¿Cómo mantener el terrario frío durante el verano?

02 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Se acerca el calor y las mascotas exóticas de la casa también lo notan. Mantener frescos los terrarios de los animales exóticos es esencial para su supervivencia. Aquí te presentamos algunos consejos.
 

Las personas que se aventuran a tener animales exóticos son cada vez más, por lo que es común que se planteen más dudas en el ámbito de la terrarofilia. Estas mascotas poco comunes tienen sus propios requerimientos, que nada tienen que ver con los de perros y gatos.

La mayoría de los animales exóticos no mamíferos (lagartos, tarántulas e insectos, entre otros) requieren de un habitáculo cerrado en el que permanecer toda su vida. Este es el terrario.

Los terrarios tienen como finalidad imitar las condiciones ambientales, tanto de temperatura como de humedad, del ambiente original del animal en cuestión. Esta tarea puede complicarse enormemente ante temperaturas extremas, pues la mayoría de animales exóticos requieren de intervalos térmicos bastante específicos. Es por esto que aquí te mostramos cómo paliar el calor en los terrarios durante el verano.

Propiedades del calor

El calor, desde una perspectiva termodinámica, no es más que energía en tránsito. Es esencial conocer tres fenómenos físicos básicos en la transmisión de calor para entender cómo combatirlo:

  • Conducción: transmisión de calor directa entre cuerpos. Esta energía fluye de un sistema a más alta temperatura a otro que se encuentra más frío, calentándolo.
  • Convección: cuando un líquido o gas transporta el calor desde un punto físico a otro.
  • Radiación: la pérdida del calor por radiación está determinada por el calor irradiado y el absorbido, por ejemplo, por el sol.
 

Después de esta pequeña lección de termodinámica, ya podemos adivinar por donde van a ir los consejos: para disipar calor en el terrario hay que introducir elementos fríos, permitir una buena conducción de aire, y evitar la exposición al sol.

Los terrarios requieren de regulación térmica.

¿Cómo mantener los terrarios fríos durante el verano?

En general, al ser casi todos los animales exóticos ectotermos (no producen calor con su metabolismo), estos suelen provenir originariamente de regiones tropicales o áridas.

Es por esto que la mayoría de reptiles e invertebrados suelen aguantar sin problemas los 30 grados centígrados (y en muchos casos, temperaturas tan altas son necesarias). Aún así, hay una cosa que debes tener en cuenta: la temperatura de la casa no es ni mucho menos la del terrario. 

Por ello, los consejos que ahora te comentamos son esenciales para evitar un golpe de calor en la mascota cuando tu propio hogar está por encima de esta temperatura.

Utiliza un termostato

Existen termostatos específicos para un uso en el ámbito de la terrarofilia. Estos “saltan” al detectar cierta temperatura en el terrario, apagando las mantas calefactoras y luces ultravioletas tan esenciales en muchos reptiles. Aunque estos elementos sean necesarios, a veces hay que apagarlos para evitar que el terrario se convierta en un auténtico invernadero. 

 

También existen termómetros comerciales que muestran la temperatura en el interior del terrario en todo momento, lo que permite identificar una subida drástica de la temperatura.

La ventilación es la clave

Cuando el aire cede calor, sus moléculas aumentan de densidad, lo que provoca una precipitación del mismo. Cuando este adopta calor, sus moléculas se aceleran y su densidad disminuye, lo que le hace más liviano. Esto genera unas corrientes cíclicas de subida y bajada de aire conocidas como fenómenos de convección.

Como podemos ver, la transmisión de calor entre las corrientes de aire es esencial para mantener un ambiente relativamente fresco. Es por esto que en verano abrimos las ventanas.

En un terrario sin ventilación, el aire acumula cada vez más calor pero no lo pierde, generándose en su interior una auténtica sauna. Por ello, ante temperaturas altas se recomienda sustituir tapas de plástico o de vidrio por mallas metálicas.

Además, los terrarios comerciales presentan mallas tanto en la parte superior de la instalación como por debajo del mismo en salientes o rendijas. Esta es la forma más eficaz de que se generen corrientes ventilatorias.

También, en animales exóticos tranquilos, se pueden abrir las puertas del terrario durante un par de horas (siempre monitorizando al animal) para que este se ventile y el exceso de calor se disipe.

El sol: el peor enemigo

Cuanto más directa es la radiación solar sobre una superficie, más calor aporta a la misma. Esto es especialmente cierto en los terrarios de cristal, pues este material genera un “efecto lupa” que concentra aún más su incidencia.

 

Es por esto que es esencial que los terrarios se encuentren lejos de ventanas y si es posible, que no exista ningún tipo de incidencia directa con la luz solar en ningún momento del día. Así se evitará que, como en muchos casos se ha reportado, el animal se queme dentro de su propio hogar.

Un calor desmesurado en el terrario puede matar a los reptiles que este alberga.

Un problema de fácil solución

Como hemos podido ver, combatir el calor en los meses más veraniegos es sencillo siempre y cuando se tomen ciertas medidas y responsabilidades. Con utilizar un termostato, mantener una ventilación adecuada y alejar el terrario de cualquier fuente de incidencia solar, los animales que viven en él deberían permanecer sanos y seguros.