Las cinco diferencias entre chimpancés y bonobos

01 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Chimpancés y bonobos son especies muy similares, pero diferentes en más ámbitos de los que imaginamos en primera instancia. Aquí te mostramos las diferencias esenciales entre ambos.
 

Los primates son los animales más cercanos a nosotros los humanos, pero dentro de sus muchos géneros, encontramos más variedad que en nuestra propia especie. Existen más de cien especies diferentes y entre ellas se encuentran los chimpancés y bonobos, con los que compartimos código genético. Son nuestros parientes vivos más cercanos.

Los chimpancés y bonobos pertenecen al mismo género, Pan, y habitan las regiones de África central y occidental, separadas por el río Congo. Son especies muy parecidas, de hecho se han cruzado en dos ocasiones a lo largo de su historia evolutiva, pero tienen rasgos físicos con los que pueden diferenciarse, y sobre todo por sus conductas y comportamientos distintos. A continuación, te mostramos las diferencias más esenciales entre ambos.

1. Separados por un río

El área de distribución de ambos primates está bien definida: los chimpancés viven en la ribera norte del río Congo, mientras que los bonobos lo hacen en el lado sur. Se cree que la formación de este accidente geográfico fue el factor clave que inició el proceso de especiación, a través del aislamiento reproductivo de los ejemplares a ambos lados del río.

Los chimpancés abarcan una región más amplia del mapa africano, pues se pueden encontrar hasta en 21 países distintos del continente desde Senegal, en el oeste, hasta Tanzania, en el este. Esto quiere decir que viven en ecosistemas muy variados: selvas tropicales, bosques de montaña, pantanos y sabanas.

 

Esta gran diversidad de hábitats indica su capacidad de adaptación, desde las zonas más frondosas y húmedas a las más áridas con cambios bruscos de temperatura y humedad a lo largo del año, con largas épocas de sequía. Los bonobos, por el contrario, tienen una distribución más restringida y es raro verlos fuera de su hábitat natural.

La cara de un chimpancé con un fondo negro.

2. Los bonobos son más pequeños y delgados

Los bonobos son más pequeños que los chimpancés y sus extremidades son más largas y esbeltas, no tan musculosas como las de sus parientes. Las crías nacen con la cara negra, a diferencia de los chimpancés, que es rosa y se va oscureciendo poco a poco.

Aunque las dos especies de primates pueden erguirse y caminar de esta manera, son los bonobos los que lo hacen con mayor frecuencia en sus desplazamientos. Como podemos ver, no solo la fisiología es un factor diferencial, pues también muestran diferentes comportamientos a la hora de moverse.

3. Los chimpancés son agresivos y territoriales

Ambas especies viven en grupos sociales, pero los chimpancés son mucho más agresivos que los bonobos, pues son grandes defensores de su territorio. Son habituales las guerras entre diferentes tribus de chimpancés. Los bonobos son pacíficos y no suelen haber luchas por el territorio entre grupos.

 

4. La sociedad matriarcal de los bonobos

A diferencia de muchas especies animales, los bonobos viven en comunidades lideradas por hembras. Su organización social es muy diferente a los grupos sociales de chimpancés, donde existen diferentes estatus sociales y todos (machos y hembras) son dominados por un macho alfa.

En los grupos de bonobos, la influencia de las hembras es tal que las madres ayudan a sus hijos a procrear (solo a los machos). De esta forma, los machos aumentan hasta tres veces más las probabilidades de aparearse.

Las madres acompañan a sus hijos a los lugares donde se encuentran las hembras fértiles e intervienen si su vástago tiene competidores, e incluso pueden llegar a perseguir a los machos rivales si es necesario.

Las crías de bonobos macho permanecen con su madre hasta que son adultos, sin embargo, en los chimpancés esto no es así, pues los machos suelen destetarse a la edad de cuatro o cinco años y son independientes entorno a los nueve.

El papel de la madre es clave en la supervivencia de la cría, los chimpancés siempre mantienen un vínculo maternal, pero la relación es distinta en comparación con los bonobos. Además, los machos jóvenes pueden formar coaliciones entre ellos y retar al macho alfa de su grupo.

5. El uso del sexo para evitar la violencia y reducir el estrés

Sin duda, una de las característica que hace famosos a los pacíficos bonobos y los diferencia de otros primates es el uso del sexo. Las relaciones sexuales tienen un matiz muy importante en las comunidades de bonobos, pues es más una interacción social o comunicativa que un medio reproductivo.

 

Hay cópulas entre ambos sexos y con el mismo sexo, no es raro ver a dos machos o dos hembras bonobos copulando. Además, exhiben un amplio repertorio de actividades sexuales como los besos, el sexo oral, el frotamiento de los genitales y otras muchas más.

Diferencias entre chimpancés y bonobos.

Los bonobos y los chimpancés son dos especies de primates muy parecidas entre sí, pero las diferencias, sobre todo en el comportamiento, son muy llamativas y convierten a estos parientes lejanos en dos especies únicas que debemos proteger para garantizar su supervivencia.

 
  • National Geographic. Bonobos: el primate de la orilla izquierda, 2018.
  • National Geographic. Chimpancé.
  • Instituto Jane Goodall. Etología de los chimpancés.
  • Instituto Jane Goodall. Primos evolutivos.
  • Proyecto Gran Simio. Secuenciado el genoma del bonobo, nuestro pariente más sociable.
  • National Geographic. La guerra podría explicar las diferencias de comportamiento entre chimpancés y bonobos, 2017.
  • Afánporsaber. La divergencia entre chimpancés y bonobos, 2018.