La hibernación del lirón, el roedor dormilón

17 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El lirón careto es un pequeño roedor que habita en la península Ibérica. Descubre las características únicas de la hibernación de este tierno animal.

¿Alguna vez has oído la frase “dormir como un lirón”? Esta frase es bastante ajustada para los dormilones, pues este animal hiberna una media de 7 meses al año, cuando las temperaturas están más bajas. 

A continuación te comentaremos más sobre este pequeño animal que, además ser un dormilón y tener un simpático aspecto, tiene otras características muy interesantes.

El lirón: pequeño y dormilón

El lirón es un pequeño mamífero del orden de los roedores, considerados glíridos. La familia se nombra indistintamente como Glírido o Mióxido. Actualmente, existen veintinueve especies de lirones vivientes, distribuidas en tres subfamilias.

Lirón de jardín de cerca.

Los mióxidos tienen una distribución exclusivamente Europea. Uno los rasgos característicos de la familia es que carecen de ciego, un segmento intestinal. Esta carencia determina su dieta. Además, los lirones poseen una dentición típica.

Pueden vivir hasta cinco años, lo cual es un lapso de tiempo realmente extraordinario para un roedor. Como apuntamos antes, estos pequeños mamíferos tienen la particularidad de hibernar.

El lirón ha existido por más de treinta millones de años. Es interesante conocer que todos los géneros que existen al día de hoy, ya existían en el Eoceno. Los fósiles de lirón se remontan al Eoceno temprano, un período de hace 33 a 56 millones de años.

El lirón en España

En España existen solamente dos géneros: Glis (lirón gris) y Eliomys (lirón careto).

  • El lirón gris (Glis glis) ocupa la zona septentrional de la Península.
  • El lirón careto (género Eliomys) ocupa toda el área peninsular, las islas Baleares de Mallorca, Menorca y Formentera, y las ciudades norteafricanas de Ceuta y Melilla.

Del género Eliomys se reconocen en España dos especies: Eliomys quercinus en la Península e islas Baleares y Eliomys melanurus en Ceuta y Melilla. Hay una gran diversidad en talla, pelaje o diseño de la cola entre los lirones caretos en la península ibérica.

El lirón careto debe su nombre a una franja de pelo negro que, a modo de antifaz, le cubre parte de la cara y los ojos, que son grandes, negros y saltones. Tiene el hocico alargado y las orejas grandes. Es un animal omnívoro (prefiere comer insectos y frutos) y de hábitos nocturnos.

En estado juvenil, el lirón presenta la librea de color gris muy neto en la zona dorsal y blanco sucio en el pecho. En contraste los adultos, presentan el dorso de un color pardo-rojizo. La cola es larga, completamente cubierta de pelo y posee un llamativo pincel en su extremo de pelo largo blanco y negro.

La hibernación del lirón

La hibernación es un mecanismo de supervivencia que brinda la naturaleza a muchas criaturas (desde mariposas hasta murciélagos) para que sobrevivan a los inviernos fríos y oscuros. Esto sin tener que procurarse comida o emigrar a un lugar más cálido.

  • Durante la hibernación, la temperatura corporal del animal desciende, y su ritmo cardíaco y su respiración se hacen más lentos para que no consuma mucha energía.
  • Se reconocen como factores que inducen la hibernación las bajas temperaturas y la escasez de alimento.
La hibernación del lirón abarca unos 7 meses.

¿Qué pasa con el cuerpo de los lirones?

La hibernación es un proceso mucho más profundo que simplemente dormir. Dependiendo de la especie, puede variar desde una inconsciencia larga y profunda hasta simplemente episodios de inactividad.

Los animales que hibernan se preparan para su ‘sueño de invierno’ comiendo en exceso. Esto les permite almacenar energía como grasa corporal. Cabe señalar que existen dos tipos de grasa: grasa blanca regular y grasa marrón.

En los animales que hibernan, la grasa marrón forma parches cerca del cerebro, corazón y pulmones del animal. Desde esta ubicación envía un rápido estallido de energía para calentar estos órganos primero cuando les llega la hora de despertarse.

El período de hibernación del lirón careto es más extenso que el de sus parientes. Su hibernación se prolonga desde mediados del otoño a mediados de la primavera. Durante ese período el lirón puede llegar a perder la mitad del peso que tenía al inicio de la hibernación.

Curiosamente, el lirón careto también puede entrar en un letargo menos profundo que la hibernación, llamado ‘estivación’. Este letargo ocurre cuando se presentan veranos especialmente secos y calurosos.

El riesgo de la hibernación

Los lirones pasan gran parte de su vida hibernando o en letargo. Dado que el animal queda inactivo, resulta vulnerable a los depredadores. Entre los depredadores del lirón careto contamos a los zorros, lobos, diversos mustélidos, felinos y rapaces nocturnas.

Zorros: características

Además, un animal en hibernación puede llegar a morir durante el sueño, si se acaba la reserva de grasa, el clima severo o un despertar prematuro.

Más allá del riesgo de la hibernación, se ha venido apreciando un descenso importante de la población del lirón careto. Esto aunque la especie no es declarada como especie amenazada. Este hecho contrasta con la notable disminución de las especies depredadoras del lirón, lo que en teoría debiera contar para su aumento.

Especialistas sugieren que esta disminución puede estar relacionada con el uso de fertilizantes, pesticidas e insecticidas. El uso de químicos afecta directamente a los insectos que conforman la dieta del lirón careto. Esto puede afectar negativamente la fertilidad de esta especie.

  • Moreno, S. (2002). Lirón careto Eliomys quercinus (Linnaeus, 1766). Galemys, 14(1), 1-16.
  • Agustí J., (2018) Las faunas de mamíferos del Mioceno continental de la Península Ibérica. Revista ph Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico nº 94 182-205
  • Viñals Domingo, A. (2016). Ecología de un roedor colonizador, el lirón careto (Eliomys quercinus) en una zona agrícola del este de la Península Ibérica.