Diferencias entre el kudú menor y el kudú mayor

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los kudús son antílopes típicos del paisaje africano. Ambas especies poseen largos cuernos ondulados y son presas codiciadas para cazadores por su piel y cornamenta. Descubre cuáles son las diferencias entre ellas.
 

El kudú menor y el kudú mayor son subespecies de antílopes que habitan en centro y sur de África. Ambos pertenecen al género Tragelaphus.

Cada uno de estos antílopes representan una especie particular: el kudú menor es Tragelaphus imberbis y el kudú mayor corresponde a Tragelaphus strepsiceros.

Aunque ambas especies de antílope poseen rasgos físicos que les asemejan, existen características únicas por las que pueden diferenciarse la una de otra. Aquí te lo contamos todo sobre estos hermosos animales africanos.

¿En que se asemeja el kudú menor y el mayor?

Entre las características comunes, podemos contar que ambas especies tienen rayas y manchas en su pelaje y la mayoría presentan cabello blanco en la frente, entre los ojos. Los machos de ambas especies tienen cuernos largos en espiral.

El kudú menor y el kudú mayor son especies de mamíferos ungulados. Esto quiere decir que son animales placentarios que caminan apoyando su peso sobre las puntas de sus dedos, normalmente recubiertas con pezuñas.

A lo largo de los siglos, los hermosos cuernos de estos mamíferos se han utilizado para instrumentos musicales, botellas de miel y objetos ceremoniales simbólicos.

Un kudú a cuerpo completo.
 

¿En qué se distingue el Kudú menor y el Kudú mayor?

Tal como su nombre científico lo indica, el kudú menor, Tragelaphus imberbis, no tiene barba ni flecos. El kudú mayor tiene una barba a lo largo de su garganta.

También se distinguen ambas especies en que el kudú menor por tener más rayas blancas en su cuerpo que el kudú mayor. Siendo que el primero puede tener hasta 14 rayas verticales blancas en su cuerpo, mientras el segundo tiene de 6 a 10 rayas verticales blancas.

Por otro lado, solamente el kudú menor tiene parches blancos en la parte superior e inferior del cuello, por la cara delantera. El kudú menor también se caracteriza por las gruesas rayas blancas que delinean sus ojos. Por su parte, el kudú mayor tiene una franja blanca que va entre sus ojos.

En ambas especies, solo los machos tienen cuernos. En el kudú menor miden de 50 – 70 centímetros de longitud, mientras en los de su pariente alcanzan de 100-140 centímetros. Los cuernos del kudú mayor son notables y hacen hasta dos giros y medio.

En relación a su tamaño, el kudú menor es más pequeño, llegando a medir de 160 a 175 centímetros de largo y 90 – 105 centímetros de alto. El peso de kudú menor varía entre 50 a 105 kilogramos. El kudú mayor mide de 190 a 250 centímetros de largo y 100 – 150 centímetros de alto, pudiendo pesar entre 120 a 315 kilogramos.

También se distinguen en cuanto a su agilidad. Mientras el kudú menor puede saltar hasta 2,5 metros de altura, el kudú mayor es demasiado grande para saltar muy alto.

 

Ambas especies están relacionadas con otras especies del género Tragelaphus como Niala montano (Tragelaphus buxtoni), Sitatunga (Tragelaphus spekeii), Niala (Tragelaphus angasi) y Antílope jeroglífico (Tragelaphus scriptus). En Africa, los locales creen que el Kudú es un animal sagrado y, por lo tanto, se debería proteger a estos mamíferos en lugar de matarlos.

Amenazas para los antílopes kudú

Las poblaciones de kudú menores y mayores están afectadas por la cacería a la que son expuestos por sus pieles, carne y cuernos. Ambas especies son consideradas como trofeos para la caza deportiva. Otra amenaza que se hace patente es la destrucción de los hábitats del kudú para la expansión agrícola y la quema de carbón.

Es de destacar que estos antílopes son altamente susceptibles a la infección por el virus de la peste bovina. Muchos estudios indicaron que las epidemias recurrentes de la enfermedad han reducido las poblaciones de kudú en la parte oriental de África.

El kudú menor, actualmente, se enfrenta a una disminución leve. Aunque está categorizado por la lista roja de la UICN como especie casi amenazada, se reporta una tendencia a la disminución de su población.

Dos ejemplares de kudú.
 

Para infortunio de los antílopes, sus hermosas cornamentas los han convertido en trofeos codiciados. Entre los cazadores se los conoce como “antílopes espiralados”. Los más buscados en safaris de caza son el kudú menor y mayor, el nyala y el bongo.

  • IUCN SSC Antelope Specialist Group 2016. Tragelaphus imberbis (errata version published in 2017). The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T22053A115165887. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2016-3.RLTS.T22053A50196563.en.
  • Brun, A., Castilla, J., & Torres, J. M. (2000). Encefalopatías espongiformes transmisibles en animales. Rev Neurol, 31(2), 133-137.
  • Owen‐Smith, N., & Cooper, S. M. (1989). Nutritional ecology of a browsing ruminant, the kudu (Tragelaphus strepsiceros), through the seasonal cycle. Journal of Zoology, 219(1), 29-43.
  • Váhala, J. (1992). Reproduction of the lesser kudu (Tragelaphus imberbis) at Dvůr Králové Zoo. Zoo biology, 11(2), 99-106.