Dos tipos de bulldog y sus características

05 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Los bulldogs son perros de compañía cariñosos con la familia y los amigos. Tienen un mismo origen, aunque sus dos variedades son relativamente diferentes.
 

El bulldog es uno de los símbolos de Reino Unido. Aunque su aspecto es muy diferente a su antepasado original, es una raza fácilmente reconocible y admirada por su fuerte complexión y arrugas.

Sus comienzos fueron duros, como perro de pelea contra toros (de ahí su nombre), pero ahora se ha convertido en un animal de compañía manso y afectuoso. Su homólogo en Francia es más pequeño y procede de cruces de bulldog inglés y dogos franceses. Si quieres descubrir más sobre los tipos de bulldog, te animamos a seguir leyendo.

La historia del bulldog inglés: de luchador a símbolo nacional.

Los bulldogs fueron creados en el siglo XIII para el brutal espectáculo de «pelea con toros» o bullbaiting, que consistía en provocar la lucha de un toro contra una jauría de perros y apostar por el resultado.

Esto quiere decir que los antepasados del bulldog eran perros macizos, de una complexión muy fuerte, mandíbulas potentes y gran resistencia al dolor. Eran más grandes y menos compactos que los que conocemos hoy en día.

Una vez prohibido este tipo de eventos, los jugadores seguían haciendo sus apuestas en la clandestinidad, pero comenzaron a criar perros más grandes, resultado del cruces de bulldogs y terriers. Así nacieron los bull terriers.

Los bulldogs pasaron a un segundo plano, pero los admiradores de esta raza comenzaron el largo proceso de convertir a este perro de luchador a compañero. Con esta selección artificial se buscaba cambiar el aspecto fiero del bulldog y suavizar su carácter.

 

Tal fue su éxito que en el siglo XIX el bulldog inglés fue reconocido como raza por sus rasgos físicos distintivos y carácter afable.  Así, se convirtió en el símbolo de Reino Unido y la mascota de muchas institiciones en Estados Unidos, como la famosa Universidad de Yale.

El bulldog francés: un aristócrata parisino.

El bulldog francés tiene su origen en los perros molosoides, como el bulldog inglés. A pesar de ello, sus inicios no fueron tan crudos. Se cree que es resultado de cruces entre pequeños dogos franceses del siglo XIX con bulldogs procedentes de Inglaterra.

Comenzó siendo compañero de los trabajadores de París, para acabar rápidamente como mascota de la alta sociedad parisina y el mundo de los artistas. La raza no fue reconocida oficialmente hasta 1898.

Diferencia entre los tipos de bulldog

Aunque los dos canes tienen un origen común, podemos nombrar varias diferencias entre ambos tipos de bulldog.

El bulldog inglés

Es un perro de pelo corto, pesado, bajo de estatura, ancho, poderoso y compacto. Sus orejas son pequeñas y se sitúan altas en la cabeza , que es más bien grande en proporción a su tamaño. En general es un perro simétrico.

Su cara es corta y por ello es uno de los ejemplos de perros braquicéfalos más típicos, lo que puede ocasionarle problemas al respirar, ronquidos y jadeos con una actividad moderada. Su mandíbula es ancha y fuerte y la parte inferior se proyecta levemente hacia adelante de la superior. Por ello, es normal ver a este perro con los dientes inferiores sobresaliendo de la boca.

 

Las arrugas más características son las de encima de la nariz y antes de las orejas. El cuello es muy grueso, profundo y fuerte con piel suelta, gruesa y arrugada alrededor de la garganta formando una papada.

El cuerpo forma una curva que cae hacia la cola, esto es otro rasgo característico de la raza. La espalda y el pecho son profundos y el abdomen retraído. La cola es de inserción baja, redondeada, corta y lisa.

Los bulldogs ingleses caminan con pasos cortos y rápidos, como si andaran sobre la punta de sus dedos, sin levantar mucho los pies. El pelo siempre suele ser corto, fino y liso y puede ser unicolor, atigrado, blanco o con manchas.

Un bulldog inglés.

El bulldog francés

El bulldog francés también tiene una estructura corporal molosoide como su pariente inglés, pero es mucho más pequeño, pues no llega a superar los 13 kilogramos de peso, mientras que el anterior sobrepasa los 20 kilogramos.

Es un perro compacto pero proporcionado, también de pelo corto, pero con nariz respingada hacia atrás y orejas grandes y erguidas. Puede tener arrugas, pero no tan marcadas como el inglés.

La cabeza es ancha, casi plana entre las orejas. En este caso, la dentadura sí está oculta por los labios, por lo que no quedan dientes por fuera. El bulldog francés también tiene un cuello fuerte, pero no presenta papada.

 

La línea del cuerpo se levanta progresivamente desde la cruz a la mitad de la espalda. A esta conformación se le llama roach back y es distintiva de esta raza. El pelo es liso, corto y brillante. Los colores más típicos son atigrado, leonado y con manchas blancas. El bulldog francés es un perro sociable, activo, alegre y muy juguetón, aunque puede ser algo posesivo.

Tipos de bulldog: bulldog francés.

Como podemos ver, los dos tipos de bulldog presentan diversas similitudes y diferencias. A pesar de sus características distintivas, ambas variedades son grandes perros de compañía.

 
  • Federación Cinológica Internacional
  • American Kennel Club