Cuatro nuevas razas de perros

25 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Muchas de las razas nuevas de perros que aparecen en la actualidad llevan años entre nosotros, lo que ocurre es que aún no habían sido reconocidas oficialmente.

Hoy en día, no cabe duda de que el perro doméstico y todas sus razas, desde el chihuahua hasta el gran danés, han derivado de un ancestro común: el lobo. La domesticación ha provocado la selección por parte del ser humano de las características más deseables según las necesidades que tuvieran las personas.

Ya sea por cuestiones estéticas, por razones de uso o por arbitrariedad, cada año aparecen razas de perros nuevas que no eran conocidas con anterioridad.

Si por alguna razón sí tuvieran cierta fama, esto no quiere decir que los organismos mundiales que categorizan a estos animales los hayan elevado al estado de raza. ¿Quieres saber cómo se definen las razas de perros o cuáles han sido reconocidas en los últimos meses? ¡Te lo contamos!

¿Cómo se definen las nuevas razas de perros?

No cualquier cruce que se realice entre razas de perros dará lugar a una nueva raza diferente. Para entender cómo se definen las nuevas razas de perros, primero se debe atender a la definición de raza canina como tal:

“Una población de perros que comparten características fenotípicas definibles y heredables, a través de un cruce llevada a cabo por seres humanos durante un periodo de tiempo determinado, permitiendo a esta población distinguirse de otras poblaciones de perros o razas definidas”.

Esto quiere decir que una raza quedará definida como un grupo numeroso de perros que comparten una gran cantidad de características físicas y que, además, pasan de generación en generación sin desaparecer. También debe haber sido creada por el ser humano y llevar largo tiempo conviviendo con este.

Nuevas razas de perros a título provisional

Una nueva raza no se define directamente, pues antes lleva un título provisional hasta que puedan ser medidas ciertas características. Para que una raza obtenga este título provisional deberá cumplir varias pautas.

Además, el seguimiento debe llevarlo una organización canina nacional que esté afiliada a la Federación Cinológica Internacional (FCI). En el caso de que no existiera, ciertas asociaciones tienen la misma potestad, como por ejemplo The American Kennel Club o AKC.

En primer lugar, la persona que quiera dar de alta una raza deberá entregar mucha información sobre la raza que quiere definir:

  • El tamaño de una población obtenida por apareamiento aleatorio que debe estar entre 50 y 100 individuos. No puede haber seleccionado a los progenitores. No hablamos del cruce entre razas, sino de un grupo de animales con características ya definidas.
  • Datos genealógicos que permiten medir cuánto ha podido aumentar la consanguinidad o endogamia. Esta información también se conoce como pedigrí.
  • Un documento donde consten los pedigríes de al menos cinco años o tres generaciones de perros.

Todo este proceso de cría, aumento de la población y registro de datos debe realizarse a través de un programa bien planeado y registrado durante 15 años por un club canino nacional.

Por supuesto, ni al cumplir todo esto se certificaría una nueva raza. Distintos miembros del comité de la FCI visitarían a los perros para ver de primera mano que todo los datos recogidos son ciertos. La supuesta raza entraría dentro de un debate científico y de estándares antes de ser reconocida provisionalmente.

Reconocimiento internacional de una nueva raza a título definitivo

Una vez que una raza haya obtenido el título provisional podrá solicitar el reconocimiento internacional y, por tanto, el estatus definitivo una vez hayan pasado 10 años desde la obtención del provisional o se hayan producido cinco generaciones. Tras esto, deberá realizarse un informe completo que incluya:

  • El desarrollo de la raza a nivel mundial.
  • Número de ejemplares en todo el mundo.
  • Estado de salud y patologías heredables.
  • Una evaluación de su conducta y temperamento.
  • Posibles dificultades que hayan podido acontecer en el desarrollo de la raza durante el periodo provisional.

Tras todos estos conceptos de índole burocrática, te mostramos cuatro razas de perros que han sido reconocidas recientemente.

