Estimulación mental en perros: una cuestión de juego

17 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La estimulación mental en perros provoca reacciones fisiológicas y conductuales positivas, las cuales definen su calidad de vida en cierto modo.

La estimulación mental en perros a través del juego produce una gama de emociones positivas. Reportes científicos establecen que, cuando el juego se practica regularmente y en un ambiente gratificante, este desencadena respuestas a nivel del sistema nervioso central. A su vez, estos estímulos provocan reacciones fisiológicas y conductuales beneficiosas en el animal.

En las líneas posteriores discutiremos cómo las actividades de juego aportan esta estimulación mental en perros, pues no debemos olvidar que al fin y al cabo son animales con instintos que satisfacer.

La importancia del juego

A día de hoy, está universalmente aceptado que los animales sienten dolor y pueden sufrir. También entendemos que el «bienestar animal» no es solo la ausencia de dolor y miedo, sino el predominio de un entorno de enriquecimiento.

Es importante mencionar que el placer generalmente se evalúa en el contexto de la estimulación sensorial momentánea, como el deleite del gusto. Sin embargo, el «bienestar o calidad de vida» se refiere a un estado interno más prolongado, asociado a la estimulación mental.

El juego es importante porque ofrece a las mascotas la oportunidad de ejercitar el cuerpo a la vez que exploran el entorno y aprenden nuevas habilidades.

Enriquecimiento en la vida del perro.

¿Qué pasa cuando un perro no juega?

Por sus condiciones de vida, los animales domésticos y en cautiverio suelen ser receptores pasivos de estimulación. Esto quiere decir que no pueden elegir ni controlar sus experiencias y opciones de comportamiento. Por tal razón, algunos seres vivos sociales forzados al encierro y la soledad pueden padecer de aburrimiento.

Algunas de estas conductas de aburrimiento se han descrito en perros que carecen de estimulación física y mental. Los signos de aburrimiento son variados, pero suelen incluir un aumento de la somnolencia y episodios de inquietud, además de conductas de evitación y búsqueda de sensaciones, que por desgracia sus tutores perciben como mal comportamiento.

Así, la carencia de estimulación sensorial o cognitiva ocurre cuando el animal no tiene oportunidades de ejercicio, exploración y/o aprendizaje. Existe evidencia de que los animales sin apropiada estimulación mental tienen vías neurales debilitadas, y de hecho, sus cerebros se vuelven físicamente más pequeños.

¿Por qué es importante el juego en la estimulación mental en perros?

Sin duda, el grado de bienestar animal es difícil de medir. Aún así, la evidencia de estudios recientes muestra que los animales se benefician de la creación de situaciones que enriquecen sus experiencias. Tales situaciones incluyen:

  • La anticipación de recompensas positivas.
  • Las oportunidades que se brindan a los animales para recopilar información, como en la resolución de problemas.
  • Las experiencias emocionales positivas que se mantienen en el tiempo o que se repiten con regularidad.

¿Cómo actúa la estimulación mental en perros?

Según estudios científicos, las experiencias de resolución de problemas son intrínsecamente motivadoras. Durante la estimulación mental en perros se produce la liberación de dopamina, un mediador asociado al aprendizaje y a la consolidación de la memoria.

Los investigadores señalan que la dopamina —un neurotransmisor del sistema nervioso autónomo— actúa en la respuesta fisiológica ante las recompensas. Estas respuestas son vitales para el control del comportamiento motivado por las experiencias pasadas.

Así es como la dopamina se asocia al refuerzo positivo frente a estímulos gratificantes.

¿Existe una edad en la que el perro no necesita jugar?

Durante los primeros años de vida, los perros muestran naturalmente una marcada inclinación al juego y la exploración. De todas formas, a medida que va instaurándose el proceso de envejecimiento, es usual que disminuya la vitalidad.

A la par, puede disminuir en el hogar la oferta de estimulación mental y física a las mascotas. Con frecuencia, los tutores piensan que, en el perro mayor, la disposición al juego está reducida.

Sin embargo, la necesidad de estimulación mental en perros persiste a lo largo de toda la vida. Existe evidencia científica que demuestra que limitar estas actividades podría conducir a un envejecimiento acelerado en los perros.

