Cigüeñas y vertederos: un debate de luces y sombras

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego
Las cigüeñas se alimentan cada vez más en vertederos, pero esta simbiosis accidental puede tener consecuencias inesperadas.

La habitual alimentación de las cigüeñas en vertederos tiene varias caras. A pesar de mejorar su acceso al alimento, que las cigüeñas basen su dieta en basura puede tener consecuencias negativas para esta especie.

¿Qué consecuencias tiene que las cigüeñas se alimenten de basura? ¿Qué se puede hacer para solucionarlo? Puedes descubrir más sobre el tema en las siguientes líneas.

Cigüeñas y vertederos: una tendencia imparable

La cigüeña (Ciconia ciconia) es una de las especies de aves más queridas y bellas de la geografía europea. Símbolo de buena fortuna, este ave llegó a estar seriamente amenazada en los años ochenta. Desde entonces, poco a poco su población ha ido en aumento, en parte debido a los protagonistas de esta historia: los vertederos.

El idilio de las cigüeñas con los vertederos tiene razones muy potentes: son una fuente de alimento fácil, abundante y disponible todo el año. Estos factores podrían hacernos pensar que no existen desventajas, pero no es así.

Las cigüeñas no paran de alimentarse de basura: en la actualidad el 75 % de su dieta procede de residuos.

Según varios destacados estudios, la migración de las cigüeñas se ha reducido de forma sustancial en los últimos años. La evidencia sugiere que la presencia de basura en vertederos es una de las razones.

Los residuos humanos evitan a las cigüeñas sus largas y peligrosas migraciones, lo que reduce su tasa de mortalidad y aumenta su población. De todas formas, su ciclo natural está siendo trastocado.

Los datos son demoledores: antes de la aparición grandes vertederos urbanos, apenas el 2 % de la dieta de las cigüeñas provenía de basura. En la actualidad supera el 75 %, según datos aportados por la Sociedad Española de Ornitología (SEO).

Nidos hechos con basura.

Problemas derivados de la alimentación en vertederos

La alimentación de la basura humana al aire libre conlleva una serie de problemas para las cigüeñas. Como es bastante obvio, este tipo de dieta no es de muy buena calidad, por lo que puede desembocar en una mayor mortalidad en estas aves.

«La paradoja es que los vertederos, que en los años ochenta fueron fundamentales para la recuperación de la especie, hoy podrían ponerla en riesgo».

Ana Bermejo, responsable del programa migra de SEO-Bird Life

Aparte de la problemática de la salud, también estamos ante un fenómeno relativamente nuevo: el cierre de vertederos. Con el desarrollo de nuevas leyes ambientales, poco a poco los vertederos al aire libre se van sellando. Esto provoca que las cigüeñas vean desaparecer su principal fuente de alimento.

Además, la mayoría de cigüeñas que se alimentan de basura han perdido parcialmente su capacidad de migrar. Por tanto, nos encontramos ante una situación en la que desaparece el alimento fácil y las aves no pueden buscarlo en otro sito: una trampa potencialmente mortal.

Las cigüeñas están dejando de migrar a África

Esta es una de las conclusiones de un ambicioso estudio llevado a cabo en España y Portugal. En él, se marcaron una veintena de cigüeñas con detectores GPS para trazar sus movimientos migratorios.

Al hacerlo, los investigadores descubrieron como la mayoría de las cigüeñas que tienen acceso a vertederos u otras fuentes de alimento (arrozales) permanecían en la península todo el año. En el mejor de los casos, las cigüeñas volaban distancias reducidas, de unos 50 kilómetros, hasta estos lugares.

Asimismo, los cada vez más suaves inviernos de la geografía europea juegan un papel en esta situación. Muchas aves eligen establecerse en zonas cálidas durante todo el año, como el suroeste de la Península Ibérica.

En la práctica, los investigadores avisaban de la «adicción» de las cigüeñas blancas a la basura, advirtiendo de consecuencias negativas a largo plazo debido al cierre de los vertederos.

¿Es bueno o malo que las cigüeñas coman basura?

Como en casi todas las cuestiones, este debate tiene luces y sombras. Esta simbiosis inesperada no se puede responder de forma sencilla, pues hay argumentos a favor y en contra de ella.

Por un lado, que las cigüeñas se alimenten en vertederos significa un fácil acceso de las mismas al alimento. Esto hace que no tengan que hacer peligrosas y larguísimas migraciones, actividades donde la mortalidad es elevada.

Por otro lado, al alimentarse de basura, las cigüeñas están consumiendo un alimento que en muchas ocasiones es tóxico o perjudicial. Asimismo, la excesiva dependencia de los vertederos provoca que, al cerrarse estos, las cigüeñas se vean privadas de las fuentes de supervivencia a las que están acostumbradas.

Aves de vertedero.

En conclusión, a pesar de que hay argumentos a favor y en contra de la alimentación en vertederos, se podría decir que los argumentos a favor de una alimentación natural son más sólidos: se mantienen los patrones naturales de migración y evitan que las cigüeñas ingieran basura tóxica.

 

SEO Bird Life. (2017, 3 febrero). El crecimiento de los vertederos periurbanos modifica la migración de las cigueñas. https://www.seo.org/2017/02/03/el-crecimiento-de-los-vertederos-periurbanos-modifica-la-migracion-de-las-ciguenas/</p;> Gilbert, N.I., Correia, R.A., Silva, J.P. et al. Are white storks addicted to junk food? Impacts of landfill use on the movement and behaviour of resident white storks (Ciconia ciconia) from a partially migratory population. Mov Ecol 4,7 (2016). https://doi.org/10.1186/s40462-016-0070-0