¿Qué debes saber antes de dar previcox a los perros?

19 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
En la farmacopea veterinaria existen multitud de medicamentos con propiedades antiinflamatorias. Uno de los más famosos es el previcox.

Como la espuma en la cerveza, en todo buen botiquín no puede faltar un antiinflamatorio, pues este tipo de fármacos son útiles para tratar una gran variedad de dolencias y procesos patológicos. Estas medicinas también se aplican a los canes, ya que ellos no están exentos de accidentes.

Como nuestros lectores sabrán, los antiinflamatorios usados con más frecuencia en medicina humana, como ibuprofeno o paracetamol, son tóxicos para los perros. Por ello, estos tienen algunos fármacos propios como el previcox.

Que es el previcox y para que se usa

Ante diversas patologías de índole veterinaria, los canes cuentan con unos fármacos propios con actividad antiinflamatoria, como por ejemplo el previcox ya nombrado con anterioridad.

No obstante, aunque estos medicamentos hayan sido especialmente formulados para estos animales, no implica que carezcan de efectos secundarios o contraindicaciones y que haya que tener en cuenta ciertos aspectos antes de suministrar el medicamento al animal.

El previcox es la marca comercial de un medicamento llamado firocoxib. Este fármaco, como ya adelantamos, tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antipireticas. Es utilizado para aliviar el dolor y la inflamación de leve a mediana intensidad. En la clínica, se usa para el tratamiento de:

  • Procesos osteoarticulares, como artrosis o artritis.
  • Inflamaciones musculares, por ejemplo, tras un golpe.
  • Tratamiento sintomático del dolor asociado a una intervención quirúrgica.
Previcox en perros.

Cómo se administra el previcox

Este fármaco se administra una sola vez al día, pues está contraindicada su administración con mayor frecuencia. La duración del tratamiento irá determinada siempre en función de las necesidades del perro o del criterio del veterinario.

La dosis recomendada es de cinco miligramos por cada kilo de peso del animal. Puesto que existen dos formas de presentación (comprimidos de 57 miligramos y 227 miligramos), estos se dividirán para ajustar la dosis correspondiente.

En casos de perros muy grandes se pueden administrar dos comprimidos, pero deben ser en la misma toma, como si de una sola pastilla se tratase.

Los comprimidos tienen cobertura con sabor apetecible, por lo que los perros zampones lo comerán sin problema. No obstante, para los canes más sibaritas puede ser necesario engañarles envolviendo la pastilla en algo de comida.

La administración de este fármaco junto a otros alimentos no está contraindicada, por lo que es perfectamente compatible su ingesta junto a la comida.

Advertencias y contraindicaciones

Como en el caso de absolutamente cualquier medicina, el previcox no se libra de una serie de contraindicaciones y advertencias. Este fármaco no debe de utilizarse en perras embarazadas o con sospecha de embarazo, ni tampoco durante el período de lactancia.

Tampoco conviene que sea utilizado en cachorros de menos de 10 semanas, ya que pueden aparecer reacciones adversas anómalas.

Debido a su metabolismo hepático, tampoco debe utilizarse en animales que tengan o hayan tenido de forma reciente cualquier tipo de patología en el hígado.

El uso del fármaco en estos casos podría recaer o recidivar la enfermedad. Asimismo, tampoco debe ser recetado a animales que padezcan insuficiencia renal o cardíaca.

Como muchos fármacos antiinflamatorios,el previcox puede producir lesiones en el tracto gastrointestinal, como úlceras o gastritis. En casos de animales sensibles, puede ser necesaria su administración junto a protectores gástricos para minimizar los efectos lesivos sobre la mucosa gastrointestinal.

En cuanto a las interacciones con otras medicinas, resulta fundamental evitar su administración conjunta con cualquier otro fármaco antiinflamatorio o corticosteroide.

La combinación de estos medicamentos puede aumentar el riesgo de sufrir efectos secundarios. Además, su efecto sinérgico con diuréticos y fármacos para tratar la hipertensión debe de ser correctamente evaluado y supervisado por un veterinario.

Por supuesto, en este punto tenemos que dejar claro que toda la información recogida tiene fines divulgativos y no constituye un consejo veterinario ni sustituye a una visita a la clínica.

El previcox, como cualquier otro medicamento, debe ser prescrito y recomendado por un profesional veterinario, previa evaluación del animal y su historia clínica.

Un perro al que le dan una pastilla.

Medicamentos con reservas

Como habéis podido leer, son varias las contraindicaciones y las advertencias a tener en cuenta antes de tomar este medicamento. Al igual que en humanos, no todo vale a la hora de afrontar una enfermedad.

Por este motivo, administrar este o cualquier otro fármaco a una mascota sin conocer los riesgos puede agravar seriamente el cuadro clínico. Hay que tener cuidado, y sobre todo, siempre seguir los pasos indicados por un especialista.

  • Joubert, K. E. (2009). The effects of firocoxib (Previcox) in geriatric dogs over a period of 90 days. Journal of the South African Veterinary Association80(3), 179-184.
  • de Salazar Alcalá, A. G., Gioda, L., Dehman, A., & Beugnet, F. (2019). Assessment of the efficacy of firocoxib (Previcox®) and grapiprant (Galliprant®) in an induced model of acute arthritis in dogs. BMC veterinary research15(1), 309.