Cuidado dental en perros mayores

15 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Aunque un perro se haga mayor, no podemos olvidarnos de la salud de sus dientes, para que siga tiendo una vida feliz y libre de enfermedades.
 

Del mismo modo que ocurre con otros aspectos de la salud de las mascotas caninas, con la vejez aparecen ciertos problemas o se acentúan los que ya existían. Este es el caso de la salud bucal si nos desentendemos totalmente de ella. El cuidado dental en perros mayores dependerá, en gran medida, del tiempo que hayamos dedicado a la salud de la boca de la mascota.

Muchos tutores consideran que es normal el mal aliento en sus perros pero, lejos de la realidad, esto no es así. El mal olor indica la proliferación de bacterias y otros patógenos dañinos, no solo para la boca del perro, sino también para la salud de otros órganos, como son los riñones y el corazón: ambos suelen desarrollar patologías conforme el perro avanza en edad y, si además le añadimos uno incorrecta higiene bucal, estas enfermedades pueden agravarse.

Como decimos, aunque todo dependa de cómo hayamos cuidado la boca del perro durante su desarrollo, la edad avanzada del can no es justificación para no comenzar a preocuparnos por su salud dental.

Cómo saber si un perro senior tiene problemas dentales

No es necesario ser un experto para detectar si la mascota puede estar sufriendo algún tipo de problema en los dientes. Existen ciertos síntomas o signos que nos alertan sobre el estado de salud bucal del perro, y que deberían incitarnos a visitar al veterinario:

Mal aliento y el cuidado dental en perros mayores

Si el perro tiene mal aliento es porque algo está ocurriendo con sus dientes o encías. Evidentemente, el aliento del perro no debe tener un olor agradable pero tampoco vomitivo. Intentar cubrir este olor con chuches mentoladas no es la solución. Es mejor acudir al veterinario.

 

Problemas para comer y las señales de dolor

Cuando a un perro le duele la boca podremos ver ciertas conductas muy características:

  • Se toca mucho la cara o intenta rozarla contra el suelo. Tras esto suele mostrarse deprimido y apático.
  • Tendrá problemas para comer. Si se alimenta con pienso, no será capaz de masticarlo y lo tragará lentamente. Por el contrario, si se alimenta con otro tipo de comida, puede dedicar tiempo a introducirla y expulsarla continuamente de la boca.
  • Además, puede masticar solo por un lado o, incluso, dejar de comer.
Cepillar los dientes de los perros

Tártaro dental

Cuando la placa dental se acumula en los dientes, pasa a llamarse sarro o tártaro. Por lo general, los perros de razas pequeñas suelen sufrir este problema debido a la falta de musculatura mandibular y a la deficiente masticación. Si no ponemos remedio y eliminamos el sarro y, además, impedimos su reaparición, el perro podrá desarrollar graves enfermedades bucales.

¿Cómo debe ser el cuidado dental en perros mayores?

Si durante toda la vida del animal nos hemos preocupado por la salud de sus dientes, es muy probable que en su vejez presente una dentadura perfecta. Sin embargo, no siempre esto es posible. A veces, el desconocimiento ha podido provocar que el perro no tenga la mejor salud dental. No obstante, aún no es tarde para comenzar con el cuidado dental en perro mayores.

En primer lugar, es necesaria una visita al veterinario para que este evalúe el estado de la boca. En ciertos casos, no es raro que los perros presenten el inicio de ciertas enfermedades pero, tras una limpieza bucal con ultrasonidos y el establecimiento de una rutina de higiene bucal, es posible que el perro recupere la salud de su aparato dental.

 

Entonces, ¿qué se debe hacer para el cuidado dental en perros mayores?

  • Limpiezas bucales regulares: al igual que las personas debemos hacernos una limpieza de dientes al año en el dentista, lo mismo ocurre con los perros senior. Con esa edad, sería interesante realizar entre una y dos limpiezas al año. Esto ayuda a que los dientes y encías se mantengan saludables y reduce la probabilidad de que estos se vayan cayendo. Estas limpiezas se realizan con anestesia general, por lo que no es apta para todos los perros. 
  • Cepillado diario: sabemos lo difícil que puede ser encontrar el momento para cepillar los dientes al perro, sobre todo si no le gusta. Sin embargo, mientras más rutinaria volvamos esta acción, más saludables estarán los dientes y las encías y menos limpiezas en el veterinario serán necesarias.
  • Huesos carnosos: el mejor premio masticable que se puede dar a un perro son los huesos crudos carnosos. Es el único tipo de masticable natural que realmente elimina la placa dental, además de estar testado por científicos. Es normal tener miedo a los huesos, pero los que se encuentran crudos no se astillan. Asimismo, deben ser de un tamaño lo suficientemente grande para que el perro tenga que roerlo y así provocar el roce de dientes y encías.
El cuidado dental en perros mayores es esencial.

Patologías bucales que evitamos con el cuidado dental en perros mayores

Con el correcto cuidado dental en perros mayores podemos evitar o prevenir la aparición de una gran variedad de problemas que suceden en la boca de los canes. Estos son:

  • Enfermedad periodontal, la cual es una infección muy dolorosa que ocurre entre el diente y la encía. Además, esta infección puede diseminarse por el cuerpo del perro.
  • Gingivitis o inflamación de las encías, causada principalmente por la acumulación de sarro y placa que pueden causar problemas en el corazón y los riñones, además de bacterias.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Sobrecrecimiento de las encías, común en boxers y bull terriers.
  • Tumores bucales, a veces pueden ser malignos y siempre deben extirparse. Pueden ser difíciles de ver al principio, por lo que las visitas regulares al veterinario son muy importantes.
  • Quistes salivales, que aparecen bajo la lengua como grandes sacos de líquido. Requieren cirugía.

Muchas de estas enfermedades pueden evitarse si seguimos ciertas rutinas de higiene y cuidado con la boca de los perros en edad avanzada. A pesar de que, en la mayoría de los casos, ninguna de estas patologías es  mortal, pueden empobrecer el bienestar general de la mascota.

 
  • Grandez, R., & Porras, C. (2013). Frecuencia de alteraciones dentales y periodontales en perros atendidos en la clínica veterinaria de la Universidad Peruana Cayetano Heredia durante mayo–octubre.
  • Kyllar, M., & Witter, K. (2005). Prevalence of dental disorders in pet dogs. VETERINARNI MEDICINA-PRAHA-50(11), 496.
  • León López, K., Del Ángel Caraza, J., Barbosa Mireles, M. A., & Quijano Hernández, I. A. CARACTERIZACIÓN DE ENFERMEDAD PERIODONTAL EN PERROS.
  • Marx, F. R., Machado, G. S., Pezzali, J. G., Marcolla, C. S., Kessler, A. M., Ahlstrøm, Ø., & Trevizan, L. (2016). Raw beef bones as chewing items to reduce dental calculus in Beagle dogs. Australian veterinary journal94(1-2), 18-23.