¿Cuándo administrar metronidazol para gatos?

22 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
El metronidazol se usa con frecuencia en la clínica veterinaria para tratar ciertas enfermedades felinas, entre las que destacan diversos tipos de infestaciones parasitarias.

El metronidazol es un fármaco curioso, pues reporta diferentes beneficios que más adelante explicaremos. Este medicamento se utiliza de forma frecuente en la clínica veterinaria, ya que es excelente para tratar ciertas dolencias asociadas a la presencia de bacterias y parásitos en el paciente felino.

A lo largo de estas líneas nos vamos a centrar en la actividad, usos y efectos del metronidazol sobre los gatos. Asimismo, comentaremos todo lo necesario para que sepáis cuando debe administrarse de forma eficaz.

¿Qué es el metronidazol?

Como ya adelantamos, el metronidazol es un medicamento que posee actividad antibiótica y antiparasitaria. Es decir, actúa contra las bacterias —concretamente contra las bacterias anaerobias— y además es capaz de combatir ciertos grupos de parásitos sensibles al principio activo.

Esta doble actividad hace del metronidazol un medicamento muy útil, por lo que es usado con bastante frecuencia para tratar dolencias que más adelante explicaremos.

Pastillas de metronidazol.

Actividad antiparasitaria del metronidazol

En el gato, el metronidazol está especialmente indicado en las infecciones intestinales causadas por Giardia spp. Este protozoo es un parásito gastrointestinal que afecta de forma habitual a los felinos domésticos.

En este punto, es esencial destacar que el metronidazol solo tiene actividad frente a este tipo concreto de parásitos, por lo que nunca debe de ser utilizado como tratamiento antiparasitario habitual frente a los clásicos gusanos planos y redondos.

Es usual que los propietarios confundan la actividad antiparasitaria de este fármaco y crean que están desparasitando correctamente al gato, cuando en realidad no es así.

Cabe destacar que la giardia tiene actividad zoonótica, es decir, que puede afectar a los humanos. Teniendo en cuenta que diversos estudios cifran el porcentaje total de gatos infectados en torno al 12 %, el uso de este fármaco está más que justificado siempre que sea necesario.

En muchos casos de infección por este parasito los gatos no muestran ningún tipo de síntoma. No obstante, en algunos individuos puede producir una diarrea aguda del intestino delgado. Estas diarreas suelen ser bastantes insidiosas, pues se alternan con periodos de heces normales.

Existen muchos medicamentos con actividad frente a este parasito, pero el metronidazol destaca por su efectividad y su baja toxicidad. La dosis efectiva es de 50 miligramos por cada kilo de peso corporal, una vez al día, durante 5 a 7 días. También puede dividirse en dos tomas al día, es decir, 25 mg/kg de peso dos veces al día.

Tratamiento antibacteriano

En este punto, resulta de interés mencionar un dato curioso. El metronidazol es un profármaco, es decir, debe metabolizarse en su principio para volverse eficaz. Sin embargo, su metabolización solo ocurre en concentraciones muy bajas de oxígeno. Por este motivo, el metronidazol es exclusivamente eficaz para los microorganismos anaeróbicos.

En gatos, es muy utilizado en el tratamiento de infecciones del tracto gastrointestinal causadas por bacterias anaeróbicas, como microorganismos del género Clostridium spp. y Clostridioide.

Asimismo, este fármaco —en combinación con la espiramicina— resulta de gran efectividad para el tratamiento de infecciones relacionadas con la cavidad buconasal. Esta terapia combinada es muy útil en casos de:

  • Enfermedad periodontal: estomatitis, gingivitis, glositis o piorrea. El tratamiento combinado resulta de gran eficacia para este tipo de procesos, que aparecen con frecuencia en gatos de avanzada edad.
  • Enfermedades faríngeas: infecciones de las glándulas salivales, amigdalitis y faringitis. Estas enfermedades respiratorias son especialmente habituales en gatos con hábitos de vida exterior.

La dosis de metronidazol como parte del tratamiento para estos procesos patológicos es de 12,5 miligramos de producto por cada kilo que pese el gato. El tratamiento suele durar entre 5 y 10 días.

Un gato toma una pastilla.

Un medicamento excelente con reservas

Como habéis podido leer, el metronidazol es un fármaco muy eficaz y útil para el tratamiento de ciertos procesos. Uno de los motivos de esta gran eficacia es su especificidad, aunque esta característica también cuenta con su contraparte negativa.

El hecho de que un medicamento sea muy eficaz contra unos tipos concretos de microorganismos, hace que deba de ser utilizado con cautela y siempre como tratamiento frente al microorganismo en cuestión.

Por desgracia, el uso indiscriminado de este tipo de medicamentos solo conduce a la aparición de resistencias. Por este motivo, antes de usar metronidazol sobre los gatos, siempre es recomendable la visita al veterinario. Será este profesional, previa exploración del animal, el que recomiende su uso o no.

  • Georgis : Parasitología para veterinarios