Corales y algas microscópicas

06 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga María Muñoz Navarro
En la naturaleza existen numerosos ejemplos de simbiosis que desconocemos. La asociación entre los dinoflagelados y los corales es clave para la formación de los asombrosos arrecifes que bañan las superficies del fondo marino.

Los arrecifes de coral son unos de los ecosistemas con mayor diversidad que existen en la Tierra. De hecho, la Gran Barrera de Coral (de 2.600 kilómetros), en Australia, se considera el ser vivo más grande del mundo, con más de 1.800 especies distintas habitando en él.

Pero, ¿sabías que estos arrecifes prosperan gracias a la simbiosis que establecen con un género de algas unicelulares?

A continuación te desvelamos el secreto que permite a estas maravillosas estructuras, construidas por corales, perdurar durante miles de años.

Simbiosis

En la naturaleza es muy frecuente que se establezcan relaciones entre dos organismos de distintas especies. Este vínculo es conocido como simbiosis y puede llegar a durar toda la vida de ambos seres.

Existen diferentes tipos de relación simbiótica, dependiendo de cómo se produzca esta asociación:

  • comensalismo,
  • mutualismo,
  • parasitismo.

En el caso de la simbiosis mutualista, los organismos que están interaccionando entre sí se benefician el uno al otro. Este es el término que nos interesa para lo que vamos a contarte en las siguientes líneas.

En el ecosistema marino, uno de los ejemplos más conocidos de simbiosis mutualista es el que establecen los corales con las algas dinoflageladas fotosintéticas. Pero, ¿tenemos claro lo que son los corales?

¿Qué son los corales?

Los arrecifes de coral son unas gigantescas estructuras marinas que se forman a partir de los esqueletos de unos organismos conocidos como corales. Cada coral individual es un animal denominado pólipo, que se combina con otros para formar estas colonias.

Bucear entre arrecifes de coral

Para que os hagáis una idea de qué son los pólipos, estos son unos animales que pertenecen a la misma familia de las medusas y anémonas. Tienen un cuerpo blando en forma de copa, de cuyo extremo salen unos tentáculos como ocurre en las medusas. Pero, en cambio, estos animales viven adheridos a un sustrato (como el fondo marino), así que no tienen la capacidad de desplazarse.

También es importante saber que no todos participan en la formación de arrecifes, sino que los podemos encontrar solitarios, anclados sobre una superficie. Son muy llamativos debido a sus curiosas formas y colores, que los hacen parecer plantas o árboles. Es por eso que a menudo se confunden con especies vegetales.

Los pólipos

Estos animales invertebrados pertenecen al filo cnidarios, se caracterizan por esas formas gelatinosas y los tentáculos punzantes que usan para cazar.

Los pólipos generan un exoesqueleto duro a partir del agua del mar que les sirven para proteger sus cuerpos blandos. De hecho, viven en los exoesqueletos de sus antepasados y a la vez segregan el suyo propio.

Conforme un pólipo se multiplica, se van formando las colonias que actúan como un organismo individual.  Así, va creciendo el arrecife durante años y llegando a medir miles de kilómetros.

Aunque con frecuencia estos organismos usan los tentáculos para obtener alimentos como el zooplancton, la mayoría de los nutrientes que necesitan los consiguen a través de las microalgas con las que establecen una relación de simbiosis mutualista.

También se sabe que tienen asociaciones simbióticas con otros seres vivos como cangrejos, gusanos, esponjas y pulpos.

Algas dinoflageladas

Estas microalgas del género Symbiodinium, comúnmente conocidas como zooxantelas, son la causa del éxito evolutivo de los corales.

Los dinoflagelados se consideran uno de los microorganismos eucariotas más importantes, pues son los productores primarios de los océanos.

Simbiosis coral-alga

Los dinoflagelados comprenden un grupo de algas endosimbióticas fotosintéticas que proporcionan color y nutrientes a los corales. A la vez, habitan dentro del tejido de los pólipos, quienes les ofrecen protección.

Las sustancias de desecho inorgánicas que generan los corales son utilizados por los dinoflagelados fotosintéticos. A partir de estos compuestos y la luz solar, las algas van a fabricar nutrientes que serán utilizados por los corales. Por tanto, los dinoflagelados promueven el crecimiento y desarrollo de los arrecifes de coral.

Este intercambio es crítico para que el coral pueda formar su exoesqueleto a través de la precipitación de carbonato cálcico (CaCO3).

Dónde se encuentran los arrecifes de coral

El blanqueamiento de los corales

El cambio climático es una de las principales preocupaciones por la supervivencia de los arrecifes de coral.

El estrés y la acidificación ocasionados en los océanos se deben al aumento de la temperatura de las aguas superficiales. Esto afecta negativamente a los corales, inhibiendo su crecimiento y calcificación por los cambios de pH.

Por tanto se desestabiliza la simbiosis corales-algas, provocando la pérdida de las algas (de sus fotopigmentos), lo cual se traduce en la pérdida de color del tejido del coral, también conocido como “el blanqueamiento de los corales”.

Este blanqueamiento del coral afecta gravemente a la salud de los pólipos, de modo que el cambio climático provoca la muerte de las colonias y la degradación de los arrecifes.

La lucha por la naturaleza: nuestra principal preocupación

Como hemos visto, los arrecifes son una de las más asombrosas construcciones que nos ha regalado la naturaleza. Sin embargo, los corales no serían nada si no fuera por la multitud de especies que los habitan y hacen posible su supervivencia.

La asociación existente entre los corales y las algas es crucial para que se generen estas megaestructuras, al igual que el hecho de que los rayos de sol alcancen sus superficies.

Coral Raja Ampat

Finalmente, una vez más vemos como de nuevo la actuación humana perjudica a la naturaleza, en este caso provocando el declive de los ecosistemas que hay en los arrecifes.

Por tanto, debemos ser conscientes de este daño y cortar las emisiones globales para proteger y preservar a estos seres vivos.

 

  • Putman, H.M., Barott, K.L., Ainsworth, T.D. and Gates, R.D. The vulnerability and resilience of reef-building corals. Curr. Biol. (2017) 27(11).
  • Frankowiak, K., Wang, X.T., Sigman, D.M., et al. Photosymbiosis and the expansion of shallow-water corals. Sci. Adv. (2016) 2(11).
  • Stat, M., Morris, E. and Gates, R.D. Functional diversity in coral-dinoflagellate symbiosis. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. (2008) 105(27):9256-9261.
  • Rosic, N., Ling, E.Y., Chan, C.K. et al. Unfolding the secrets of coral-algal symbiosis. ISME. J. (2015) 9(4):844-856.
  • Lesser, M.P., Stat, M. and Gates, R.D. The endosymbiotic dinoflagellates (Symbiodinium sp.) of corals are parasites and mutualists. Coral Reefs. (2013) 32:603-611.