Antiinflamatorio.
  • Neuroprotector.
  • Anticonvulsionante.
  • Antioxidante.
  • Antitumoral.
  • Ansiolítico.

Son varias sus propiedades medicinales, muchas más de las aquí indicadas, y actúa especialmente bien en lo que al tratamiento del dolor se refiere. También se usa en enfermedades humanas tales como la epilepsia o la fibromialgia.

Cuando se habla de cannabis, siempre se piensa que es una planta que genera efectos psicoactivos. Pero, como todos los vegetales, produce varios compuestos y también existen diferentes variedades con diferencias en sus productos. Quien produce el efecto psicoactivo es el tetrahidrocannabidiol, más conocido como THC, pero existen otras variedades de cannabis que no contienen THC, y solo generan CBD.

Uso del cannabidiol como tratamiento terapeútico en perros

Perros y humanos somos vertebrados y mamíferos con muchas similaridades metabólicas. La idea del uso del cannabidiol (CBD) como tratamiento terapéutico en perros nace de la premisa anterior.

Los humanos poseemos un canal endocanabinoide con receptores para el uso de moléculas cannabinoides. Un grupo de receptores actúa a nivel cerebral y del Sistema Nervioso Central (SNC), mientras que el otro grupo de receptores actúa en el Sistema Nervioso Periférico (SNP). El dato interesante respecto al cannabis es que los fitocannabinoides (cannabinoides producidos por plantas) activan estos receptores, consiguiendo una serie de efectos beneficiosos para el organismo.

Un perro y una hoja de maría.

Esta fue la idea que los científicos plantearon en su cabeza, y se pusieron manos a la obra para conocer el resultado de la aplicación del cannabidiol como tratamiento terapéutico en perros.

El CBD sirve para paliar diversas patologías en perros, tales como:

  • Inflamaciones.
  • Falta de Apetito.
  • Ansiedad o estrés.
  • Ataques y problemas de la piel.
  • Problemas con el sueño.
  • Dolores asociados al cáncer.
  • Artritis.
  • Ataques epilépticos o convulsiones.
  • Memoria.

Estos problemas presentes en perros también aparecen en animales como gatos y otros mamíferos que nos rodean. De la misma forma que en canes, también se estudia y se aplica con éxito el efecto terapéutico del CBD en ellos.

Dentro de las investigaciones del uso terapéutico del cannabidiol, se está descubriendo que parecen ser los perros los mamíferos que poseen más receptores de cannabinoides que actúan a nivel del SNC. Por tanto, la administración de los fitocannabinoides, como es el cannabidiol, parece prometedora para activar dicho receptores por su potencial eficacia.

Cómo administrar el cannabidiol en perros

Con lo primero que se debe tener mucho cuidado a la hora de administrar cannabidiol en perros es el origen del extracto: dependiendo de cada variedad de cannabis, puede contener más cantidad de THC que de CBD o viceversa.

Los humanos toleramos bien tanto THC como CBD, pero los perros no. El THC para los perros, aparte de tener efectos psicoactivos, es muy negativo para su hígado, pudiendo provocarle un gran daño o incluso la muerte. Por esta razón los preparados terapéuticos de CBD para perros suelen aplicarse en modo de comestibles, extractos y aceites ricos en CBD.

Estos extractos siempre deben de provenir de cáñamo industrial que no tenga cantidad alguna de THC, a diferencia de la marihuana que sí que lo contiene.

Se comercializan estos preparados de CBD a modo de comestibles o extractos para que puedan ser fácilmente administrados al perro mediante la comida.

Limitaciones en el uso del CBD

Aunque la investigación avance rápidamente, el tema de la dosis de CBD que se debe administrar a cada perro según su dolencia sigue en estudio. La mejor opción será que el veterinario determine esta cantidad que se debe aplicar a cada can. Así se mantendrá de forma totalmente controlada, y el veterinario irá observando si es necesario hacer cambios en la concentración del cannabidiol administrado al perro.

También puede que el veterinario nos informe adecuadamente de dónde obtener el extracto. En todos los casos, la recomendación es empezar por dosis pequeñas para ver la reacción del perro, y según se vean los resultados, aumentar la dosis o mantenerla.

patologías oculares en mascotas

Es muy importante informar al veterinario si el perro está tomando otros medicamentos, porque según el que sea,  en acción conjunta con el CDB puede causar daños en el hígado del animal.

Como el empleo del cannabidiol de uso terapéutico en humanos y en perros es algo muy novedoso, la investigación continúa. Pero hasta el momento, puede decirse que ha sido un gran descubrimiento para la salud de los animales domésticos y humanos.

 

 

 

 

 

Cáñamo, Wikipedia. Recogido a 5 de Junio en https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1%C3%B1amo Cannabidiol, MedLine. Recogido a 5 de Junio en https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a618051-es.html