¿Qué causa el desprendimiento de retina en perros?

22 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
El desprendimiento de retina en perros se manifiesta como una pérdida progresiva de visión que a veces es difícil de identificar.

Un desprendimiento de retina se define como la separación de la membrana ocular sensible a la luz (retina) de sus capas de soporte. A pesar de que esta patología es mucho más conocida por la población general en seres humanos, también es interesante saber que el desprendimiento de retina en perros es posible.

Debemos de tener claro que la retina es un tejido sensible a la luz presente en prácticamente todos los vertebrados. Por ello, los seres humanos no somos la única especie susceptible a sufrir patologías de esta índole. Si quieres saber qué causa el desprendimiento retinal en canes, continúa leyendo.

Una estructura esencial

Desde un punto de vista fisiológico, la retina se define como la capa más interna del globo ocular. Esta se encarga de transformar la luz que recibe en un impulso nervioso, que viaja hasta el cerebro a través del nervio óptico y se convierte en las imágenes que los seres vivos percibimos.

Se trata de una estructura compleja, pues cuenta con partes como la papila, la fóvea o la ora serrata. Aunque la visión no sea el sentido más agudo de los canes (ya que estos poseen menor agudeza visual y menos conos que los humanos), no deja de ser un sentido más, esencial para la localización de la mascota en el espacio tridimensional.

Es por ello que cualquier patología oftálmica puede comprometer seriamente la integridad del animal. Toda la información aquí expuesta es meramente orientativa, pues ante síntomas de ceguera en el perro doméstico, una visita al veterinario con presteza se hace esencial.

Un perro ciego en el parque.

Las causas del desprendimiento de retina en perros

Como hemos dicho con anterioridad, el desprendimiento de retina se define como una separación de esta importante estructura de sus capas de soporte. Tanto en canes como en humanos esta condición suele ir precedida de otra enfermedad, ya que por ejemplo los perros que nacen con defectos congénitos presentan más riesgo a padecerla.

A continuación, te mostramos algunas de las patologías más comunes asociadas al desprendimiento de retina en perros:

  • Glaucoma: definido como una lesión progresiva en el nervio ocular, el glaucoma predispone a los canes (sobre todo a los más mayores) a sufrir la condición que aquí nos atañe.
  • Diabetes: la presencia anormal de azúcar (glucosa) en la sangre del can se puede traducir en una alteración vascular en diversas áreas del ojo. Naturalmente, esto predispone a los perros diabéticos a procesos de desprendimiento de retina.
  • Hipertensión: una tensión arterial alta puede generar daños en los vasos sanguíneos de la retina, lo que favorece su desprendimiento.
  • Hipotiroidismo: aunque no suela estar asociado a patologías oculares, en los casos más graves el hipotiroidismo puede provocar hinchazón en los ojos, lo que favorece el desprendimiento de la retina.

Aún así, cabe destacar que el desprendimiento de retina (tanto en canes como en humanos) no siempre se debe a una enfermedad subyacente. Esta lesión ocular puede ser causada por un traumatismo, es decir, un golpe o lesión durante el juego que ponga en jaque la integridad de los ojos del can.

Esta enfermedad puede tener un origen genético, adquirido o surgir como consecuencia de un traumatismo.

¿Cuál es el pronóstico?

Según un estudio con más de 200 pacientes caninos monitorizados, tres cuartas partes de los perros con desprendimiento de retina pueden recuperar la visión tras la operación. Además, existen opciones de tratamiento que no requieren del paso del can por el quirófano:

  • En primer lugar, en estadios leves de la enfermedad puede bastar con la administración de medicación oral o tópica (colirios).
  • Cuando la cosa se pone un poco más fea se puede acudir a la inoculación de inyecciones intravítreas de medicamentos. Estos ayudan a retirar la sangre y el líquido fruto del desprendimiento de retina del ojo del animal.
  •  También se puede realizar una terapia láser.
  • La última de las opciones es la cirugía (vitrectomía).
Un perro ciego con cataratas.

Cada segundo cuenta

A pesar de que el pronóstico del can sea relativamente positivo, esto nunca será excusa para la relajación del tutor. Ante síntomas tales como molestias oculares o pérdida de visión progresiva por parte del perro, una visita al veterinario se hace esencial.

Además, cabe destacar que el desprendimiento de retina en perros no siempre se debe a traumatismos oculares durante el juego. A veces existe una patología subyacente, por lo que atajarla tras solventar el desprendimiento también es necesario para el bienestar de la mascota.

 

 

  • Spatola, R. A., Nadelstein, B., Leber, A. C., & Berdoulay, A. (2015). Preoperative findings and visual outcome associated with retinal reattachment surgery in dogs: 217 cases (275 eyes). Veterinary ophthalmology18(6), 485-496.
  • Desprendimiento de retina, Medlineplus.gov. Recogido a 21 de septiembre en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001027.htm