Todo sobre la esfinge de la muerte africana

19 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La esfinge de la muerte es una polilla famosa por el dibujo de su tórax en forma de calavera humana.

La polilla de la esfinge de la calavera o esfinge de la muerte es uno de los lepidópteros más llamativos del mundo de los insectos. Su gran tamaño y el patrón que recuerda a una calavera de su tórax la hacen fácilmente reconocible.

Su aspecto le ha hecho ser digna de mención en la literatura y el cine, pues este fascinante invertebrado aparece detallado en obras como Drácula o El silencio de los corderos, de ahí su fama. Si quieres saber más acerca de este lepidóptero, continúa leyendo.

La esfinge de la muerte: la polilla de los cuentos de terror

La especie Acherontia atropos es procedente del África subtropical, pero podemos verla en Europa ya que realiza su migraciones periódicas al continente europeo, como las Islas Canarias.

Estos insectos pueden recorrer distancias tan largas gracias a su velocidad, pues se consideran las polillas más veloces del planeta, ya que alcanzan cerca de 50 kilómetros por hora.

La esfinge de la muerte es un lepidóptero grande, de unos 9 a 12 centímetros de envergadura. Su cuerpo es grueso y largo, con unas alas anteriores triangulares de color negruzco en el dorso, punteadas de amarillo.

Las alas posteriores son más pequeñas y amarillas con franjas aserradas negras. Sobre su tórax se encuentra el característico dibujo de una calavera amarilla, sobre un fondo negro.

Una oruga grande de polilla.

Del huevo a la polilla

Como el resto de lepidópteros, su ciclo de vida tiene cuatro fases: huevo, oruga, crisálida o capullo y mariposa o polilla, la fase adulta.

Las hembras dejan su puesta en el dorso de las hojas de las plantas solanáceas: patatas, tomates y caquis. Aún así, su huésped habitual es el olivo, y por ello la especie suele frecuentar las zonas con una gran densidad de estos árboles.

Las orugas de la esfinge de la muerte también son muy llamativas. Son grandes (120–130 milímetros), de color amarillo verdoso y con unas líneas azuladas y punteadas en forma de V que recorren todo su cuerpo. También hay otra forma de color pardo con la cabeza blanca.

En su extremo posterior, la oruga presenta una protuberancia, típico de las larvas de la familia Sphingidae. El nombre de esfinges hace referencia a la postura que adoptan las orugas de esta familia, semejantes a la de una estatua, con la cabeza y el tórax en posición erguida.

En su estadio final, las orugas excavan galerías subterráneas profundas de unos 30 centímetros, donde se entierran para pasar a la fase de crisálida, de la que emergerá finalmente un adulto.

La esfinge de la muerte chilla y muerde

Cuando la esfinge de la muerte se siente amenazada, abre sus alas dejando ver su abdomen y emite una especie de chillido que asusta al atacante. Además, estos lepidópteros pueden a llegar a morder si se sienten en verdadero peligro, por lo que es mejor no molestarlos.

Se trata de la única polilla capaz de producir un sonido audible para los humanos. Recordemos que algunas polillas son capaces de emitir ultrasonidos (fuera de nuestro espectro auditivo) para interferir con la ecolocalización de los murciélagos, que suelen ser sus principales depredadores, y así, despistarlos.

Las polillas que confunden a las abejas

Las esfinges de la muerte sienten una gran predilección por la miel y por esto es bastante común encontrarlas cerca de los panales de abejas.

Para robar la miel sin ser detectadas por las abejas, estas polillas utilizan una feromona que las convierte en «químicamente invisibles» en la colmena. Su olor, similar al resto de las abejas, las camufla en sus pequeños hurtos. De este modo se alimentan de la miel de los panales.

Existen otras teorías que intentan explicar sus viajes a la colmena. El sonido que producen parece ser similar al que realiza la abeja reina y el dibujo de su tórax puede confundirse con la cara de otra abeja del panal, sin embargo, la hipótesis más reciente y cimentada es el camuflaje por olor.

La cabeza de la esfinge de la muerte africana.

La esfinge de la muerte es una polilla fascinante no solo por su aspecto, sino por las estrategias de defensa y camuflaje que presenta para sobrevivir en la naturaleza.

El halo de misterio y superstición que envuelve a esta especie la convierte en una pieza esencial de muchos coleccionistas de insectos, así como un sujeto de estudio perfecto para el mundo de la entomología.

  • Moritz, R.F.A., Kirchner, W.H. & Crewe, R.M. Chemical camouflage of the death's head hawkmoth (Acherontia atropos L.) in honeybee colonies. Naturwissenschaften 78,179–182 (1991).
  • Muy interesante. La esfinge de la muerte.
  • Acherontia atropos. Mariposario de Benalmádena.