Cinco consejos para hacer que un perro no ladre mucho

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
El ladrido incesante de los perros puede deberse a factores ambientales, emocionales o físicos. Descubre aquí como controlarlo.
 

Uno de los objetivos de la mayoría de los tutores es conseguir que su perro no ladre mucho. Esta tarea no es tan complicada como parece, pero es cierto que conviene seguir una serie de pasos para conseguirla.

Además, el ladrido es fundamental para la comunicación de los perros con las personas y con otros perros. Tiene un sentido biológico. No obstante, pueden seguirse una serie de consejos para evitar que el can ladre en exceso y disminuir así problemas con los vecinos.

El ladrido como forma de comunicación

Durante la historia, los perros han utilizado el ladrido como forma de comunicación tanto con las personas como con otros perros. Por ello, tanto los ladridos como los aullidos son una gran fuente de información sobre el estado de los perros.

Así pues, los perros pueden ladrar o aullar por una serie de razones expuestas a continuación y qué deben de intentar diferenciarse:

  • Estado emocional y anímico. Permiten que se detecte cómo se encuentra el animal, si está bien, herido, perdido o asustado.
  • Comunicación. Normalmente, les sirve a los canes para comunicarse con otros perros, pero también pueden ladrar cuando se llega a casa como forma de bienvenida.
  • Atención. Cuando demandan atención, utilizan el ladrido o el aullido como una forma de llamada.
  • Malestar. Otra causa por la que pueden ladrar es porque estén heridos, les duela algo o estén molestos. Este aullido suele ser muy característico por sonar lastimero en comparación con otros.
 
  • Aviso. El ladrido puede indicar que se están acercando desconocidos al hogar y quieren advertir de su llegada. Al mismo tiempo, también les permite marcar el territorio en el que se encuentran como suyo.

Todas estas causas pueden ser las responsables del ladrido de los compañeros caninos, manifestando información muy variada. Como se ha visto, este rasgo heredado y compartido con el lobo, no tiene por qué ser negativo, aunque es cierto que puede llegar a ser molesto.

Un perro blanco que está ladrando.

Consejos para que un perro no ladre mucho

Las razones por las que un perro puede ladrar son variadas y pueden tener influencia ambiental, emocional o física. Sin embargo, ladridos continuos pueden volverse difíciles de gestionar, por lo que aquí van algunos consejos para que un perro no ladre mucho.

Disposición de agua limpia y fresca

Un detalle que siempre hay que tener en cuenta es que los perros necesitan disponer de agua fresca y limpia a su disposición. Este puede ser uno de los motivos por el que un perro ladre repetidamente, pues necesita hidratarse.

Evitar que se sienta solo

Otra posible causa del ladrido es que el perro ladre porque se siente solo, tiene miedo o muestra ansiedad. Los canes son animales sociables y sociales, por lo que si pasan la mayor parte del tiempo solos, sufrirán.

 

Si el animal ha sufrido una experiencia traumática o estresante, puede expresar su agobio a través del ladrido. Si se siente amenazado, puede ladrar de manera habitual para mostrar que se encuentra en peligro o que siente dolor.

Proporcionar juegos y juguetes

Otro de los motivos más comunes por los que un perro puede ladrar es porque se encuentre aburrido y quiera atención. Una de las alternativas para conseguir que deje de ladrar es que tenga juguetes al alcance y con los que pueda entretenerse.

Si el motivo por el que el perro ladra es por atención, no por aburrimiento, no hay que hacerle caso. Sin embargo, se aconseja tener una rutina de juegos con el animal, para evitar que ladre porque se siente solo.

Tener una rutina de ejercicio es positivo tanto para el dueño como para su mascota. De esta manera, el animal se cansa tanto a nivel mental como físico, consiguiendo así que reduzca el ladrido excesivo.

La música amasa a las fieras

La música es una buena opción para tranquilizar al perro, pero hay que elegir el tipo de tonalidad adecuada para el animal. Algunos estudios han demostrado la utilidad de la música para tratar animales con un carácter fuerte.

A la hora de elegir el estilo de música, un estudio ha probado diferentes géneros musicales: música clásica, reggae, pop, rock suave y Motown. El estudio concluyó que aunque la música no influyó en la reducción de los ladridos, si modificó el comportamiento, tranquilizando al animal.

 

Acudir a un especialista en comportamiento canino

Si se han probado los consejos anteriores u otros consejos recibidos y no se han logrado avances, convendría acudir a un especialista. Este será capaz de localizar el origen del problema y decidirá la estrategia adecuada para enfrentarlo.

Para que un perro no ladre mucho hay que entrenarlo.

En ninguno de los casos anteriores hay que castigar al perro con procedimientos corporales o con violencia. Solo un veterinario o un especialista en comportamiento canino pueden aconsejar cómo actuar ante estas situaciones.

Los consejos anteriores son recomendaciones, pero ante cualquier duda, conviene acudir a un especialista. De esta manera, se podrá lograr que el perro no ladre mucho y mantener una buena relación entre el animal y el dueño.

 

 

 

 

  • Bowman A, Dowell FJ, Evans NP. ‘The effect of different genres of music on the stress levels of kennelled dogs’. Physiology & Behavior. 15 de marzo de 2017;171:207-15. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0031938416306977
  • CPDT-KA CM MA, CBCC-KA. Why Your Dog Is Barking and How to Stop It [Internet]. [citado 4 de agosto de 2020]. Disponible en: http://www.preventivevet.com/dogs/why-is-your-dog-barking