¿En qué consiste la cuniterapia?

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La cuniterapia es un tipo de terapia asistida con animales (TAA) donde la especie protagonista es el conejo.
 

Desde hace siglos, los animales han sido entrenados y utilizados para mejorar el estado emocional de los seres humanos. Este uso parte desde la propia compañía que ofrecen los animales, hasta el apoyo físico directo que algunas especies brindan durante los procesos de rehabilitación. La cuniterapia es un tipo de terapia asistida en la que el animal que brinda apoyo es un conejo.

En el mundo de la terapia asistida con animales, las especies incluidas son varias: perros, gatos, pollos, tortugas, cerdos, peces y caballos. Cada una de ellas, por su temperamento, habilidades, forma de ser y de vivir, aporta un tipo de asistencia diferente.

Por ejemplo, los perros son animales extremadamente amigables y dóciles, así que son buenos facilitando la comunicación y la interacción. Por otro lado, los caballos ayudan a la rehabilitación física y a la recuperación del tono muscular.

A pesar de que probablemente llevemos mucho tiempo dando este uso a los animales, el primer caso documentado de animales en terapia fue en 1792, en el Retiro de York, Inglaterra. En este lugar se utilizaron animales de granja -como los conejos- para mejorar el estado anímico de los pacientes con enfermedades mentales.

 

Actualmente, es fácil apreciar como el perro es el animal de asistencia por excelencia. No obstante existen muchos otros, y cada uno de ellos puede ofrecer distintas ayudas. ¡Te animamos a seguir leyendo y descubrir más sobre la cuniterapia o terapia asistida con conejos!

¿Por qué el conejo?

La terapia asistida por animales es un método complementario durante la rehabilitación de muchas patologías humanas, tanto físicas como psicológicas. Como ya dijimos, el perro es el animal de terapia más utilizado. No obstante, el conejo también puede utilizarse como una especie alternativa.

Dieta del conejo

Existen varias características y cualidades que hacen del conejo un buen animal de terapia. Entre ellas encontramos:

  • Pequeño tamaño.
  • Inteligente y amigable con los humano.
 
  • Juguetón.
  • De fácil sociabilización y manejo.
  • Buena comunicación corporal para transmitir qué le gusta y qué no.

Por otro lado, entre los conejos y los niños puede crearse un vínculo fuerte, ya que el conejo es un animal popular en la infancia.

La literatura infantil está repleta de conejos, por lo que es normal que los niños de entre 7 y 10 años se sientan atraídos por estos adorables animales. Como resultado, la cuniterapia puede provocar sentimientos muy positivos en los niños y, además, mejora su imaginación.

Según los estudios llevados a cabo en distintos hospitales infantiles, el conejo es fácilmente aceptado por los niños con problemas emocionales o físicos.

Beneficios de la cuniterapia

Al igual que otros tipos de terapias con animales, la cuniterapia aporta muchos beneficios en la salud general de los niños.

Promueve la comunicación y expresión 

Al ser una experiencia positiva, relajada y divertida, los niños se ven mentalmente estimulados, por lo que están deseosos de compartir la experiencia con las personas en las cuales confían, como su familia o cuidadores.

 

Además, normalmente estos jóvenes se encuentran en etapas o momentos muy duros de sus vidas y, estar un rato con conejos les distrae de su realidad.

Fomenta la aceptación del contacto físico

Habitualmente, los niños que entran en estas terapias suelen tener poco contacto físico con otras personas, debido a causas muy variadas. El hecho de que el conejo acepte los mimos y los abrazos por parte del niño fomenta su desarrollo de las capacidades comunicativas de contacto.

Niño y conejo

Implica momentos de relajación

Como ocurre con todos los animales de terapia, poder acariciar tranquilamente a un animal y que este lo acepte crea momentos de relajación. La disminución del estrés trae grandes beneficios al cuerpo y ayuda a su sanación.

Cuidado del conejo durante la cuniterapia

 

Cuando trabajamos con animales de terapia no podemos olvidar que son seres vivos con emociones complejas y que merecen un gran respeto.

Por ello, durante las sesiones de terapia, siempre hay presente un asistente que sigue un riguroso protocolo diseñado conjuntamente por psicólogos y veterinarios. De esta manera se certifica el bienestar animal y su integridad física y mental.

La gran labor de los animales de asistencia

A través de las investigaciones y las experiencias recogidas de centros hospitalarios, organizaciones de personas ancianas y otras instituciones, queda patente lo beneficiosos que pueden llegar a ser los animales. No obstante, es un área aún en desarrollo. Nosotros debemos seguir aprendiendo de ellos y, ellos de nosotros.

 
  • Loukaki, K., Koukoutsakis, P., & Kostomitsopoulos, N. (2010). Animal welfare issues on the use of rabbits in an animal assisted therapy program for children. Journal of the Hellenic Veterinary Medical Society, 61(3), 220-225.
  • Macauley, B. L. (2006). Animal-assisted therapy for persons with aphasia: A pilot study. Journal of rehabilitation research and development, 43(3), 357.
  • Stanley-Hermanns, M., & Miller, J. (2002). Animal-Assisted Therapy: Domestic animals aren't merely pets. To some, they can be healers. AJN The American Journal of Nursing, 102(10), 69-76.
  • Parshall, D. P. (2003). Research and reflection: Animal‐assisted therapy in mental health settings. Counseling and Values, 48(1), 47-56.