¿Se pueden incluir las mascotas en las actividades familiares?

30 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Podemos incluir a las mascotas en muchas actividades familiares para mejorar el vínculo con ellas. Esto también es esencial para que el animal no identifique a solo una persona del núcleo familiar como único tutor.
 

Tener un animal a tu cargo es un compromiso para toda la vida, pues las mascotas acaban siendo un miembro más en cualquier familia. Por esta razón, debemos incluirlas en las actividades familiares que podamos, como las vacaciones, las salidas al campo o los juegos en familia.

El bienestar de la mascota es una responsabilidad conjunta del núcleo familiar, y no debe delegarse a un solo integrante de la misma. Los lazos tienen que ser comunes, y el animal ha de estar a gusto con cada uno de los componentes por separado como con todos juntos. Es por esto que la socialización conjunta con la mascota es tan importante.

¿Qué actividades familiares podemos hacer con las mascotas?

Participar en el cuidado, alimentación y necesidades debe ser cosa de todos los miembros de la familia, y hasta podemos enseñar esta responsabilidad a los más pequeños de la casa. Además, hay muchas actividades familiares en las que podemos incluir a las mascotas. A continuación, te mostramos algunas:

Hacer deporte con la mascota

Tener perro es un incentivo para estar en forma: salir a correr, nadar, montar en bici o patinar junto al perro puede convertirse en una actividad familiar adaptando el ritmo si hay niños pequeños en la familia.

Existen muchos diferentes tipos de deporte para practicar con las mascotas ¿Sabías que hasta existe el yoga para perros? Sea una actividad planteada especialmente para ellos o no, los canes siempre disfrutan de un buen periodo de ejercicio físico.

 

Salir a comer

Aunque es algo difícil si el local no dispone de terraza al aire libre, cada vez son más los bares y restaurantes que permiten mascotas, incluso hay lugares donde son bienvenidas y tienen su propio menú.

Si acostumbras a tu perro a estar sentado tranquilamente, podrás disfrutar de su compañía para salir a comer a cualquier terraza de la ciudad. Esta una buena opción para reunirse con otros amigos y sus mascotas.

Un perro comiendo en un restaurante.

Ir de acampada con perros

Hacer acampada libre (en los lugares permitidos) o pasar unos días de camping en plena naturaleza es una actividad sana y educativa para cualquier integrante de la familia. Todos los perros disfrutan de la variedad de olores, el espacio para correr y el aire libre, más aún si están acompañados de todos sus seres queridos.

Eso sí, si vas a un camping asegúrate con antelación de que el recinto permita mascotas o si existen restricciones o suplementos en la tarifa por ello.

Pasar las vacaciones junto las mascotas

Por desgracia, la época del año en la que más abandonos se producen es el verano, coincidiendo con la temporada de vacaciones. No hay justificación alguna para abandonar a un animal a su suerte. Con el paso del tiempo esta horrible tendencia disminuye, pero los números de abandonos en muchos países siguen siendo inadmisiblemente altos.

 

Los refugios, los hoteles para mascotas, las residencias o los cuidadores particulares son algunas de las opciones para cuidar de las mascotas si no puedes llevarlas contigo de vacaciones o dejarlas a cargo de algún amigo o familiar.

Si tienes la posibilidad de viajar con las mascotas, recuerda siempre llevar toda su documentación legal contigo (el pasaporte europeo en el caso de perros, gatos y hurones) así como todos los accesorios y alimentos que el animal necesite durante la temporada fuera de casa.

Tampoco olvides avisar, con antelación, al alojamiento donde te hospedes o a la compañía de transporte que reserves de que viajas acompañado de tu mascota.

Son muchos los hoteles, hostales y apartamentos que admiten mascotas y es la mejor ocasión para realizar actividades familiares con ellas, sin el estrés de la rutina diaria y el trabajo.

las mascotas y actividades familiares son compatibles.

La mascota uno más en la familia. Beneficios de convivir con mascotas

Vivir con un perro, gato, conejo, hámster… aporta muchos beneficios en la salud mental a todos los miembros de la familia, tengan la edad que tengan:

  • A los niños y adolescentes les ayuda en su desarrollo emocional y a aprender valores tan esenciales como la responsabilidad, empatía y sociabilización.
 
  • Los adultos también desarrollan vínculos emocionales muy fuertes con las mascotas, evitan el sentimiento de soledad y mejorar la autoestima.
  • Para los ancianos no solo suponen una gran compañía, sino que les aporta de nuevo una sensación de utilidad por estar a cargo de otro ser vivo que lo necesita y además suponen un gran estimulante mental. De hecho, en los centros geriátricos las terapias con mascotas están muy solicitadas para trastornos como la demencia senil.

Es importante saber que tener un animal a cargo no significa únicamente alimentarlo y mantenerlo limpio. Hacer actividades con ellos e incluirlos en las familiares es fundamental para el desarrollo tanto físico como mental de la mascota. Mejoramos el vínculo con nuestros animales compartiendo momentos con ellos, jugando, acariciándoles y prestándoles atención cada día.