El ciclo de vida de la mariposa

18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego
El ciclo de vida de la mariposa es interesante a la vez que complejo. Pocos animales sufren tantas modificaciones morfológicas a lo largo de su desarrollo como las mariposas.

La mariposa es uno de los insectos más apreciados por los humanos. Sus espectaculares y variados colores dotan a este invertebrado de una belleza sin igual.

Asimismo, su ciclo de vida es muy interesante y complejo, pues estos animales sufren una serie de cambios morfológicos impresionantes a lo largo de su historia vital. Sigue leyendo si quieres saber más.

Características generales de las mariposas

Las mariposas se integran dentro del orden de los  lepidópteros, donde están categorizados los invertebrados coloridos diurnos que todos conocemos.

Sin embargo, este grupo de insectos integra también a otros animales, como las polillas (de hábitos nocturnos) y las esfinges. Este taxón corresponde al segundo orden con más variedad de insectos, pues de hecho, cuenta con más de 165 000 especies registradas, repartidas en más de 100 familias.

La principal característica de los lepidópteros es que son holometábolos, es decir, realizan una metamorfosis completa. Esta metamorfosis completa comprende cuatro fases: huevo, oruga, crisálida y adulto. Todas estas etapas están reguladas por un complejo sistema de hormonas.

Las mariposas, como la mayoría de los insectos, son de vida efímera: su promedio de supervivencia ronda el mes. Sin embargo, algunas mariposas de gran tamaño tropicales pueden llegar a vivir nueve meses sin problema. A continuación, exploraremos las distintas etapas del ciclo de vida de las mariposas.

Primera etapa: el huevo

Las mariposas adultas, tras el apareamiento, ponen los huevos en el envés de las hojas de las plantas. Estos huevos suelen ser redondos, aunque también los hay ovalados u alargados.

Estos huevos tardan unos días en eclosionar, según la temperatura y condiciones ambientales. Al eclosionar, aparecerá la segunda etapa, la oruga (o larva).

Huevos de mariposa.

Segunda etapa: la oruga

Una vez nace la oruga, la futura mariposa comenzará a alimentarse de las hojas de la planta donde su progenitor puso el huevo y de otras cercanas. Las orugas se caracterizan por un apetito voraz, el cual les permite crecer rápidamente.

Mientras crece, la oruga muda unas cuantas veces su cutícula externa a medida que aumenta de tamaño. Es importante mencionar que cada especie de mariposa tiene sus propias preferencias sobre la planta donde pone los huevos.

En algunos casos, la relación es tan estrecha que la extinción de una especie de planta puede provocar la desaparición de una especie de mariposa.

Después de esta etapa de crecimiento continuo y prácticamente exponencial, la mariposa entra en una fase más relajada donde se prepara para la vida adulta.

Una oruga.

Tercera etapa: la crisálida

En la etapa de pupa o crisálida, la larva se envuelve en una estructura algo dura, la cual se cuelga de una hoja o una rama de una planta. En este momento, dentro del capullo tiene lugar una asombrosa transformación donde la larva se convierte, funcionalmente, en un adulto.

La pupa desarrolla la clásica estructura de cabeza, tórax y abdomen, una alas, ojos y todos los órganos finales de la etapa adulta, todo mediante un proceso regulado por multitud de hormonas.

En esta etapa, la crisálida es vulnerable al ataque de depredadores y parásitos al hallarse completamente inmóvil. Es por ello que la fase de crisálida es considerada el punto crítico en el desarrollo de la mariposa.

A pesar de su aparente inactividad, la pupa está sufriendo un verdadero torrente de cambios morfológicos y metabólicos en su interior.

El tiempo que dura el estadio de crisálida es variable. En el caso de las icónicas mariposas monarca, este periodo suele ser de alrededor de una semana.

Una crisálida siendo destruida.

Cuarta Etapa: la mariposa adulta (o imago)

Cuando todos los cambios de la crisálida han tenido lugar, actúa la ecdisona, una hormona cuyo cometido es separar la cubierta del resto del cuerpo de la mariposa.

Al poco tiempo de esta liberación hormonal se produce el milagro: una hermosa mariposa adulta emerge de la pupa, con todas sus partes formadas y lista para alzar el vuelo.

Si bien las alas en un principio están dobladas, la mariposa bombea rápidamente sangre para que se desplieguen. Si todo ha ido bien, a las pocas horas la mariposa adulta irá en busca de una pareja reproductora, lo que pone en marcha el ciclo de nuevo.

Una mariposa adulta.

Como hemos visto, el proceso de desarrollo vital de una mariposa es vertiginoso a la par que fascinante. Cada etapa representa una serie de desafíos, pero la evolución ha otorgado a este solemne invertebrado de todas las herramientas necesarias para su supervivencia.

 

Moyers-Arévalo, L., & Cano-Santana, Z. (2009). Fenología de la comunidad de mariposas diurnas y su relación con la fenología floral de las plantas y otros factores ambientales. Biodiversidad del Pedregal de San Angel, 411-419. Colaboradores de Wikipedia. Lepidoptera [en línea]. Wikipedia, La enciclopedia libre, 2020 [fecha de consulta: 15 de septiembre del 2020]. Disponible en <https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Lepidoptera&oldid=129131421>.