¿Cuáles son las causas de la ataxia en perros?

01 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
La ataxia es un síntoma que se define como una alteración en la marcha normal del animal, así como la realización de una serie de movimientos anómalos.

Existen una enorme variedad de síntomas en el mundo perruno. Algunos pueden no resultar demasiado evidentes si no se presta atención, como por ejemplo, cambios en el color de la orina o palidez de las mucosas. En cambio, otros síntomas son obvios para cualquier observador, como pueden ser la ataxia o los vómitos.

Quizás los grupos de síntomas mas evidentes sean los relacionados con la marcha y el aparato locomotor, ya que para el tutor resulta muy reconocible cualquier trastorno que altere los andares del perro. Hoy vamos a hablar de uno de estos síntomas, la ataxia. ¿Sabes cuales son las causas de esta afección en perros? Sigue leyendo para descubrirlo.

Definición de ataxia

La ataxia se puede definir clínicamente como un signo de disfunción sensorial que produce tambaleo o incoordinación de los miembros, la cabeza o el tronco del animal.

Esto, traducido a un lenguaje comprensible para todos, significa que el perro que sufre este trastorno camina como si se hubiera tomado un par de copas de más, o al menos ese es el comentario que suelen realizar los tutores cuando describen este cuadro en sus mascotas.

Como hemos adelantado, la ataxia en sí no es una enfermedad, sino un síntoma de otra patología subyacente. Además, distintas enfermedades suelen compartir un mismo síntoma y en el caso de la ataxia no podría ser de otra forma. Por esta razón, vamos a explicar todas las posibles causas de este preocupante síntoma.

La ataxia imposibilita un correcto movimiento del animal.

Causas neurológicas de ataxia

La ataxia es un síntoma fundamentalmente neurológico. Por este motivo, las enfermedades y procesos patológicos que afecten al sistema nervioso van a ser las que, de forma más frecuente, causen esta alteración.

La regulación y control de los movimientos y la posición corporal es llevada a cabo por varias estructuras, por lo que un trastorno en cualquiera de ellas puede conllevar la aparición de este síntoma. Mencionemos algunas de estas enfermedades.

Enfermedades cerebelosas

El cerebelo es un órgano encargado de regular y modular los impulsos nerviosos, así como de controlar la propiocepción y la posición del cuerpo. Las enfermedades que afecten directamente al cerebelo pueden ser causantes de ataxia. Entre las más frecuentes encontramos las siguientes:

  • Hipoplasia cerebelosa, o lo que es lo mismo, un subdesarrollo del cerebelo.
  • Virus del moquillo canino.
  • Neoplasias —formación de tumores— que afecten a este órgano.
  • Meningoencefalitis granulomatosa, una enfermedad inflamatoria de origen desconocido.

Enfermedades del sistema vestibular

El sistema vestibular es otra parte esencial del aparato nervioso que se encarga de recibir, procesar y transmitir la información relacionada con la posición y el equilibrio del animal. Las enfermedades que afectan a este sistema pueden ser causantes de ataxia. Entre las más habituales podemos encontrar las siguientes:

  • Otitis interna o infección de oído.
  • Síndrome vestibular geriátrico o idiopático.
  • Traumatismos y lesiones que afecten al oído interno.

Enfermedades de la medula espinal

La medula espinal se encarga de transmitir y modular los impulsos nerviosos. Por lo tanto, una alteración a este nivel puede desencadenar un trastorno relacionado como la marcha como es la ataxia. En este sentido, las enfermedades de la médula espinal causantes de ataxia son las siguientes:

  • Hernias discales.
  • Protrusiones discales.
  • Procesos neoplásicos.
  • Discoespondilitis, una infección en la columna vertebral.
  • Traumatismo.
  • Malformaciones congénitas en las vertebras.
  • Mielopatías, compresiones de la médula espinal.

Otras causas de ataxia

Existen ciertos tipos de ataxia mucho mas infrecuentes, pero que están ahí y deben ser tenidos en cuenta cuando se pretende realizar un correcto examen clínico, o en este caso, a la hora de divulgar información de calidad.

Por ejemplo, ciertos trastornos electrolíticos como la hipopotasemia —falta de potasio en sangre— conllevan una serie de trastornos neuromusculares que, en determinadas ocasiones, pueden conducir a un cuadro clínico de ataxia. A nivel neurológico no existe ningún problema, pues la ataxia se debe únicamente a la deficiencia de potasio u otras sales.

Asimismo, la ataxia es un efecto secundario derivado de la administración de ciertos fármacos. Por esta razón, es muy importante que el propietario comente con el veterinario la historia completa de todos los medicamentos utilizados recientemente en el animal.

En este sentido, y a aunque sea infrecuente, se han reportado casos de ataxia en perros tras la administración de los siguientes medicamentos:

  • Antihistaminicos.
  • Acetilpromazina.
  • Anticonvulsivos.
Un perro en el suelo con mirada triste.

Como habéis podido leer, la ataxia es un signo que lleva en la mayoría de las ocasiones a un proceso patológico que implica al sistema nervioso de una u otra forma. No obstante, existen otros episodios en los que, en ausencia de enfermedad neurológica, el perro puede sufrir este síntoma.

  • MANUAL PRACTICO DE NEUROLOGIA VETERINARIA (JUAN J. MÍNGUEZ MOLINA)