La hormiga panda: ¿el poder hecho avispa?

04 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La hormiga panda es una oponente formidable, armada con poderosas mandíbulas y una magnifica armadura. También posee una picadura de temer y buenas dosis de agilidad y agresividad.
 

La hormiga panda (Euspinolia militaris) u hormiga de terciopelo es un insecto himenóptero de la familia Mutillidae. A pesar de su apariencia de hormiga, en realidad es una avispa parasitoide.

La familia de los mutílidos, que comprende más de 4 200 especies, se caracteriza por un marcado dimorfismo sexual. En esta familia, solamente los machos suelen tener alas.

Aunque la especie fue descubierta hace unos 80 años en Chile, ha sido relativamente poco estudiada. Se conoce que vive alrededor de dos años y que prefiere colonizar áreas secas y arenosas. Así, especímenes de la hormiga panda  han sido reportados en Chile, Argentina, partes de México y en el suroeste de los Estados Unidos.

Vestida para invadir: las adaptaciones para ser una guerrera

La hormiga panda posee diversas adaptaciones que le permiten explotar a otros insectos agresivos y hacerlos sus hospedadores. En primer término, el poderoso exoesqueleto es la primera protección durante la invasión de nidos de insectos huéspedes que pican.

Además, la naturaleza asegura que solamente los más fuertes se reproducen, pues al efectuar la cópula durante el vuelo, se seleccionan los machos de mayor tamaño.

Por otro lado, la ausencia de alas en la hembra, permite que explore por tierra el futuro hogar de sus huevos. Esta búsqueda prolongada expone a la hembra, pero ella está preparada.

Para cumplir su misión, la hormiga panda usa su notable repertorio defensivo, que incluye una picadura poderosa, sus chirridos de advertencia, su coloración disuasoria, un rastro de químicos y una variedad de táctica evasivas. A continuación, te las contamos.

 
Una hormiga panda sobre tierra.

El inconfundible aspecto de la hormiga panda

El rasgo que más resalta de la hormiga panda es su coloración, que recuerda a un oso panda. El insecto es blanco aterciopelado en la cabeza exceptuando los ojos, con parches negros y blancos en el cuerpo.

Esta llamativa coloración es aposemática, pues sirve de advertencia a los depredadores de su dolorosa y poderosa picadura.

En ambos sexos, las antenas y las patas están cubiertas de espinas cortas y negras. Sin embargo, esta especie posee un claro dimorfismo sexual. Usualmente, su tamaño alcanza alrededor de 0.8 centímetros, siendo los machos significativamente más grandes que las hembras. Además, solamente los machos poseen alas, que son estrechas y transparentes.

Por otro lado, las hembras adultas, que son terrestres, se parecen a una hormiga en términos de físico y comportamiento.  Además, están equipadas con un aguijón y glándulas venenosas, que les otorgan una potente picadura.

La temible fama de la hormiga panda

En esta especie, las hembras no voladoras usan su aguijón, provisto de un fuerte veneno, para defenderse de los enemigos. Su picadura es una adaptación que le permite el enfrentamiento con otras especies agresivas a la hora de invadir sus nidos.

 

En ocasiones pican a humanos y a grandes animales de pastoreo. De hecho, en inglés se las conoce con el nombre común cow – killer (matavacas), por su dolorosa, pero no mortal picadura.

La hormiga panda es un parasitoide

Para abordar este punto, es oportuno saber el ciclo vital de la hormiga panda. Durante el vuelo, los machos identifican a las hembras y las levantan en el aire para aparearse.

Después del apareamiento, la hembra pone sus huevos en cada pupa en el nido de otros insectos como abejas o avispas. Al eclosionar, las larvas se alimentan de sus anfitriones. Cada hembra puede poner hasta 2 000 huevos dentro de su ciclo de vida de dos años.

Así, esta especie, al igual que otros parasitoides, produce una larva que se alimenta de la larva del huésped. Esta dinámica dibuja una lucha continua y complicada entre los productores de recursos y los explotadores, que dependen de estos mismos recursos para su supervivencia.

Alimentación de la hormiga panda

Las hormigas panda adultas son solitarias, lo que significa que no forman colonias de ningún tipo. Las hembras se alimentan principalmente de néctar, pero se aprovecharán ocasionalmente de hormigas, orugas o pupas / larvas. Los machos se alimentan principalmente de néctar.

La estridulación: el sonido de la angustia

En general, esta especie de insecto es silenciosa. Sin embargo, emite sonidos peculiares, agudos, vibrantes y chirriantes cuando se le molesta, lo que se conoce como estridulación. Este comportamiento, que es adoptado por una variedad de artrópodos, resulta de frotar dos partes rígidas del cuerpo.

 

Además, ambos sexos estridulan. Cabe señalar que la función ecológica de la estridulación en estos insectos no está clara. Aún así, se ha propuesto que estos sonidos podrían actuar como advertencias defensivas y / o como señales de apareamiento.

En este sentido, un reporte científico en el 2019, demostró que la estridulación en esta especie difiere de aquellas de otros géneros de la misma familia de insectos.

Así, los sonidos de angustia emitidos incluían componentes espectrales de alta frecuencia, en el rango ultrasónico. La utilidad de estas señales no se conoce con exactitud.

Un grillo doméstico emergiendo de la tierra.
No solo estas avispas estridulan. El ejemplo típico es el del grillo doméstico y su llamativo canto.

Se asoma una teoría

Según la opinión de expertos, es posible que estos sonidos sean señales de advertencia ante sus depredadores naturales.

Sin duda, futuros estudios abordarán el efecto defensivo de la estridulación de la hormiga panda contra reptiles y roedores. Si resultara cierto, aportaría valiosa información de su rol potencial en comunicación entre especies.

Por un lado, las hormigas de terciopelo son fascinantes debido a sus colores brillantes, dimorfismo sexual, longevidad, y con frecuencia, un nivel de actividad frenético. Por el otro, son frustrantes porque la importancia evolutiva de estos rasgos no se demuestra fácilmente.

 
  • Torrico-Bazoberry, D., & Muñoz, M. I. (2019). High-frequency components in the distress stridulation of Chilean endemic velvet ants (Hymenoptera: Mutillidae). Revista Chilena de Entomología, 45(1). https://www.biotaxa.org/rce/article/download/45599/39336
  • Deyrup, M. (1988). Review of adaptations of velvet ants (Hymenoptera: Mutillidae). The Great Lakes Entomologist, 21(1), 1.
  • R Luz, D., Waldren, G. C., & Melo, G. A. (2016). Bees as hosts of mutillid wasps in the Neotropical region (Hymenoptera, Apidae, Mutillidae). Revista Brasileira de Entomologia, 60(4), 302-307.
  • Brothers, D.J. (2006) Familia Mutillidae. Introducción a los Hymenoptera de la Región Neotropical. (ed. Fernández, F. and Sharkey, M.J.), pp. 577-594. Sociedad Colombiana de Entomología and Universidad Nacional de Colombia, Colombia.