El instinto maternal en la naturaleza

16 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
El instinto maternal es un comportamiento que asociamos a los humanos, pero también se observa en otros animales.
 

El instinto maternal está presente en la naturaleza y puede observarse tanto en los seres humanos como en otros animales salvajes. Este estado lleva a las madres a proteger a las crías, aunque se pongan a sí mismas en peligro.

Un caso ejemplificador reciente ha ocurrido como causa del derrame de crudo en las islas Mauricio. Vamos a comentar detalles sobre el instinto maternal en la naturaleza partiendo de esta singular noticia.

Un ejemplo de instinto maternal en a naturaleza

Durante el mes de agosto se ha informado de la liberación al océano atlántico de toneladas de crudo. La causa ha derivado del encallamiento de un petrolero japonés, que transportaba este material en las islas Mauricio.

El resultado más inmediato de esta situación ha sido la muerte de numerosos animales. Por desgracia, parece ser que el número de seres vivos fallecidos puede aumentar en los próximos tiempos por consecuencias indirectas del accidente.

Los animales se quedan atrapados en el petróleo y luchan por escapar, por lo que pierden todas sus fuerzas en el intento. Tristemente, un pescador ha observado cómo una madre delfín luchaba por salvar a su cría del crudo.

Según ha contado, la madre intentaba sacar la cabeza de su cría fuera de las olas teñidas de negro por el petróleo. Desafortunadamente, el pescador no pudo llegar a tiempo y ambas perecieron.

Para evitar que los delfines se adentren en el arrecife, los pescadores actúan en conjunto. La estrategia utilizada es dirigirlos hacia mar abierto, haciendo ruido para asustarlos.

 

No obstante, la cría estaba muy cansada y le costaba nadar mientras que su madre intentaba protegerla. Ambas se quedaron relegadas y acabaron muriendo, primero la cría y poco después la madre.

Puede decirse que este caso es un ejemplo del instinto maternal en la naturaleza. La madre se quedó protegiendo a su cría, aunque podía haber sobrevivido si se hubiera ido con su grupo.

Los activistas han reportado que al menos 40 delfines han fallecido en las islas Mauricio. Asimismo, reclaman que se abra una investigación para que se estudie la muerte de tantos delfines.

Cuidado materno en la naturaleza.

Detalles sobre el instinto maternal

A continuación, encuadramos esta noticia referente al instinto maternal en un contexto biológico.

¿En qué consiste?

El instinto maternal puede ser definido como el conjunto de cambios hormonales que alteran la conducta del individuo. Además, también se han observado cambios fisiológicos en el mismo.

Debido a ello, surge este mecanismo evolutivo que busca garantizar la supervivencia de la especie. Además, según la neurociencia, intervienen en él áreas cerebrales específicas.

Gracias diferentes estudios, se ha llegado a la conclusión de que los instintos son una combinación de resultados. Dependen tanto de una selección genética como de una adquisición heredada.

 

En la naturaleza pueden observarse comportamientos maternales en diferentes grupos animales. Un ejemplo reciente es la serpiente pitón, que sale a tomar el sol, incrementa su temperatura y vuelve al nido para transmitir calor a las crías.

¿Solo las madres tienen instinto maternal?

Un ejemplo de la influencia de las hormonas en el instinto maternal se encuentra en un estudio del año 2015. En él, se buscaba demostrar el efecto de la oxitocina, la hormona del amor.

Para ello, el equipo tenía dos grupos de estudio diferenciados. El primero de ellos estaba formado por ratones hembra vírgenes y, el segundo, por ratones hembra que habían sido madres previamente.

Ambos grupos fueron expuestos en un ambiente con crías de ratones que lloraban. Se observó que las hembras vírgenes exhibían dos tipos de conducta hacia las crías que lloraban:

  • Ignoraban los llantos de las crías de ratones.
  • En algunos casos, las hembras mostraban un comportamiento caníbal. Procedían a devorar a las crías.

Por otra parte, la misma situación en el grupo de los ratones hembra madres dio un resultado totalmente distinto. Las madres (aunque no fueran su descendencia) procedían a buscar a las crías siguiendo el sonido del llanto y las cuidaban.

El siguiente paso del experimento fue inyectar oxitocina a las hembras que no habían sido madres y compararon la respuesta neuronal antes y después de la inyección de la hormona.

Concluyeron que, sin la hormona, estas hembras reconocían el llanto pero no modifican su conducta. Sin embargo, tras la inyección, las hembras cambiaron su conducta por completo y pasaron a cuidar a las crías en lugar de devorarlas.

 

¿Qué ocurre con los machos?

En el mismo estudio, probaron a inyectar dicha hormona en un grupo de machos para ver su respuesta. Se observó que los machos también procedían a cuidar a las crías al modificar sus conexiones neuronales.

No obstante, el tiempo de adaptación de los machos fue mucho mayor que el de las hembras. Mientras que las hembras vírgenes tardaron en adaptarse unas 12 horas, los machos tardaron de tres a cinco días.

Una madre rata.

Podemos concluir que gracias a este mecanismo evolutivo ha primado la supervivencia de las especies. Si no fuera por el instinto maternal, muchas crías huérfanas habrían fallecido al no tener quienes las cuidaran.

Por ello, como suele decirse, la naturaleza es sabia y desarrolla mecanismos como el explicado anteriormente. No obstante, aún queda mucho por conocer sobre el instinto maternal en la naturaleza.

 
  • La genética del comportamiento animal, producción-animal. Recogido a 12 de septiembre en: http://www.produccion-animal.com.ar/etologia_y_bienestar/etologia_en_general/22-la_genetica_del_comportamiento_animal.pdf
  • Marlin, B., Mitre, M., D’amour, J. et al. Oxytocin enables maternal behaviour by balancing cortical inhibition. Nature 520, 499–504 (2015). Recogido a 12 de septiembre en: https://doi.org/10.1038/nature14402