El dragón azul: un invertebrado fascinante

12 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El asombroso dragón azul es una criatura que parece sacada de una serie animada, que flota al vaivén de las corrientes oceánicas con un majestuoso porte.
 

El dragón azul (Glaucus atlanticus) es una criatura asombrosamente bella que ha recibido una variedad de nombres comunes. Entre ellos se encuentran babosa de dragón, babosa marina, babosa de océano azul, golondrina de mar o ángel azul.

Este animal marino es un molusco gasterópodo sin caparazón de la familia Glaucidae, que pertenece al orden de los nudibranquios, lo que significa «con las branquias al desnudo». Típicamente, estas babosas marinas son pelágicas, es decir, flotan boca abajo en la superficie del mar, donde son transportadas por los vientos y las corrientes oceánicas.

El dragón azul forma parte de una temible pandilla: la flota azul

El nombre de flota azul fue acuñado por el biólogo de los océanos Sir Alister Hardy para referirse al surtido de extrañas criaturas que se ganan la vida flotando en las aguas superficiales de los tramos más cálidos de los océanos del mundo.

Los científicos llaman a este extraño reino especies de la zona neustónica, epipelágica o zona fótica, que es la capa más superficial del océano, la cual recibe luz directa. Los miembros de esta pandilla tienen varias características en común.

Un dragón azul en una poza.
 

Por ejemplo, muchos de ellos son azules y utilizan el sombreado: el lado azul de su cuerpo mira hacia arriba y observados desde el cielo se mezclan con el tono del agua. El lado de su cuerpo que mira hacia el fondo marino es claro y refleja la luz marina cuando se ven desde abajo.

Además, todos ellos mantienen su flotabilidad al retener el aire ingerido en sus cavidades especializadas. Cabe señalar que el dragón azul se alimenta de otras criaturas pelágicas, incluidas la carabela portuguesa y otros sifonóforos venenosos.

Especies que acompañan (y alimentan) al dragón azul

A continuación, te mostramos una lista de las singulares especies que acompañan o interactúan con el dragón azul de una forma u otra:

  • Caracol marino violeta (Janthina janthina) de unos cuatro centímetros.
  • Boton azul (Porpita porpita) que alcanza tres centímetros de diámetro.
  • La vela de mar o vela púrpura (Velella velella) alcanza los 10 centímetros.
  • Carabela portuguesa o botella azul (Physalia physalis), su vela o flotador alcanza de 15 a 30 centímetros.

Cuando un dragón azul se come a una de estas criaturas, las células punzantes de la presa pasan intactas a través de la pared intestinal del dragón y se trasladan a la cerata (una estructura externa). Una vez que se ha comido a su presa, el dragón azul puede infligir una ofensa final al depositar su hilera de huevos en los restos flotantes de la presa.

Estrategias de defensa

Tal como se comentó, esta criatura no posee concha, y esto le ha llevado a adaptarse para adquirir otras estrategias de defensa. Así, estos invertebrados han evolucionado para almacenar sustancias químicas en orgánulos que se denominan nematocistos.

 

Estos orgánulos poseen un filamento punzante que se usa para la inyección de toxinas en la captura de presas o como defensa contra los depredadores.Las personas que lleguen a tocar al dragón azul pueden recibir una picadura muy dolorosa y potencialmente peligrosa.

¿Qué rasgos físicos caracterizan al dragón azul?

Una vez que alcanza la madurez, esta babosa puede medir hasta tres centímetros. Tiene un cuerpo plano y cónico y seis apéndices que se ramifican en extensiones, con forma de dedos.

Los «dedos» en estos lóbulos se conocen técnicamente como ceratas. En las puntas de las ceratas están las células punzantes, que pueden producir una picadura formidable si se tocan.

El color general del cuerpo es gris plateado, mientras los rinóforos (los órganos sensoriales en forma de cuernos en la cabeza), los tentáculos orales y el borde inferior son de color azul eléctrico. Además, tienen rayas azul oscuro en la cabeza.

El pie es plateado en la parte central, flanqueado por bandas de color azul claro que se unen en la cabeza. Del lado ventral, es predominantemente blanco plateado. Todas estas características otorgan a este pequeño ser un aspecto verdaderamente increíble.

Una babosa marina preciosa.
 

Majestuosidad en peligro

La distribución del dragón azul y toda la flota azul está altamente asociada a la corrientes oceánicas y limitada por la temperatura del agua (cálida). Así, las corrientes de aguas frías y templadas pueden actuar como barreras biogeográficas que controlan la dispersión de las especies.

Así pues, los efectos del cambio climático en las corrientes oceánicas pueden ser los responsables de los varamientos de criaturas de la flota azul en playas alrededor del mundo.