Cuidado de los dientes del gato: cómo y por qué

14 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los dientes del gato comparten muchas similitudes con los dientes humanos. Por esta razón, requieren cuidados similares.

Los dientes del gato están adaptados para comer carne pues, al igual que otros felinos, los gatos son depredadores. Sin embargo, los dientes de tu mascota comparten muchas similitudes con las piezas bucales humanas. Esto significa que los dientes de tu gato requieren la misma atención que los tuyos.

¿Conoces cuál es la rutina más adecuada para el cuidado bucal de tu compañero felino? ¿eres consciente de la importancia de una higiene rutinaria de la mascota? No temas, pues aquí te damos respuesta a esas preguntas y otras muchas más.

¿Por qué importa cuidar los dientes del gato?

Si no cuidas los dientes de un gato, su boca puede desarrollar enfermedades dentales tan fácilmente como la de un humano. La placa es lo primero que se deposita en los dientes y es creada por algunas bacterias combinadas con la saliva de la mascota. Si no se controla durante mucho tiempo, se convertirá en sarro.

La formación de abscesos dentales en los dientes o las encías le causará mucho dolor a tu gato. En este punto, la única forma de eliminarlos es mediante una cirugía. Esta es una razón por la cual la prevención es la opción más inteligente.

Si tu gato tiene caries graves, puede que pierda algunos de sus dientes. Además, la infección de los dientes y las encías puede extenderse al torrente sanguíneo. A partir de ahí, se convierte en un problema sistémico que puede dañar los riñones, el hígado, el corazón o los pulmones de tu gato.

Los dientes del gato y su cepillado.

Cómo comenzar el cuidado dental de tu mascota

Cuando adoptas a una mascota, siempre es una buena idea comenzar con un chequeo veterinario. Él podrá determinar si tu mascota tiene problemas dentales y puede sugerir el tratamiento necesario.

Algunos felinos requerirán una limpieza profesional antes de ser llevados a casa. Además, un veterinario sugerirá los productos específicos que tu mascota necesite. Cada gato puede tener diferentes factores de riesgo y, por lo tanto, los productos requeridos pueden ser diferentes. Dicho esto, hay algunos elementos que serán absolutamente necesarios.

Qué necesitas para cuidar los dientes del gato

Existe una amplia gama de formas y tamaños al momento de elegir un cepillo de dientes para gato. Algunos de ellos se pueden poner en el dedo para que puedas usarlos fácilmente, mientras que otros tienen un mango tradicional.

Recuerda: un cepillo adecuado para gato debe tener cerdas suaves y una cabeza en ángulo. Dependiendo de cuán graves sean los problemas del gato, es posible que estés mejor con los mangos tradicionales, ya que te dan un agarre más firme.

La pasta de dientes para gatos debe ser hecha específicamente para ellos. La pasta de dientes humana no funcionará en absoluto y puede llegar a ser tóxica, pues contiene flúor y otros elementos químicos. Si el gato tiene mucho sarro, busca una pasta con agentes enzimáticos que ayuden a descomponerlo, ya que será más eficiente.

Cómo cepillar los dientes del gato

Hay varios pasos que debe seguir para una limpieza adecuada:

  1. Acostumbra a tu gato a tener los dedos cerca de la boca y dentro de ella. Esto tiene que suceder gradualmente, ya que no es algo a lo que los gatos estén acostumbrados naturalmente. Comienza tocando la zona bucal suavemente y de manera constante aunque no prolongada.
  2. Acostumbra a tu gato al sabor de la pasta dental poniendo un poco en tus dedos y dejando que tu gato la olfatee y lama. Si cepillas a tu gato cada día aproximadamente a la misma hora, tu mascota se acostumbrará mucho más rápido.
  3. No apresures las cosas. Cuando estés listo para comenzar, sube a tu gato a una mesa o a tu regazo. Abrázalo suavemente para reducir los movimientos de tu gato y evitar que escape. Esto facilitará el acceso a la boca de tu felino. Levanta el labio superior del gato y desliza el cepillo con un movimiento circular a lo largo de la línea entre la encía y el diente.

Los dientes frontales deben ir primero, ya que son los más fáciles de alcanzar. Poco a poco, tu gato se acostumbrará a sentir el cepillado y podrás llegar a los dientes posteriores.

Un gato con un cepillo de dientes.

No olvides recompensar a tu gato siempre que cepilles sus dientes. Deben seguir las caricias, los elogios y el tiempo de juego, ¡lo que sea que tu gato disfrute más! Incluso si no llegas demasiado lejos con el cepillado, debes recompensar a tu gato. Gradualmente, tu mascota considerará esta actividad más agradable, siempre que prestes atención de no lastimarla.

  • Hayashi, K., & Kiba, H. (1989). Microhardness of enamel and dentine of cat premolar teeth. The Japanese Journal of Veterinary Science, 51(5), 1033–1035.
  • Orsini, P., & Hennet, P. (1992). Anatomy of the Mouth and Teeth of the Cat. Veterinary Clinics of North America-Small Animal Practice, 22(6), 1265–1277.