¿Qué es un edema pulmonar en perros?

09 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
En ocasiones, muchos procesos patológicos están relacionados con trastornos en varios sistemas orgánicos. Es el caso del edema pulmonar, afección relativamente frecuente y con múltiples causas posibles.
 

La tos de los perros puede esconder muchas afecciones. Algunas tienen relación con trastornos que se producen exclusivamente en el parénquima pulmonar, como por ejemplo procesos inflamatorios. Otros, en cambio, aunque tengan una consecuencia directa sobre el pulmón, pueden proceder de alteraciones en otro sistema.

Ya sabemos que el equilibrio en el que se mantiene el cuerpo es muy delicado. Por lo tanto, una pequeña patología en un sistema u órgano puede producir consecuencias en otro. En esta ocasión, vamos a hablar del edema pulmonar en perros.

Definición del edema pulmonar

Muchos lectores estarán familiarizados con la palabra edema, que no enema, ya que suele ser un término usado frecuentemente para describir una acumulación patológica de liquido en algunos tejidos orgánicos.

En el caso concreto del edema pulmonar, se refiere a una acumulación de liquido en el tejido pulmonar, en los espacios alveolares e intersticiales.

Edema pulmonar en perros.

¿Cómo podemos saber si nuestro perro tiene edema pulmonar?

El diagnostico del edema en los pulmones siempre tiene que venir dado por un veterinario clínico, mediante técnicas de diagnostico por imagen, normalmente rayos X.

 

El diagnostico presuntivo de edema pulmonar mediante la observación de los síntomas suele resultar complicado, ya que el sistema respiratorio tiene una variedad sintomática relativamente limitada y muchos procesos patológicos comparten los mismos síntomas.

En general, si el perro tiene edema pulmonar, puede presentar:

  • Tos, más frecuente después de pasar mucho tiempo estando tumbado. Tras estar mucho tiempo en esa posición, el liquido del pulmón, por gravedad, se “asienta”, por lo que se produce un agravamiento de este síntoma.
  • Dificultad respiratoria. Podemos observar como el perro adopta posiciones anómalas para respirar, incluso puede producir sonidos respiratorios anormales.
  • Secreción espumosas rosadas por la nariz o boca.

¿Por qué se produce?

Para explicar las alteraciones que pueden producir un edema pulmonar, vamos a dividir la clasificación en dos apartados, edema pulmonar cardiogénico y no cardiogénico.

Edema pulmonar cardiogénico

Producido por un trastorno primario localizado en el sistema circulatorio. En los pulmones normales, el liquido exuda desde los capilares pulmonares hacia el espacio intersticial y retorna a la circulación por medio de los vasos linfáticos pulmonares.

Todo ese proceso depende de la presiones circulatorias, por lo que cuando se produce una alteración de dicha presión, se exuda mas liquido del que se es capaz de recoger, provocando el consiguiente edema pulmonar.

Las posibles causas del edema pulmonar cardiogénico son:

 
  • Todo tipo de cardiopatías, como cardiopatía dilatada o restrictiva.
  • Conducto arterio-venoso persistente.
  • Problemas valvulares cardíacos, como endocardiosis valvular mitral.

Edema pulmonar no cardiogénico

Este tipo de edema pulmonar se produce cuando existe una acumulación anormal de liquido en el tejido pulmonar en ausencia de enfermedad cardíaca. Es decir, cuando no es el primero, es el segundo.

Los mecanismos implicados en el desarrollo de este tipo de edema son variados, pero están relacionados con el aumento de la permeabilidad vascular pulmonar, lo que posibilita el derrame del liquido dentro del intersticio y los alvéolos.

En general, algunas de las causas de este tipo de edema pueden ser:

  • Obstrucción de las vías respiratorias superiores. Por ejemplo, una parálisis faríngea, una lesión que traumatice en el cuello por un collar apretado o collar de castigo, procesos tumorales o abscesos.
  • Descargas eléctricas, por mordeduras de cables.
  • Enfermedad neurológica aguda, como traumatismos craneoencefalicos o convulsiones.
  • Inhalación de humo o sustancias toxicas.
  • Septicemias, es decir, infecciones generalizadas en el torrente sanguíneo.
Mal procedimiento veterinario
 

Tratamiento

Los edemas cardiogénicos suelen ser los mas habituales. El tratamiento generalmente va encaminado a tratar la causa primaria, es decir, la cardiopatía.

Por otra parte, para agilizar la absorción y eliminación de este liquido intersticial, puede estar recomendado el uso de diuréticos. De hecho, la administración de este tipo de fármacos suele estar indicada en la mayoría de los perros que sufren enfermedades cardíacas.

Los edemas no cardiogénicos, menos frecuentes, suelen remitir con la sola eliminación de la causa primaria, siempre que sea posible.