En consecuencia, la falta de actividades de estímulo puede resultar en una reducción en la calidad de vida del animal y repercutir en el debilitamiento del vínculo entre el perro y su dueño. También hay evidencia de que la estimulación constante, a lo largo de la vida, está asociada al mantenimiento de la función cognitiva en perros ancianos.

Juegos ideados para la estimulación mental en perros

Una vez cimentada la importancia de los juegos en la vida del perro, te presentamos algunos muy fáciles de realizar:

  • Buscar golosinas: requiere práctica y es una manera fácil y divertida de desafiar su olfato. Le da a tu perro la oportunidad de usar algunos de sus instintos naturales para trabajar por la comida.
  • Juguetes que dispensan alimentos: objetos que buscan que tu perro trabaje para descubrir cómo obtener la comida que has puesto dentro.
  • Rompecabezas de perros: los rompecabezas para perros vienen en muchas formas y tamaños y están disponibles en la mayoría de las tiendas de artículos para mascotas. Algunos de ellos son bastante desafiantes, y otros, de naturaleza básica para principiantes.
  • Adivinar la mano: es una forma fácil de estimular el cerebro de tu perro y lo único que necesitas para empezar son algunas golosinas. El juego consiste en tomar algunas golosinas en una de tus manos y hacer al perro adivinar en cuál se encuentran. Rápido y sencillo.
  • Adivinar la taza: es otro juego mental simple para perros. Se usan tres tazas, una golosina se esconde debajo de una de ellas —mientras el animal mira— y luego se barajan. Este juego le dará la oportunidad de trabajar en sus habilidades para resolver problemas.
  • El escondite: es un divertido juego interactivo muy estimulante. Haz que tu perro se siente en una posición quieta, encuentra un escondite, llámalo y felicítalo cuando te encuentre. Este juego le permite a tu mascota usar algunas de sus habilidades naturales de rastreo de olores.
  • Guardar los juguetes: usa un contenedor y ensénale a tu perro como guardar sus juguetes. Los canes disfrutan aprendiendo nuevas habilidades.
Un perro contento sobre un fondo azul.

El bienestar animal

En la actualidad, existen movimientos sociales que trabajan a favor de que los animales puedan tener una vida «buena» y no solo una existencia «no tan mala». Esta tendencia se ha hecho sentir, pues está popularizando la necesidad de brindar experiencias enriquecedoras a las mascotas domésticas.

En general, estas prácticas buscan potenciar estados emocionales positivos a largo plazo y mantener una buena función cognitiva en los animales. Esta rama ideológica también es de interés científico, pues ahondar en el conocimiento de los mecanismos fisiológicos que subyacen al proceso de  estimulación mental de los canes también es fascinante.

  • Wallis, L. J., Range, F., Kubinyi, E., Chapagain, D., Serra, J., & Huber, L. (2017, November). Utilising dog-computer interactions to provide mental stimulation in dogs especially during ageing. In Proceedings of the Fourth International Conference on Animal-Computer Interaction (pp. 1-12).
  • McGowan,  R,  Rehn,  T,  Norling,  Y,  and  Keeling,  L. 2014.   Positive   affect   and   learning:   exploring   the “Eureka Effect” in dogs. Anim. Cogn.17, 3, 577–587. https://link.springer.com/article/10.1007/s10071-013-0688-x
  • Wise,  RA.  (2004).  Dopamine,  learning  and  motivation. Nat. Rev. Neurosci.5, 6 , 483–494.  http://e.guigon.free.fr/rsc/article/WiseRA04.pdf
  • Boissy,  A, Manteuffel, G, Jensen, M, Moe, R, ...and Aubert,  A.  (2007).  Assessment  of  positive  emotions  in animals to improve their welfare. Physiol. Behav.92, 3, 375–397.
  • Rooney, NJ, Bradshaw, JW., and Robinson, IH. (2000). A   comparison   of   dog–dog   and   dog–human   play behaviour. Appl. Anim. Behav. Sci.66, 3, 235–248 https://scentdogsaustralia.com/uploads/3/4/6/0/34604456/dog_dog_dog_human_play.pdf