¿Cuál es el hábitat de la araña roja y cómo afecta a la agricultura?

13 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La araña roja es uno de los tipos de plagas más comunes entre los cultivos anuales y provoca una gran pérdida en productividad de la agricultura.

Lejos de lo que pudieras llegar a pensar, la araña roja no es una araña, aunque ambas están bastante relacionadas. Estos artrópodos son ácaros del género Tetranychus, de la clase de los arácnidos junto a las arañas, escorpiones o garrapatas. Una de las principales características de estos animales es que suelen ser plagas para los cultivos.

Debido a este hecho, las arañas rojas han sido bien estudiadas y, a pesar de su diversidad de especies y la dificultad para distinguirlas en el campo, su historia biológica es muy similar. Esto quiere decir que escogen hábitats similares, tienen ciclos reproductivos casi idénticos y, lo que es más sorprendente, todas construyen telarañas. 

Las hojas: el hogar de la araña roja

Como dijimos, la araña roja es un animal plaga típico de los cultivos. Estos artrópodos forman colonias muy numerosas en el envés de las hojas de las plantas. Bajo ellas, construyen finas telarañas que las diferencian de otras plagas como el pulgón o los trips, que también viven bajo las hojas.

Estos animales pueden vivir en casi cualquier tipo de planta cultivada, siempre y cuando tengan hojas verdes donde formar la colonia y alimentarse y la temperatura sea adecuada.

ácaros en plantas.

Ciclo de vida

En las zonas cálidas del planeta, estos ácaros pueden reproducirse y alimentarse durante todo el año, ya que las plantas mantienen sus hojas verdes. Por otro lado, en las áreas con inviernos fríos y donde no existen cultivos o están formados por árboles de hojas caducas, la araña roja es capaz de hibernar

Para ello, las hembras se aparean cuando comienzan a bajar las temperaturas, para así entrar en un letargo equipadas con la siguiente generación de ácaros. Al desaparecer las hojas, se esconden tras las cortezas de los árboles o incluso en restos vegetales que pueda haber en el suelo.

Cuando llega la primavera, las hembras despiertan y comienzan a poner huevos.

Si la temperatura es estable y cálida y no surgen problemas con respecto a la humedad, estos animales pueden completar un ciclo reproductor en menos de una semana. Esto quiere decir que, desde que la hembra pone los huevos, solo transcurren siete días para que esa generación llegue al estado adulto.

Diferenciar a los adultos de los juveniles es relativamente fácil. Los adultos tienen ocho patas y el cuerpo ovalado y además poseen dos manchas oculares rojas en la cabeza. Las hembras tienen una mancha grande y oscura en el cuerpo que, además, está cubierto de cerdas, lo que les da un aspecto peludo.

Los ejemplares juveniles tienen el mismo número de patas pero son mucho más pequeños que los adultos. Las larvas recién salidas del huevo, que son como pequeñas gotitas brillantes, solo tienen seis patas.

Cuando una planta está extremadamente infectada y comienza a morir, las hembras de araña roja son capaces de transportarse a otras plantas gracias a las corrientes de aire. Al final de la época cálida, las colonias de ácaros comienzan a disminuir ya que aumentan sus depredadores y las temperaturas bajan.

¿Qué daños produce la araña roja a los cultivos?

Una plaga de araña roja puede afectar gravemente a la agricultura, aunque no todos los cultivos se ven dañados por igual. El perjuicio producido depende en gran medida del momento en el que ocurra la infestación.

La forma que tienen estos animales de alimentarse se basa en chupar el contenido celular de las plantas. Generalmente, una pequeña población de araña roja no supondrá ningún problema, pero si el número de individuos aumenta, las plantas podrían llegar a morir o reducir de forma drástica su productividad.

En un comienzo, la parasitación por ácaros se detecta como un punteado claro en las hojas. Poco a poco, estas hojas se vuelven amarillentas hasta que se secan y caen al suelo. Cuando la infección es grave, toda la planta acaba cubierta por telarañas de araña roja, incluidos los frutos y ramas.

En los cultivos de árboles frutales, una pérdida poco significativa de hojas no causará ningún daño a la planta. No obstante, si la infestación se produce durante la primavera o comienzos del verano, puede afectar a la cosecha del siguiente año.

Por otro lado, en los cultivos de hortalizas anuales, como el calabacín, la fresa, el melón o la calabaza, una infestación por araña roja puede provocar un impacto crítico en las producción de ese año. 

En las plantas de leguminosas, como los guisantes o las habas, la araña roja no ataca a las hojas, sino a las propias vainas. De esta manera, el daño a la producción es directo.

Ácaros atacando cultivos.

Por último, además del daño a la agricultura, estos animales pueden infectar campos de plantas ornamentales, como las rosas. Así, dan a las flores un aspecto enfermo, por lo que no pueden ser vendidas.

Como hemos visto, la araña roja es una plaga importante en muchísimos tipos de cultivos. Un buen control biológico con cultivos rotatorios, además de un buen uso del suelo, pueden prevenir las pérdidas económicas que este invertebrado causa.

  • Clotuche, G., Mailleux, A. C., Yano, S., Detrain, C., Deneubourg, J. L., & Hance, T. (2013). Settlement decisions by the two-spotted spider mite Tetranychus urticae. Comptes Rendus Biologies, 336(2), 93-101.
  • Ellner, S. P., McCauley, E., Kendall, B. E., Briggs, C. J., Hosseini, P. R., Wood, S. N., ... & Murdoch, W. W. (2001). Habitat structure and population persistence in an experimental community. Nature, 412(6846), 538-543.
  • Morris, M. A. (1998). Biological control of Tetranychus urticae (Koch) on peppermint by Neoseiulus fallacis (Garman): density relationships, overwintering, habitat manipulation and pesticide effects.
  • Suzuki, T., Kojima, T., Takeda, M., & Sakuma, M. (2013). Photo-orientation regulates seasonal habitat selection in the two-spotted spider mite, Tetranychus urticae. Journal of Experimental Biology, 216(6), 977-983.