¿Cómo detectar precozmente la ceguera en perros?

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La ceguera en perros puede tener su origen en diversas fuentes. Por ello, es importante acudir al veterinario ante la menor sospecha de falta de visión en el animal.

La pérdida de visión o ceguera en perros es una ocurrencia relativamente común. Tanto en canes como en gatos, esta puede estar asociada a problemas genéticos y aparecer muy pronto en la vida del animal, aunque lo más habitual es que ocurra cuando alcanza la senescencia.

Es poco común encontrar a un cachorro con ceguera desde el nacimiento, pues lo normal es que esta condición sea adquirida en la etapa adulta o senior por enfermedades o a causa de la edad avanzada.

La ceguera en perros puede tener origen intraocular o aparecer debido a una afección del sistema nervioso central. Descubre aquí cómo detectar precozmente la ceguera en perros.

Causas de la ceguera en perros

A continuación te mostraremos las causas más comunes de ceguera en perros, aunque antes hay que destacar que ciertas razas pueden tener mayor predisposición a padecer patologías oftalmológicas.

Por ejemplo, razas como el teckel, schnauzer miniatura y el bretón español son propensas a sufrir degeneración de la retina, patología que, si no se trata, puede dejar al animal completamente ciego.

Durante una consulta, el veterinario puede confirmarte algunos de estos problemas y aconsejarte acudir a un especialista en oftalmología veterinaria si es necesario.

Ojo de un perro.

Cataratas

Las cataratas se producen por una opacidad del cristalino, una lente que se encuentra detrás del iris con la que el ojo es capaz de enfocar.

Esta afección puede aparecer en animales de edad no muy avanzada, al contrario que las cataratas en humanos. Normalmente se da debido a golpes, heridas, inflamación crónica del ojo, diabetes o algún trastorno hereditario.

Puede afectar a uno o a los dos ojos y el único tratamiento es quirúrgico, al igual que ocurre en las personas. En esta intervención se sustituye el cristalino por una lente intraocular.

A simple vista, las cataratas pueden confundirse con la esclerosis nuclear que sí aparece en perros de más edad.

La esclerosis nuclear es una pérdida de la transparencia del cristalino. Esta sí ocurre con el avance de la edad, pues suele aparecer a partir de los seis a ocho años de vida. El cristalino tiene una apariencia irisada o lechosa, diferente a las cataratas. No tiene tratamiento, pero no afecta a la visión del animal.

Para diferenciar entre esclerosis nuclear y cataratas es necesario acudir al veterinario, con el fin de realizar en el animal una buena exploración oftalmoscópica.

Atrofia progresiva de la retina

Se trata de una degeneración de las células de la retina que conduce a una ceguera irreversible. Es necesario un examen del fondo del ojo para establecer el diagnóstico. Cabe destacar que la pérdida de visión en ambientes con poca luz es una de las sospechas de esta afección.

Glaucoma

Es el aumento de la presión intraocular por exceso de líquido dentro del globo ocular. Si esta presión se mantiene mucho tiempo o es muy elevada, puede dañarse el nervio óptico y provocar ceguera. Existen tratamientos para corregir el glaucoma y cirugía para reducir la presión intraocular para preservar la visión.

¿Cómo detectar precozmente la ceguera de nuestra mascota?

La pérdida de visión puede ir acompañada de algún tipo de afección ocular evidente que sea señal suficiente para alertarnos y acudir al veterinario, sin embargo no siempre es así. Un animal con deficiencia visual puede presentar algunos de los siguientes signos:

  • Cambios en el color de los ojos de la mascota. Los ojos adquieren un tono azulado o rojizo y pueden producir secreciones.
  • El animal camina confundido.
  • Le cuesta encontrar sus recipientes de comida y/o agua. 
  • Se desorienta si se varía la distribución de los muebles de la casa o al llevarlo a algún sitio que no conoce.
  • Suele tropezar con objetos y/o personas.
  • Muestra reacciones agresivas atípicas.

Cuidados para un perro que está perdiendo la vista

En algunos casos, la pérdida de visión es irreversible y hay que ayudar al can a desenvolverse en el entorno por el resto de su vida. Aún así, la ceguera nunca es una justificación para deshacerse del animal.

Además, teniendo en cuenta que los canes se guían sobre todo a través de su olfato, perder la visión no disminuye gravemente su calidad de vida si se les facilitan las cosas con los siguientes consejos:

  • Evita dejar muebles u otros objetos que supongan un obstáculo para el perro.
  • Bloquea accesos a escaleras, piscinas, ventanas, terrazas u otros sitios similares por los cuales el animal pudiera caer.
  • Coloca en el mismo lugar su comedero, juguetes o cama.
  • Preséntale objetos a través del olfato como enriquecimiento ambiental.
  • Pasea con correa y no permitas que otras personas o perros se acerquen bruscamente, pues el animal podría asustarse. Deja que él mismo se acerque utilizando su olfato. Establece una rutina en cuanto a los lugares de paseo, ya que los olores familiares le aportarán tranquilidad.
Un perro con cataratas.

Como hemos podido observar, la detección de la ceguera en perros es relativamente sencilla siempre y cuando el tutor preste atención a los comportamientos de su can. Una vez confirmada esta pérdida de vista, la visita al veterinario se hace esencial.

  • Ateuves. Causas de ceguera en perros adultos más habituales, 2017.
  • Axonveterinaria. N. Coyo; M. Leiva; M.T. Peña. Abordaje clínico de la ceguera aguda en el perro.
  • Axonveterinaria. Esteban, J. Afecciones oftalmológicas en el paciente geriátrico.