¿Por qué los gatos tienen bigotes en sus patas delanteras?

09 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
¿Sabías que los gatos tienen bigotes en la parte posterior de sus patas delanteras? Echa un vistazo: se llaman vibrisas carpianas y forman parte de su sexto sentido
 

¿Te sorprende? Los gatos tienen bigotes en sus patas delanteras y es posible que, hasta hoy, no hayas reparado en ellos. Si nunca antes los habías visto, mira a tu gato ahora: notarás que son exactamente iguales a los de las cejas y la barbilla. Los bigotes en sus patas crecen desde la parte posterior de las patas alrededor del quinto dedo.

La anatomía del bigote

Todos los bigotes se conocen por el término técnico de vibrisas. Los bigotes ubicados en las patas del gato se llaman vibrisas carpianas.

Primero, es necesario reconocer que los bigotes no son pelos comunes. Bajo la piel, sus folículos pilosos se distinguen del pelaje ordinario del gato tanto en su estructura como en su función.

Son de textura mucho más rígida y están incrustados más profundamente en el cuerpo del gato que el pelaje ordinario. Un rasgo particular de los bigotes de las patas es que son exquisitamente sensibles; están altamente inervados e irrigados por la sangre. Por esta razón, el contacto más ligero con los bigotes envía información del entorno al cerebro.

Bigotes del gato

¿Se conoce por qué los gatos tienen bigotes en sus patas?

 

Recordemos primero qué son los bigotes y qué hacen. Los bigotes son pelos gruesos que crecen dentro de una célula sensorial y su función principal es detectar movimientos. Y son muy buenos en eso.

Los bigotes faciales son tan sensibles que permiten detectar, incluso, pequeñas corrientes de aire; les funcionan como radares. Así, estos bigotes ayudan a los gatos a cazar, orientarse y anticipar movimientos.

Ahora bien, los gatos tienen bigotes en las patas no para calcular el espacio por el que están a punto de atravesar, pues esa es la función de los bigotes de la cara.

Los bigotes de las patas delanteras les ayudan a calcular la posición de su presa. Así, son importantes para los gatos cuando se trata de atrapar y mantener cautiva a su ‘víctima’.

Algunos estudios de los bigotes carpianos sugieren su función en el ajuste de la rigidez de las piernas, con lo que anticipa el paso en función de los diferentes sustratos que encuentra, una función interesante que se está tratando de aplicar en la locomoción robótica.

Los bigotes en las patas son vestigios de una vida salvaje. Si bien los gatos domésticos de hoy en día no tienen que cazar su comida, muchos todavía lo hacen por elección.

Las vibrisas carpianas, elementos clave en el sexto sentido felino

Es oportuno recordar que los gatos no tienen una visión corta particularmente aguda, lo que significa que cuando un gato está increíblemente cerca de algo, como una presa, no podrá para ver sus pequeños movimientos.

 

Por supuesto, que la percepción en estas circunstancias puede marcar la diferencia entre una captura exitosa y volver a casa con hambre. Los bigotes carpianos ayudan a compensar la visión felina.

Gato acechando ratón

Los gatos tienen bigotes porque los necesitan y nunca debes cortarlos

Otro error común es suponer que se deben recortar los bigotes de los gatos. Algunos gatos, como el cornish rex, incluso tienen sus bigotes faciales rizados, por lo que algún dueño podría pensar que no sería perjudicial enderezarlos con un poco de recorte. ¡Es una equivocación!

Nunca deben recortarse los bigotes de un gato. Sin sus pelos táctiles, los gatos se vuelven muy desorientados y asustadizos.

En resumen, los bigotes permiten a los gatos medir y dar sentido a su entorno. Los gatos necesitan que sus bigotes permanezcan intactos, y es que usan sus bigotes de la misma manera que nosotros usamos los receptores táctiles en las puntas de nuestros dedos para palpar en la oscuridad y alertarnos sobre situaciones potencialmente dolorosas.

 
  • Ahl, A. S. (1986). The role of vibrissae in behavior: a status review. Veterinary research communications, 10(1), 245-268.
  • Nilsson, B. Y., & Skoglund, C. R. (1965). The tactile hairs on the cat's foreleg. Acta Physiologica Scandinavica, 65(4), 364-369.
  • Helbig, T., Voges, D., Niederschuh, S., Schmidt, M., & Witte, H. (2014, July). Characterizing the Substrate Contact of Carpal Vibrissae of Rats during Locomotion. In Biomimetic and Biohybrid Systems: Third International Conference, Living Machines 2014, Milan, Italy, Proceedings (Vol. 8608, p. 399). Springer.
  • Schmidt, M., Witte, H., Zimmermann, K., Niederschuh, S., Helbig, T., Voges, D., ... & Steigenberger, J. (2014, September). Technical, non-visual characterization of substrate contact using carpal vibrissae as a biological model: an overview. In Proceedings of the 58th International Scientific Colloquium.