Cinco consejos para acampar con un perro

23 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Las acampadas pueden ser aún más divertidas si te acompaña tu perro. Descubre cómo compartir estas emocionantes vivencias con el animal de la manera más segura posible.

Una buena opción para este verano es ir de acampada, y si además puedes compartirla con tu perro, las vacaciones mejoran. Acampar puede ser más económico y relajado que hacer turismo o ir a las abarrotadas playas durante la época estival, y lo mejor es que es posible llevarte a tu mascota contigo.

¿Cómo puedes acampar con tu perro?

En términos generales, existen dos grandes modalidades de acampadas: la acampada libre y los campings. Por otro lado, está la práctica de vivac, que es dormir al aire libre sin tienda, experiencia apta solo para los más aventureros.

Actualmente en España, por norma general, la acampada libre está prohibida, salvo excepciones en ciertas zonas habilitadas como ‘acampada controlada’ por los ayuntamientos de los municipios correspondientes, y sujetas a la normativa de la comunidad autónoma.

Los puntos de acampada libre son limitados, y tienes que asegurarte de encontrarte en uno de ellos para que la práctica sea 100 % legal. Si decides realizar este tipo de modalidad de acampada y quieres que te acompañe la mascota no habrá ningún problema, puesto que no hay que acudir a ningún establecimiento: estarás en plena naturaleza junto al can.

Para acudir a un camping, en cambio, debes reservar e informarte previamente de si aceptan mascotas.

A continuación, te presentamos unos consejos útiles a tener en cuenta a la hora de decidir acampar con un perro. No te los pierdas si no quieres dejar a tu mascota en casa durante estas vacaciones.

Acampada con perros

1. Asegúrate de que el camping acepte mascotas

No todos los campings aceptan animales de compañía. Esta posibilidad está sujeta a las normas del establecimiento, así que lo más sensato es preguntar antes de reservar el bungalow, cabaña, villa, etc. Lo mismo ocurre con hoteles, playas, casas rurales o cualquier lugar turístico.

También tendrás que tener en cuenta las condiciones del alojamiento, pues algunos campings que aceptan mascotas tienen ciertas restricciones (por número de animales o tamaño) o suplementos que pueden aplicarse a la tarifa.

2. Antes de viajar, protege a tu perro contra parásitos y enfermedades

Este consejo puedes aplicarlo a cualquier viaje que realices con tu mascota. Antes de viajar, sobre todo a un entorno natural, comprueba que todas las vacunas de tu mascota están al día, así como las desparasitaciones externas e internas. Prevenir es siempre la mejor opción.

Recuerda que debes proteger a tu perro contra parásitos internos cada tres meses mediante un antiparasitario oral, y de forma externa aplicando pipetas o collares específicos contra pulgas, garrapatas y mosquitos.

Lleva contigo la cartilla de vacunación por si necesitas demostrar que el animal está protegido frente alguna enfermedad que sea obligatoria en la comunidad autónoma a la que viajas. Además, este documento demuestra que eres el tutor legal de la mascota.

3. Prepara ‘la maleta’ de tu mascota

Haz una lista con todo lo que puedas necesitar en tu viaje: cantidad suficiente de comida, accesorios de paseo, bebedero, comedero, juguetes, premios, camas, cinturones de seguridad para viajar en coche o transportín si es necesario.

Un accesorio que resulta muy útil para ir de acampada con tu perro es un collar con LED para que puedas localizar al can si sales a pasear con él por el campo cuando oscurezca.

Acampar con tu perro en el campo puede ser sencillo.

4. No dejes señal de vuestra presencia

Aunque estés en plena naturaleza, elimina los orines con agua y utiliza bolsas para recoger los excrementos de tu perro para respetar a los demás campistas. Esta práctica es mucho más ecológica si, además, las bolsas son reciclables. Vigila a tu mascota y no dejes que deambule por el camping o pueda molestar a otras personas. Tampoco dejes ningún desperdicio: recuerda que la naturaleza es de todos.

5. Cuida de tu mascota

Fuera de casa es más complicado llevar un control del horario del descanso, comidas, paseos y otros comportamientos rutinarios. Las vacaciones son para desconectar, pero no descuides las necesidades de tu mascota. Proporciónale unas horas de descanso, juego y comida. No te olvides del agua, muy importante tras el esfuerzo físico o para soportar las horas de calor.

Como hemos podido ver, acampar con la mascota es una actividad didáctica y estimulante para tutor y animal si se realiza de la forma correcta. Esta opción siempre será mejor que dejar al perro solo en casa, y fortalecerá vuestro vínculo emocional.