Enfermedades que generan dificultad respiratoria en perros

01 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
El origen de una respiración difícil y problemática en los perros es bastante variado. Esto hace que tanto los dueños como el veterinario se encuentren con un verdadero desafío para evitar complicaciones.

Existen numerosas patologías que desencadenan en una dificultad respiratoria en perros. El historial, los síntomas y el examen físico suelen ser suficientes para determinar qué áreas del aparato respiratorio están implicadas. De esta manera, el veterinario puede ser más eficaz a la hora de determinar un diagnóstico adecuado.

Para ello, el tracto respiratorio se divide en varias zonas: vías respiratorias, parénquima pulmonar (el propio tejido que forma el órgano) y el espacio pleural. Si quieres saber más de este mundo de patologías en canes, continúa leyendo.

Enfermedades que generan dificultad respiratoria en perros

A continuación, hablaremos de una serie de patologías que afectan al aparato respiratorio y que cursan con dificultad al respirar.

Patologías de las vías respiratorias superiores

En primer lugar, las vías aéreas superiores están formadas por las fosas nasales, la boca, la faringe, la glotis y la epiglotis. Las patologías que afectan a estos órganos suelen cursar con sonidos respiratorios anormales fuertes. Es lo que se conoce como estridores o estertores y son audibles sin la necesidad de usar un fonendoscopio.

Por norma general, la dificultad respiratoria originada en vías altas deriva de una obstrucción. Esto hace que los síntomas empeoren con el ejercicio o la excitación, porque aumenta el estrechamiento de las vías. Sin embargo, en reposo, los parámetros respiratorios pueden llegar a ser casi normales.

Este retorno de la función pulmonar a la normalidad en reposo es uno de los principales signos de obstrucción de vías respiratorias superiores.

Muchos pacientes con estas patologías llegan a la clínica veterinaria con episodios de fiebre recurrentes. Son incapaces de termorregularse eficazmente porque, durante el jadeo, el volumen de aire que pasa sobre la lengua es insuficiente.

Además, el aumento de la temperatura inicia un círculo vicioso. Estimula el aumento de la frecuencia respiratoria y de los jadeos, estrechando aún más las vías respiratorias.

Un perro pequeño de ojos marrones.

¿Cuáles son las causas más habituales de obstrucción?

Es importante tener en cuenta que las razas braquicéfalas (como el bulldog o el carlino) están predispuestas genéticamente a tener las vías superiores obstruidas. Algunas de las causas más habituales de estas obstrucciones son las siguientes:

  • Parálisis de la laringe.
  • Colapso traqueal.
  • Pólipos o tumores en la luz de las vías respiratorias superiores.
  • Aspiración de cuerpos extraños.

Patologías de las vías respiratorias inferiores

En este caso, se podrán ver afectadas la laringe, la tráquea, los bronquios, los bronquiolos y los alvéolos. Lo más habitual es que se traten de anomalías de los bronquios y bronquiolos, de origen inflamatorio, y la tos es el hallazgo clínico más común. Por lo general, es una tos áspera y tiende a exacerbar la inflamación, creando un nuevo círculo vicioso.

¿Cuáles son las causas más habituales?

Lo normal es que exista una obstrucción de las vías más cercanas al pulmón por un aumento de la producción de moco. Este moco se va acumulando y debilita el resto del aparato respiratorio. De ahí que, a menudo, se compliquen con una bronconeumonía.

Entre las causas más comunes de estas patologías destacan:

  • La bronquitis crónica canina.
  • Las masas o cuerpos extraños en la luz de las vías respiratorias inferiores.

Patologías del parénquima pulmonar

Cualquier enfermedad que afecte al pulmón cursará con diversos grados de hipoxia (deficiencia de oxígeno en sangre) y, por lo tanto, malestar respiratorio. Esto se debe a un desajuste de la ventilación debido a la inflamación o cierre de los alvéolos.

En la auscultación es habitual escuchar sonidos respiratorios anormales, como crepitaciones. También es necesario analizar de forma detenida el corazón del can por si hubiese signos de insuficiencia cardíaca congestiva.

Si existe tos, esta suele ser productiva. Es decir, suave y húmeda, para eliminar las secreciones derivadas de la inflamación pulmonar.

¿Cuáles son las causas más habituales?

Te presentamos las causas más habituales de enfermedades del parénquima pulmonar:

  • Neumonía, existiendo varios tipos. Por ejemplo la neumonía por aspiración después de haber vomitado.
  • Edema y hemorragia pulmonar, a fin de cuentas, una acumulación anormal de líquido en el pulmón. Típico, por ejemplo, de las insuficiencias cardíacas congestivas.
  • Enfermedad tromboembólica pulmonar.
  • Tumores.

Patologías del espacio pleural

El espacio pleural se define como el hueco virtual entre la pared del tórax y los órganos torácicos. Es virtual porque realmente solo existe un verdadero espacio en caso de patología, es decir, en caso de que en su interior se acumule líquido o aire de forma indebida.

Esto generará algún grado de disfunción pulmonar con un aumento de la frecuencia respiratoria y disnea. Además, al auscultar el tórax los sonidos pulmonares y cardíacos estarán disminuidos o apagados. ¿Por qué? porque hay una sustancia extraña ocupando ese espacio virtual y alejando los órganos de la pared torácica.

Los derrames pleurales se clasifican según el tipo de fluido que contengan. Uno de los más comunes es el hemotórax (acumulación de sangre) tras un accidente, o el neumotórax, por ejemplo cuando se rompe una costilla y atraviesa la pared torácica permitiendo la entrada de aire.

Dificultad respiratoria en perros.

Protegiendo la respiración canina

A la hora de la verdad, el diagnóstico exacto de la causa de este problema es un auténtico reto para el veterinario. Las posibilidades son casi infinitas y en muchas ocasiones suceden varias cosas a la vez, sobre todo cuando se trata de una enfermedad infecciosa.

Por lo tanto, la realización de pruebas complementarias como análisis o radiografías pueden ser las mejores aliadas de un profesional en apuros para averiguar los motivos de una dificultad respiratoria en perros.