Dieta BARF para perros: ¿qué opinan los expertos?

12 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La dieta BARF para perros tiene fervientes seguidores e implacables detractores. Las opiniones están divididas aún entre expertos en nutrición canina. La recomendación principal deberá venir de consultar con tu veterinario.
 

Si has considerado implementar la dieta BARF para perros, debes estar a la búsqueda de información. En este sentido, es bueno resaltar que el veterinario es el profesional que te debe asesorar sobre la alimentación de tus mascotas.

¿Qué es la dieta BARF?

Inicialmente, la corriente de la alimentación natural generó diferentes tipos de dietas para la alimentación humana, de los que buscaban los beneficios de una alimentación menos industrial.

Paulatinamente, la ideología de los propietarios terminó trasladándose a la alimentación de sus mascotas. El principal argumento para seguir la dieta BARF para perros se basa en que los antepasados de las mascotas tenían una alimentación más carnívora, y esta es considerada más auténtica y natural por parte de los dueños.

Características de la dieta BARF

El objetivo de la dieta BARF para perros es devolver a la mascota a sus orígenes evolutivos, mediante alimentación exclusivamente natural y con un alto contenido en proteína animal.

Así, incluye una gran cantidad de componentes de origen animal como carne, despojos y huesos crudos, combinados con cantidades relativamente pequeñas de ingredientes vegetales como verduras y frutas, así como diferentes tipos de aceites y suplementos.

Dieta BARF para perros
 

El asesoramiento nutricional es imprescindible para implementar una dieta BARF

Idealmente, la dieta BARF se formula basándose en un plan nutricional. Es decir, la formulación de la dieta se hace adecuándose al paciente en sus aspectos generales. Es el seguimiento el que permite determinar los requerimientos necesarios para cada individuo en particular.

Para precisar los requerimientos necesarios para cada individuo es importante mirar en aspectos generales del paciente:

  • Especie a la cual será dirigida la dieta.
  • Fase fisiológica: crecimiento, adulto, mantenimiento, senior y lactante.
  • Condición corporal.
  • Nivel de actividad: si es un paciente con una alta, moderada o baja actividad física.
  • Peso vivo.
  • Estado o condición clínica por la cual atraviesa el paciente.

Evidencias de beneficios nutricionales

Cabe señalar que los beneficios en la salud de las mascotas que se asocian con este tipo de dieta son: mejor digestibilidad, mejor calidad de las heces, pelaje brillante y dientes más limpios.

Ha sido especialmente útil la adopción de la dieta BARF para perros en los casos que se necesita, manejar condiciones como la diabetes y enfermedades hepáticas.

Evidencias de riesgos nutricionales de la dieta BARF

Aunque es cierto que los ancestros salvajes de perros sobrevivían con carne fresca, a menudo se pasa por alto que ellos consumían toda su presa, incluidos los huesos, los órganos y el contenido intestinal.

Además, es importante recordar que a lo largo de los miles de años de evolución y domesticación de las mascotas se han producido adaptaciones en su fisiología y metabolismo.

 

Por tanto, una alimentación mal implementada que se base en un único alimento –carne cruda– o una proporción muy alta de este no será para la mayoría una dieta equilibrada y óptima.

Perro con hueso en la boca

El desbalance de micronutrientes

Aunque la carne y el pollo son una fuente de proteínas de alta calidad, son deficientes en: calcio, fósforo, sodio, hierro, cobre, yodo y varias vitaminas esenciales.

Por ello, como se ha observado, el predominio de carne fresca en la dieta y productos comerciales de dieta BARF tiene un gran potencial para causar alteraciones. Esto es así por carencia de micronutrientes o, en el caso de ingesta de hígado, por exceso de vitamina A.

El riesgo de contraer enfermedades infecciosas

Existen varios estudios que documentan la presencia de agentes infecciosos en los alimentos crudos y la posibilidad de adquirir o transmitir estos agentes en el entorno de la mascota. En Norteamérica se reporta una fuerte evidencia sobre que este tipo de dietas comerciales de carne cruda pueden contener Salmonella spp. o Escherichia coli.

Finalmente, si las dietas BARF se implementan adecuadamente, permiten generar un plan nutricional dirigido a pacientes individualizados con cada uno de sus requerimientos. Por tanto, estaría acorde a sus patologías y condiciones físicas y ambientales particulares.

 

Así, bajo un asesoramiento nutricional experto, la dieta BARF para perros puede contrarrestar cualquier carencia nutricional y ser útil como apoyo terapéutico.

  • Pinzón Pinzón, P. (2019). Artículo de revisión: apoyo nutricional de dieta Barf para caninos con hepatopatías.
  • Barreno Mora, D. A. (2018). Digestibilidad aparente del alimento balanceado premium en comparación a la digestibilidad del alimento Barf para caninos (Bachelor's thesis, Quito: Universidad de las Américas, 2018).
  • Sillero Vizcaino, M. (2019). Mitos y dietas alternativas en perros y gatos. Revisión sobre sus efectos y recomendaciones (Bachelor's thesis).
  • Pardo, N. (2007) Manual de nutrición animal. Editorial Grupo latino Ltda. Bogotá Colombia. Pp 1021- 1032
  • Wills J,M, Simpson K,W. (1995) El libro de Waltham de nutrición clínica del perro y el gato. Editorial Acribia S.A, Zaragoza España. 15 Pp 281-311.