Cientos de elefantes muertos en Botswana: ¿qué los está matando?

03 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La muerte en masa de elefantes no es del todo rara en esta región del planeta. Sin embargo, aún se desconocen las causas de los últimos hallazgos.

Desde el inicio del mes de mayo, existe un conteo constante de elefantes muertos en Botswana. Al principio solo fueron 16 animales, poco después 169 y a comienzos de julio, el número total de ejemplares hallados muertos podría superar los 400 individuos.

Hoy en día, sigue siendo desconocida la causa que ha llevado a estos animales a la muerte. A pesar de la insistencia del centro de conservación que sigue de cerca a los elefantes de la región de Botswana, National Park Rescue, el Gobierno del país parece hacer oídos sordos. Sigue leyendo para descubrir todo lo que se sabe sobre el misterioso caso de los elefantes de Botswana.

La gran incógnita que rodea a los elefantes muertos en Botswana

El hecho de que a día de hoy sigamos sin conocer qué les ha pasado a los elefantes muertos en Botswana puede tener una explicación plausible. Nos encontramos sumidos en una parálisis mundial provocada por el COVID-19

El movimiento de personas dentro del parque nacional es limitado. Además, recolectar y enviar las muestras a laboratorios especializados es muy complicado. El Doctor Cyril Taolo, director de Vida Silvestre del Hospital Princess Marina, contó al periódico The Guardian que, a día 1 de julio, ya habían enviado muestras, pero no dijo a qué laboratorio. Recordemos que las muertes vienen produciéndose desde, al menos, mediados de mayo.

Botswana es un país cuyo producto interior bruto (PIB) se sustenta en gran parte por el ecoturismo. Miles de personas visitan los distintos parques nacionales del país para observar la vida silvestre, como la migración masiva de ñúes.

Debido al COVID-19, ya no hay turistas en Botswana y la prioridad o necesidad de mantener a los animales se reduce.  Es muy probable que muchas de las personas que hoy se sustentan gracias a los animales del parque, ahora necesiten vivir a pesar de ellos. Esto se traduce en un posible aumento del furtivismo.

Unos elefantes tristes.

Posibles causas de muerte de los elefantes

En la zona donde están apareciendo los elefantes muertos, en el norte de Botswana, viven unos 15 000 elefantes africanos. Muertes masivas como las que acaban de acontecer se dan en raras ocasiones y siempre relacionadas con graves periodos de sequía.

Por esta razón, actualmente los científicos catalogan lo sucedido como un “desastre en la conservación”. Hasta el momento, se han analizado varias posibles causas, y de distintas naturaleza, para la aparición de estos elefantes muertos. A continuación te las exponemos.

Ántrax, primera explicación a la muerte masiva

Una de las primeras teorías para explicar la aparición de tantos elefantes muertos en Botswana fue una posible proliferación de ántrax. Esta primera hipótesis parecía factible debido a que fue la causa de muerte de otros cientos de elefantes hace alrededor de un año en la misma región. Sin embargo, esta enfermedad infecciosa tiene una sintomatología muy precisa y deja unas secuelas claras en el cuerpo, algo que no aparece en estos animales.

Covid-19, otra posible explicación

Algunos científicos sugirieron que el COVID-19, la pandemia que mantiene al mundo entero en jaque, podría ser la causa de muerte de los elefantes. Afortunadamente, esta es la opción menos factible, ya que no hay evidencias de que estos animales se vean afectados por el virus.

Un patógeno desconocido como causa de los elefantes muertos en Botswana

Una de las hipótesis más plausibles es la aparición de algún nuevo patógeno, virus o bacteria, que haya proliferado rápidamente y acabado con los animales. 

En la actualidad, como consecuencia del cambio climático, el deshielo, la contaminación y la destrucción de los hábitats alrededor del mundo, están surgiendo nuevos microorganismos muy virulentos. Por ello, está explicación podría no estar muy lejos de la realidad.

Envenenamiento del agua

La mayoría de los elefantes encontrados muertos en Botswana estaban alrededor de charcas de agua, según han informado algunas personas a los medios de comunicación. Además, muchos de ellos fueron vistos andando en círculos, lo cual indicaría algún tipo de afección neuronal.

Los cazadores furtivos suelen envenenar las aguas con cianuro para así poder recolectar el marfil con posterioridad. La cuestión es que si los carroñeros se alimentan de la carne del elefante muerto por cianuro, también mueren, y no se han visto un aumento sustancial de cadáveres de otras especies por la zona. Aún así, no se descarta algún tipo de envenenamiento.

El marfil de los elefantes muertos en Botswana

Otro hecho que ha llevado a descartar a los cazadores furtivos como causantes de las muertes es que todos los elefantes tienen sus colmillos. Además, los animales muertos pertenecen a todas las franjas de edad y sexo, por lo que no todos tienen colmillos que extirpar.

Aún así, las organizaciones conservacionistas internacionales han instado al gobierno de Botswana a que vigilen bien los cadáveres para evitar el robo de marfil. Al desconocer el motivo de las muertes y al existir la posibilidad de un patógeno que pudiera afectar al ser humano, extraer parte de los animales sin ningún tipo de control podría ser muy peligroso para la población mundial.

Del mismo modo, los elefantes están protegidos por el convenio CITES que prohíbe el tráfico, no solo de estos animales vivos, sino también de partes de su cuerpo.

Un elefante africano muy contento.

Este tipo de leyes no solo protegen a los animales, sino también su hábitat. El hecho de que los ecosistemas completos se mantengan saludables hace que los seres humanos también están sanos. Un dramático ejemplo de lo que podría ocurrir se está viendo en la actualidad con el COVID-19 y las repercusiones que puede traer hacer daño a la naturaleza.