El cóndor andino que habita en Sudamérica

19 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El cóndor andino es una criatura icónica de la región. Su nombre, que evoca míticas historias, proviene de la palabra quechua kuntur.

El Cóndor Andino (Vultur gryphus) es un ave con amplia distribución geográfica en América del Sur. Está presente en todos los Andes: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay al sur de Argentina y Chile. A pesar de esta gran distribución, la variabilidad genética del ave es escasa.

Históricamente, el cóndor andino ha sido una criatura venerada por las sociedades indígenas. De este hecho dan fe las representaciones de su imagen en petroglifos, cerámica y tejidos.

Su magnificencia ha influido a que en países como Bolivia, Chile Colombia y Ecuador se lo represente como símbolo de poder y salud. Actualmente, su imagen ha llegado a ser emblemática, al punto de ser adoptada por algunos países andinos como símbolo nacional.

¿Cómo es el hogar de este gigante del aire?

Mayormente, los cóndores andinos prefieren áreas con espacios abiertos que ayuden en la detección de alimentos. Estas aves han sido avistadas en regiones alpinas de hasta 5500 metros sobre el nivel del mar, en montañas que asoman a pastizales abiertos.

Los cóndores andinos anidan en los acantilados en pequeñas repisas o en cuevas rocosas. Utilizan las corrientes térmicas que se elevan y salen en espiral de estos acantilados para elevarse durante horas con muy poco esfuerzo, todo en búsqueda de carroña.

Un cóndor andino con las alas desplegadas.

El cóndor andino tiene una belleza salvaje más allá de su tamaño

Los cóndores andinos pesan entre 7,7 y 15 kilogramos y sus alas imponentes son uno de sus rasgos más importantes. Su envergadura, que alcanza los 3,2 metros en el adulto, es la más grande de cualquier ave terrestre.

El plumaje, mientras que en los individuos juveniles es de color gris oliva y marrón, en la madurez se torna negro. En las alas del adulto se presentan una serie de llamativas plumas de vuelo blancas.

Es interesante observar que en las alas extendidas, las puntas de las mismas tienen espacios entre las plumas primarias, lo que constituye una adaptación para la elevación.

En comparación con otras aves rapaces, las patas de los cóndores andinos son mucho menos potentes, con garras romas más cortas. Esta adaptación es adecuada para un estilo de vida de caminar y hurgar.

Calvos por conveniencia

Además, también destacan su cuello y cabeza: la base de sus cuellos está adornada con un collar blanco de plumas suaves. El resto del cuello y la cabeza carecen de plumas.

Esta calvicie es presumiblemente una adaptación higiénica, ya que la piel desnuda es más fácil de mantener limpia y seca después de alimentarse de carroña.

La piel desnuda del cuello y la cabeza en los adultos generalmente es de color negro a marrón rojizo oscuro. En los juveniles, la piel es de un gris suave. Las bases de sus mandíbulas superiores e inferiores son oscuras y el resto del pico es de color marfil.

El cóndor andino exhibe un marcado dimorfismo sexual

Un rasgo llamativo de los machos de esta especie es el gran carúnculo (peine) y zarzo en su cabeza, del que carecen las hembras. Además, también difieren en el color de los ojos: los machos tienen iris marrones y las hembras rojos.

Es interesante conocer que ambos sexos tienen la capacidad de cambiar el color de la piel desnuda en el cuello y la cara en asociación con su estado de ánimo.

Esto se usa para la comunicación entre individuos. Los machos también se valen de este mecanismo para exhibiciones durante la temporada de apareamiento.

El cóndor andino es un ave de larga vida que madura lentamente. Aunque se desconoce su verdadera esperanza de vida en la naturaleza, se estima en alrededor de 50 años.

 Existe reporte de un cóndor cautivo nacido en la naturaleza que murió a los casi 80 años en el zoológico Beardsley en Bridgeport (Connecticut).

¿Cuál es la dieta del Cóndor Andino?

De acuerdo a especialistas, uno de los aspectos que más contribuye a la vulnerabilidad del cóndor andino es la creencia de los habitantes rurales de que el ave es una depredadora que ataca al ganado. Por esta razón es muy importante difundir que los cóndores andinos son principalmente carroñeros.

Secundariamente, se ha observado que pueden cazar marmotas, pájaros y conejos, pero nunca ganado. Es necesario señalar que los cóndores andinos carecen de técnicas de caza bien desarrolladas, pero pueden perseguir y atrapar presas vivas pequeñas.

Dado que sus garras no son muy fuertes, estas aves sostienen a la presa al pararse sobre ella.

Resulta interesante conocer que el cóndor andino puede formar relaciones mutualistas con buitres de pavo más pequeños (Cathartes aura) y buitres negros (Coragyps atratus). Estas especies de buitres encuentran la carroña con el olfato, mientras que el cóndor la localiza con la vista.

Al acudir juntos, los cóndores desgarran mejor la dura piel de un cuerpo muerto. Los buitres más pequeños se benefician del trabajo del cóndor y se alimentan de lo que queda de la carcasa recién abierta.

Los nuevos tiempos han marcado un cambio en la dieta de Cóndor Andino

Para estas aves, la disponibilidad de alimentos es un problema. El cambio ecológico ha mermado la disponibilidad de comida para los cóndores andinos.

Indiscutiblemente, las especies nativas de megafauna (llamas, alpacas, guanacos y armadillos) están siendo ampliamente desplazadas por animales domesticados (vacas, caballos, ovejas y cabras) que no mueren fuera de las granjas.

Se ha reportado que los cóndores andinos también comen cadáveres de ballenas y otros grandes mamíferos marinos en las regiones costeras.

Un cóndor andino asomando la cabeza.

Estado de conservación

Esta especie se describe como «en declive», pues se estima que su población es de alrededor 10 000 individuos en total, aproximadamente equivalente a 6700 individuos maduros.

La especie está adaptada a una reproducción excepcionalmente baja, y por lo tanto, es altamente vulnerable a la persecución humana. Desafortunadamente, esta persiste debido a presuntos ataques del ave contra el ganado.

Las amenazas a los cóndores andinos incluyen la pérdida de hábitat, la ingestión de municiones de plomo y la persecución de los agricultores.

  • Kidd, T. (2014). "Vultur gryphus" (On-line), Animal Diversity Web. Accessed May 31, 2020 at https://animaldiversity.org/accounts/Vultur_gryphus/
  • BirdLife International. (2017). Vultur gryphus. The IUCN Red List of Threatened Species 2017: e.T22697641A117360971. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2017-3.RLTS.T22697641A117360971.en. Downloaded on 31 May 2020.
  • Lambertucci, S. A. (2007). Biología y conservación del Cóndor Andino (Vultur gryphus) en Argentina. Hornero, 22(2), 149-158.
  • Manzano-García, J., Jiménes-Escobar, N. D., Lobo Allende, R., & Cailly-Arnulphi, V. B. (2017). The andean condor (Vultur Gryphus):¿ predator or scavenger? plurality of perceptions between local knowledge and academic discourse in the central hills of Argentina. El Hornero, 32(01), 029-037.