Pastor Americano miniatura

El perro Pastor Americano miniatura se desarrolló a finales de los años sesenta a partir de pastores australianos de porte pequeño. Estos canes fueron criados con el objetivo de mantener su pequeño tamaño, carácter activo e inteligencia.

La raza ingresó en el American Kennel Club como el Pastor americano en miniatura en mayo de 2011 y ha recibido su título provisional en el año 2019. Queda pendiente su título definitivo, pero aún faltan años para eso.

Es una raza pequeña, con el cuerpo más largo que alto y de huesos anchos. Son perros muy ágiles además de fuertes, por lo que son considerados buenos canes de trabajo.

Un pastor americano miniatura.

Sabueso estonio

Como muchas razas de sabuesos escandinavos, las razas de sabuesos de Europa oriental y occidental son la base del sabueso estonio. Se buscó un perro rastreador de caza con una altura menor que pudiera defender al ganado bovino. El estándar oficial de la raza fue aprobado en 1954 y el año pasado recibió su título provisional.

Son sabuesos proporcionados de tamaño mediano, con constitución fuerte y seca. Sus músculos están bien desarrollados y tienen marcas blancas claramente visibles que los ayudan a ser vistos cuando trabajan en el campo. Además, presentan un claro dimorfismo sexual, pues los machos son significativamente más grandes que las hembras.

Un perro cazador estonio.

Terrier brasileño

El pequeño terrier brasileño es una de las nuevas razas de perros que acaban de obtener su título oficial internacionalmente reconocido. Entre los siglos XIX y XX, muchos jóvenes brasileños viajaban a Europa para estudiar. Al volver a Brasil solían hacerlo con esposas europeas que traían consigo a sus terrier. 

Cuando llegaban, los perros se adaptaban rápidamente a la vida en las fincas y copulaban con los canes locales. En muy pocas generaciones apareció una nueva raza con unas características muy concretas: el terrier brasileño.

En apariencia puede recordar a un perro bodeguero, pero con características fijas determinadas: pelaje color fuego sobre los ojos, a ambos lados del hocico dentro de las orejas y en los bordes de estas. El resto del manto es blanco con con marcas negras, azules, marrón o isabela.

Un terrier brasileño contento.

Transmontano Mastiff

El origen de esta raza es similar al resto de mastines ibéricos y su evolución está ligada a las rutas de trashumancia peninsular. Es un compañero del pastor y defensor de los ataques de lobos. Estos perros se asentaron en la sierra portuguesa y están adaptados perfectamente al medio ambiente y al tipo de trabajo que realizan.

Es un perro molosoide grande, fuerte y rústico. Tiene un aspecto muy imponente, aunque es un animal noble. Los machos son notablemente más altos y voluminosos que las hembras. 

Como otros canes, el transmontano mastiff acaba de recibir su título provisional como raza. En los últimos años se han otorgado más títulos provisionales que definitivos, por lo que es muy probable que en un tiempo reciban el reconocimiento internacional. No obstante, un reconocimiento provisional ya es suficiente para definir a las nuevas razas de perros.

Un diujo de un transmontano mastiff

Como hemos podido ver, definir a una nueva raza canina se trata de un proceso tanto genético como burocrático que requiere mucho trabajo y espera. Aún así, cada pocos años siguen apareciendo razas nuevas de perros.

  • AKC. (2020). Dog Breeds. American Kennel Club, Inc. Disponible en: https://www.akc.org/dog-breeds/
  • Clutton-Brock, J. (1999). A natural history of domesticated mammals. Cambridge University Press.
  • Fédération Cynologique Internationale. (2020). Lista actualizada de los estándares de la FCI publicados por la secretaría de la FCI en los últimos 6 meses. Disponible en: http://www.fci.be/es/nomenclature/publication.aspx
  • Fédération Cynologique Internationale. (2011). Reglamento de la FCI, Anexo 5.