El lince de Canadá: un felino en estado preocupante

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
El lince de Canadá es una especie de felino que aún no se encuentra amenazada, pero su atípica distribución geográfica preocupa a los expertos.

El lince de Canadá (Lynx canadensis) es un majestuoso felino endémico de América del Norte. A pesar de que no se encuentra catalogado como «en peligro» por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), su situación actual preocupa a los expertos.

Un reciente estudio ha demostrado que este felino solo ocupa el 20 % de su hábitat potencial. ¿A qué se debe esta reclusión en un ecosistema con tantas posibilidades? Te lo contamos a continuación.

Un majestuoso félido

En primer lugar, vemos pertinente describir al animal objeto de este estudio. El lince de Canadá es un felino de tamaño medio, habitante de la taiga —bioma de bosque boreal— y depredador de pequeños vertebrados que sobreviven en ambientes nevados. Algunas de sus características son las siguientes:

  • Se trata de un felino de tamaño medio, de pelaje liso, denso y de coloración grisácea. Presenta unas orejas triangulares con unos flecos negros terminales muy llamativos.
  • Mide unos 100 centímetros de la cabeza a los pies y pesa una media de 10 kilogramos aproximadamente. Desde luego, no estamos ante un animal de porte exagerado.
  • Presenta unas garras afiladas retráctiles, de las cuales se sirve para cazar a sus presas en ambientes nevados.

Es reseñable destacar que estamos ante un mamífero que ha sido presionado por la selección natural para adquirir características que favorezcan su supervivencia en ambientes nevados.

Su densa capa de pelaje le aísla de las bajas temperaturas, mientras que su pequeño tamaño le permite sobrevivir a base de presas pequeñas. Por último, sus poderosas garras y anchas patas soportan su peso a la perfección, lo que evita que se hunda bajo la superficie nevada.

Este felino es el ejemplo perfecto de los mecanismos adaptativos necesarios para sobrevivir en un ambiente inclemente.

Un lince sobre la nieve.

El lince de Canadá y su reducción de hábitat

Un artículo científico resumido en una publicación de la revista National Geographic en abril del 2020 reportó malas noticias: el lince canadiense solo ocupa el 20 % de su hábitat potencial en el estado de Washington (Estados Unidos).

En el estudio citado se cubrieron más de 7000 kilómetros cuadrados y se registró la presencia o ausencia del lince mediante cámaras de fototrampeo. Por desgracia, solo se observó actividad de este felino en 29 de las 175 áreas monitorizadas.

En primer lugar y para entender estos datos, es necesario acotar que un hábitat potencial es aquél territorio que, según sus características ecológicas, puede considerarse como posible hogar de una determinada especie.

Los animales buscan expandir sus áreas de forrajeo, pues esto implica más recursos, lo que se traduce en más descendencia y en una expansión de la especie. Si una población no usa un espacio disponible es que algo va mal.

El caso del lince

Efectivamente, el hecho de que los linces de Canadá no utilicen el 80 % del hábitat disponible indica que algo está sucediendo, ya sea con la especie en sí misma o con el ambiente que no ocupan.

El estudio que hemos referenciado con anterioridad coloca a un culpable claro de esta situación: el cambio climático. Según estos expertos, los linces son unos buenos centinelas para registrar la variación ambiental, pues están altamente especializados en sobrevivir en ambientes fríos y nevados.

Por ello, los incendios forestales, el incremento de las temperaturas y la reducción generalizada de la capa de nieve han restringido de forma drástica el área de supervivencia de las poblaciones de estos linces.

Además, a medida que el clima se suaviza en estas zonas nevadas, podrían aparecer otras especies de felinos como el gato montés o el puma, los cuales competirían por recursos y alimentos con este majestuoso lince.

Esto no quiere decir que animales como el gato montés sean malos por sí mismos, sino que su expansión en un territorio que no les corresponde puede ser muy negativa para las especies endémicas de esa zona.

La cara de un lince canadiense.

Una especie cercana a la amenaza

De nuevo, es esencial reseñar que el lince de Canadá aún no se encuentra amenazado. Esto no quiere decir que las autoridades de los estados donde el felino habita deban relajarse: los datos obtenidos son preocupantes y la actuación es esencial.

Por esta razón, es necesario seguir monitorizando a las poblaciones de esta especie y comenzar a idear planes de cría en cautividad y posibles reintroducciones futuras en el medio silvestre. No podemos arriesgarnos a perder más especies.

 

  • King, T. W., Vynne, C., Miller, D., Fisher, S., Fitkin, S., Rohrer, J., ... & Thornton, D. (2020). Will Lynx Lose Their Edge? Canada Lynx Occupancy in Washington. The Journal of Wildlife Management84(4), 705-725.