¿Cómo afecta la contaminación en la vida marina?

10 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La vida marina está seriamente amenazada por los efectos de la contaminación en mares y océanos. Comprender estas dinámicas destructivas es el primer paso para actuar.

Actualmente, los mares y océanos se encuentran seriamente amenazados por la contaminación humana. La acumulación de residuos, los vertidos tóxicos y la acidificación del agua afectan de forma grave a la vida marina.

Aunque no resulte un tema de especial agrado para el ser humano, conocer los efectos de nuestros excesos como especie es esencial para tomar conciencia y cambiar de hábitos. Es por ello que aquí te mostramos las relaciones entra la contaminación y la vida marina.

La tendencia de la dilución: contaminación y vida marina

La gran extensión y la profundidad de la masa de agua en la Tierra ha sido la excusa perfecta para el ser humano a la hora de desechar residuos. El concepto en el que se basaban los partidarios de esta práctica era que esa inmensa cantidad de agua tenía un efecto de dilución de los desechos vertidos en ella.

Esta “dilución” ha conseguido llevar al borde del colapso a muchos ecosistemas del planeta. En la actualidad, podemos encontrar áreas kilométricas de plásticos flotantes e incluso auténticos continentes de plásticos o islas de basura flotante, con unas superficies que superan el millón de kilómetros cuadrados.

Las fuentes de la contaminación

La alteración de los ecosistemas marinos existe desde la Antigüedad, pero en los últimos siglos se ha acelerado de forma alarmante. Un gran porcentaje de la contaminación marina proviene de las actividades terrestres.

Una foca atrapada en una red.

Los contaminantes más comunes de estas actividades son los plaguicidas, herbicidas, fertilizantes químicos, detergentes, hidrocarburos, aguas residuales, plásticos y otros sólidos. A continuación, te los mostramos en más detalle.

Plásticos y residuos sólidos

Muchos de estos contaminantes son capaces de entrar en la cadena alimenticia de las especies marinas, ya que acaban siendo la comida de muchos animales y su presencia llega a las profundidades oceánicas.

Se han detectado microplásticos en el contenido estomacal de varias especies de crustáceos que habitan las fosas oceánicas a casi 10.000 metros de profundidad. A medida que se aumenta en la cadena trófica, mayor es la concentración de plásticos en el animal.

Por ejemplo, si una gaviota se alimenta de peces y estos peces a su vez de crustáceos con microplásticos en su interior, terminará almacenando una concentración de contaminantes muy elevada.

Fertilizantes ricos en nitrógeno

Los fertilizantes utilizados en la actividad agrícola son vertidos en las corrientes, ríos y aguas subterráneas que acaban en los estuarios, bahías y deltas, llegando al mar.

El nitrógeno, como nutriente, puede provocar un crecimiento masivo de algas en las zonas en las que acaba acumulándose. El crecimiento excesivo de las algas consume el oxígeno del agua e impide la vida marina autóctona.

La contaminación de metales pesados en la vida marina y en nuestros platos

Los metales pesados llegan al mar provenientes del lavado de las cuencas mineras. La presencia de metales como el plomo y el mercurio en el organismo puede desarrollar problemas graves de salud e incluso llegar a ser mortal a dosis altas.

A dosis bajas pero mantenidas, afecta al funcionamiento normal de los órganos y a la capacidad reproductora. Además, no se eliminan, sino que se acumulan y permanecen en la cadena trófica marina, llegando al ser humano a través de su consumo.

El resultado es una menor capacidad de renovación de las especies en los ecosistemas, con la alteración que eso conlleva y la presencia de estos metales en nuestra propia comida.

Otras formas de contaminación: la contaminación acústica

La contaminación acústica también afecta a la vida marina, pues las grandes masas de agua pueden propagar las ondas sonoras a lo largo de kilómetros y kilómetros sin perder intensidad.

Los sonidos de gran potencia o los constantes como los procedentes de barcos, sónares, petrolíferos o hasta los de origen natural como los terremotos alteran los patrones de migración, comunicación, caza y reproducción de muchos animales marinos que se guían a través de la ecolocalización, como las ballenas y los delfines.

¿Cómo se ve afectada la vida marina con los contaminantes?

Las fuentes de contaminación descrita destruyen el hábitat de las especies marinas, alteran los ciclos de vida de muchos animales y acaban con los nutrientes y oxígeno del agua. Esto acarrea diversos efectos en el componente biológico del ecosistema.

Pérdida de biodiversidad

Algunas especies son más susceptibles que otras a la contaminación y en cuanto su hábitat se altera mínimamente (subida de temperaturas, pérdida de nutrientes, falta de oxigenación del agua…) se ven afectadas. Si a esto se le suma la presión de ser una especie en peligro, acaba desapareciendo.

La desaparición de una especie no afecta solo a esta misma, sino al ecosistema entero donde se encuentre. Si esto lo llevamos a una escala más grande, como el planeta Tierra, vemos que existe una gran alteración de todo el ecosistema marino global debido a la pérdida de especies presas y depredadoras.

Las causas de la pérdida de una especie por contaminación pueden ser muy variadas. Entre ellas encontramos:

  • Alteración de la composición fisico – química del agua.
  • Ausencia de su fuente de alimento.
  • Los residuos trampas, mortales para la vida marina en muchas ocasiones: como las redes fantasmas, las bolsas de plástico que confunden a las tortugas o las anillas de plástico para las aves marinas.

El blanqueamiento de los corales

Los arrecifes de coral están desapareciendo a un ritmo alarmante debido al blanqueamiento provocado por la contaminación marina.

Los arrecifes acogen a una gran diversidad de vida marina y con la destrucción del coral también mueren sus habitantes. El blanqueamiento es el proceso de pérdida de los organismos asociados al arrecife debido a la presencia de contaminantes anteriores.

Estos microorganismos son las zooxantelas que viven dentro del coral y lo alimentan gracias a los productos resultantes de su fotosíntesis.

A su vez, el coral aporta a las zooxantelas sus productos de desecho del metabolismo (nutrientes inorgánicos como amonio y dióxido de carbono) y, además, crea un microclima idóneo para la supervivencia de las zooxantelas.

Sin esta simbiosis el coral no puede sobrevivir, con todo lo que ello implica, de ahí la importancia de erradicar los vertidos al mar.

Contaminación y vida marina.

Vivimos en un planeta en el que ya no existen ecosistemas marinos sin afectar por la contaminación humana. La concienciación y las medidas políticas y medioambientales son necesarias para frenar la contaminación y salvar la vida marina.

  • National Geographic. La contaminación marina, 2016.
  • Ecología verde. Contaminación marina: causas y consecuencias.
  • Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres. La contaminación en los océanos del mundo amenaza la vida de millones de animales marinos, 2014.
  • BBC. Contaminación marina, 2020.
  • El blog verde. Contaminación de los mares: peligros y cómo evitarlas.