¿Existen los insectos resistentes a insecticidas?

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Los insectos pueden volverse resistentes a algunos insecticidas mediante mecanismos genéticos de selección natural. Descubre cómo lo hacen.

Si algo nos enseña el reino animal día a día es el impresionante potencial adaptativo de diversas especies. Muchos seres vivos se acostumbran a las circunstancias más adversas que tratan de acabar con sus poblaciones, como por ejemplo, la aplicación de venenos y compuestos tóxicos en un entorno agrícola. Puede resultarnos sorprendente, pero algunas especies de insectos se han vuelto resistentes a ciertos insecticidas tras muchos años de exposición.

¿Cómo se desarrolla esta inmunidad? ¿qué efectos tiene este potencial adaptativo sobre el entorno agrícola? A continuación, te resolvemos esas preguntas y muchas más.

El insecticida ideal

Antes de entrar de lleno en el mundo de las resistencias a insecticidas, es esencial conocer de forma somera cómo funcionan. En general, estos son compuestos químicos que actúan sobre diferentes sistemas del invertebrado. Se dividen en estas cuatro categorías principales:

  1. Los que tienen acción sobre el sistema muscular o nervioso de las larvas, por ejemplo los piretroides.
  2. Otros actúan inhibiendo el crecimiento y desarrollo de las larvas, por ejemplo, imposibilitando la síntesis de quitina, compuesto esencial para el exoesqueleto de los insectos.
  3. Los que tienen acción sobre el sistema muscular o nervioso de los adultos, por ejemplo los carbamatos.
  4. Algunos basan su mecanismo de acción en romper las membranas digestivas de los insectos adultos. Esto se consigue con bacterias como Bacillus thuringiensis, que genera cristales protéicos que acaban con la vida del animal.

Además de sus mecanismos de acción, un insecticida tiene que cumplir diversos requisitos para considerarse una solución ideal ante una plaga. Entre ellos figuran los siguientes:

  • Gran especificidad, es decir, que afecte únicamente a la especie problemática y no genere daños al resto de la fauna.
  • Que tenga una baja toxicidad para animales humanos y no humanos.
  • Baja dosis letal, que sea efectivo con poca cantidad.
  • Bajo coste de producción.
  • De característica latente pero que no sea acumulable. Esto es, que permanezca viable por el tiempo suficiente para acabar con la plaga pero que no se acumule en las cadenas tróficas tras haber actuado.

Como podemos observar, fabricar un insecticida efectivo no es tarea fácil. A pesar de los esfuerzos humanos de maximizar la letalidad para las especies objetivo sin causar daños en el medio, existen especies de invertebrados que han conseguido sortear esta sentencia de muerte. A continuación, te mostramos cómo lo han logrado.

Un tractor con plaguicida rociando un cultivo.

¿Existen los insectos resistentes a insecticidas?

Según el Comité de Acción de Resistencia a los Insecticidas (IRAC), esta resistencia se define como un cambio heredable en la población del insecto plaga que se refleja en repetidos fallos en la eficacia del químico. Aunque no lo parezca, estamos ante un mecanismo de selección natural muy evidente. Pongamos un ejemplo:

Las poblaciones de insectos, como del resto de animales y plantas, sufren mutaciones a lo largo del tiempo. Desde un punto de vista teórico, una de estas variaciones genéticas podría otorgar resistencia a un insecticida dado, convirtiendo a estos individuos en R+. Este no es un mecanismo voluntario propio del animal, pues las mutaciones son aleatorias.

Estos insectos R+ sobrevivirían al rociamiento del compuesto químico, por lo tanto serían los únicos en reproducirse. Así pues, poco a poco, todos los individuos de la población que no sean R+ terminarían siendo sustituidos por sus compañeros resistentes. La velocidad a la que se desarrolla la resistencia depende de varios factores:

  • Cómo de rápido se reproducen los insectos.
  • El rango migratorio de las especies plaga.
  • La persistencia y especificidad del insecticida.
  • El tiempo y el número de rociamientos del insecticida sobre la población a erradicar.

Posibles soluciones

Es por esta resistencia adquirida que la IRAC actualiza documentos informativos acerca de la utilización de los insecticidas y la gestión de los cultivos agrícolas. Se recomienda, por ejemplo, hacer rotaciones en los químicos utilizados con cierta periodicidad. Al tener distintos métodos de acción, se evita que una serie de individuos de la plaga sobresalgan por encima del resto durante un tiempo prolongado.

Estos documentos también subrayan la importancia de administrar siempre las dosis recomendadas en los envases, pues la aplicación de una cantidad sub-letal selecciona de forma muy rápida a los insectos medianamente resistentes al insecticida.

Insectos comiéndose una planta.

Como hemos podido ver, la naturaleza presenta respuestas adaptativas ante cualquier situación. Las especies animales son dinámicas, cambiantes y la selección natural actúa sobre ellas, eligiendo siempre a los individuos más aptos. Los insectos resistentes a insecticidas son un claro ejemplo de ello.

Así pues, la lucha entre el sector agrícola y la propia evolución se mantiene (y se mantendrá) a lo largo del tiempo. Mientras los humanos idean formas más eficaces de controlar las plagas, los integrantes de ellas luchan por sus supervivencia.

 

 

  • Piretroide, wikipedia. Recogido a 23 de julio en https://es.wikipedia.org/wiki/Piretroide
  • Resistance, IRAC. Recogido a 23 de julio en https://irac-online.org/about/resistance/