El lenguaje corporal en mamíferos: consejos para entenderlo

17 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Llegar a comprender el lenguaje corporal en todos los mamíferos es una meta prácticamente imposible. No obstante, sí se pueden aprender detalles claves.

Llegar a comprender de manera precisa el lenguaje corporal en mamíferos conlleva muchos años de observación de las distintas especies. La comunicación a través del cuerpo forma parte de la compleja etología de cada especie, además de las pautas concretas de cada individuo.

Los mamíferos, dada la complejidad de su cuerpo y de su cerebro, tienen una forma de expresarse muy detallada. Por otro lado, muchas de estas conductas son adquiridas, es decir, la descendencia suele aprenderla de los individuos adultos, sobre todo, cuando la especie se segrega en grupos sociales. 

El mundo del lenguaje corporal

Como hemos dicho, aprender el lenguaje corporal en mamíferos no es una tarea sencilla. No obstante, podemos darte algunos consejos para comenzar a entender la base de este tipo de comunicación.

¿Crees que todos los animales expresan igual determinados sentimientos? Por ejemplo, ¿qué nos quiere comunicar un chimpancé cuando nos sonríe? A continuación, te enseñamos algunos consejos para que comiences a entender la comunicación de este y otros muchos animales mamíferos.

No extrapoles conductas humanas al resto de mamíferos

En primer lugar, no se puede negar que los seres humanos somos mamíferos. Sin embargo, del mismo modo que no podemos comparar la conducta de un gato con un caballo, no podemos extrapolar el comportamiento humano a otras especies, lo que también se conoce como humanizar.

Cuando realizamos esta acción, no se está interpretando correctamente el mensaje que un animal intenta transmitirnos. Por ejemplo, es muy común ver en películas cómicas escenas donde un chimpancé muestra los dientes, por lo que puedes pensar que está riéndose.

Lejos de la realidad, cuando un chimpancé realiza este gesto intenta comunicar miedo o amenaza. Otro buen ejemplo lo observamos en las estadísticas de ataques de perros. En la gran mayoría de los casos, la víctima suele ser un niño con una edad inferior a los dos años.

Los seres humanos, a esta edad, están aprendiendo a comunicarse con sus iguales y saben que la sonrisa es un gesto amable dentro de su especie. Lo que desconocen es que en los perros supone la antesala a la mordedura.

En resumen, el lenguaje corporal en mamíferos es muy extenso, tanto como especies diferentes existen. Intentar interpretar la conducta de los animales a través de la nuestra propia es un grave error.

Lenguaje corporal en mamíferos.

Qué observar para comprender el lenguaje corporal en mamíferos 

A pesar de la amplia gama de comportamientos relacionados con el lenguaje corporal en mamíferos, puedes prestar atención a ciertas partes del cuerpo de los animales. De esta manera, empezarás a comprender cómo se comunican.

  • Orejas: estos órganos sirven para detectar sonidos tales como amenazas, emisiones que producen miembros de la misma especie, etc. Por ello, cuando un mamífero dirige las orejas hacia ti puede estar mostrando curiosidad. Del mismo modo, cuando las orejas quedan hacia atrás o se aplanan, puede ser una señal de amenaza
  • Ojos: en general, la mirada fija entre los mamíferos suele ser señal de amenaza. Por el contrario, si el animal entrecierra los ojos o mira hacia otro lado, puede querer transmitir que está tranquilo o incómodo.
  • Apertura de la boca: un mamífero puede abrir las boca por muchas razones. Por ejemplo, un bostezo puede no significar nada o ser una señal de miedo. Muchas veces, cuando un animal nos abre directamente la boca, es una amenaza.
  • Dientes: mostrar los dientes, para casi todos los mamíferos y en casi todas las situaciones, tiene connotaciones negativas. No obstante, muchos mamíferos ungulados muestran los dientes cuando necesitan oler feromonas a través del órgano vomeronasal que se encuentra en la boca.
  • Pelo: los mamíferos suelen erizar el pelo ante situaciones de miedo o dolor.
  • Postura corporal: una de las formas que existen para detectar muchas dolencias en mamíferos es la posición del cuerpo. Por ejemplo, una espalda arqueada puede ser un síntoma de dolor o, también, señal de amenaza, como ocurre en muchos felinos. 
  • Cola: no todos los mamíferos tienen cola pero, para aquellos que la poseen, es toda una fuente de información y una vía de comunicación. La posición de la cola o la velocidad de su movimiento son clave para entender el lenguaje corporal en mamíferos.
Elefantes que se comunican.

Presta atención al contexto

Con el fin de entender completamente el lenguaje corporal en mamíferos, es primordial relacionar este con las circunstancias en las que se observa.

Por ejemplo, orinar tiene relación con el comportamiento eliminativo, es decir, una necesidad fisiológica. Sin embargo, en determinadas circunstancias, orinar puede estar relacionado con la conducta territorial. 

Como hemos visto, el estudio de la conducta animal es altamente complejo. Dentro de los mamíferos, se puede prestar atención a ciertas partes del cuerpo para deducir el lenguaje corporal. De todos modos, es muy importante estudiar y conocer la etología de cada especie para tener un visión más profunda.

  • Kleisner, K., & Maran, T. (2014). Visual communication in animals: Applying Portmannian and Uexküllian biosemiotic approach. Mach D Vis Commun Gruyter, 659-676.
  • Rosenthal, G. G., & Ryan, M. J. (2000). Visual and acoustic communication in non-human animals: a comparison. Journal of biosciences, 25(3), 285-290.
  • Rosenthal, G. G. (2007). Spatiotemporal dimensions of visual signals in animal communication. Annu. Rev. Ecol. Evol. Syst., 38, 155-178.