La mariposa de cristal: la transparencia como defensa

31 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Las alas transparentes de la mariposa de cristal constituyen un sorprendente mecanismo de camuflaje. Aunque a los ojos humanos parece elegante y frágil, este insecto resulta completamente invisible para sus depredadores.
 

La mariposa de cristal se bautiza así por su extraordinaria apariencia: sus alas son naturalmente transparentes. Este aspecto se debe a que el insecto carece de las escamas de colores que poseen otras mariposas. Así, estos maravillosos invertebrados evitan ser rastreados en vuelo por las aves depredadoras.

Además, esta mariposa se conoce científicamente como Greta Oto y popularmente como «espejito». La mariposa de cristal pertenece a la familia Nymphalidae, la agrupación más numerosa dentro del orden Lepidoptera (con casi 5 000 especies de distribución global). Si quieres saber más acerca de este fascinante insecto alado, continúa leyendo.

Características de la mariposa de cristal

Esta especie de mariposa es abundante en Costa Rica, México, Panamá y Colombia. Sin embargo, puede migrar grandes distancias y se la puede encontrar tan al norte como Florida en Estados Unidos y tan al sur como Chile. Se trata de un insecto de pequeño tamaño, pues no suele superar los seis centímetros de envergadura total.

Una mariposa de cristal sobre una hoja azul.

Hábitos y estrategias de defensa

Un dato muy interesante de la mariposa de cristal es su dieta. Al inicio de su ciclo de vida, estos insectos ponen sus huevos en plantas de la familia de las solanáceas, que contienen compuestos alcaloides tóxicos. En el estado de oruga, se alimentan de plantas venenosas del género Cestrum y se vuelven venenosas. Así, en este momento de su ciclo vital su principal defensa es su toxicidad.

 

Tanto los adultos como las orugas pueden almacenar tales compuestos alcaloides en sus fluidos corporales. Estas sustancias son nauseabundas para las aves, lo que las convierte en presas poco atractivas.

Además, cuando esta mariposa se convierte en una adulta, su estrategia se basa en esconderse y pasar desapercibida, en lo que le ayuda grandemente su transparencia. Las mariposas macho también suelen ser tóxicas, ya que ingieren el néctar de las flores de Asteraceae, que contiene alcaloides de pirrolizidina (un mecanismo ancestral de defensa de las plantas ante la depredación de herbívoros).

Ciclo vital

Los machos de la mariposa de cristal pueden convertir los alcaloides en feromonas, que se utilizan para atraer a las hembras. Es común ver grupos de estos machos revoloteando en círculos para propagar sus feromonas y llamar la atención de posibles pretendientas.

En general, la vida útil de la mariposa de cristal desde el huevo hasta la muerte dura unos diez meses. Como la mayoría de las mariposas, esta especie no puede soportar el frío del invierno.

A medida que cambian las estaciones, todos los individuos de una generación mueren, solo para perpetuar la especie por la eclosión de la última generación en la primavera.

¿Cómo logra esta transparencia alar?

Como podréis imaginar, la ciencia detrás de esto es realmente fascinante y difícil de resumir. Las alas consisten de una membrana delgada compuesta por miles de nanopilares que alteran el índice de refracción de la luz.

 

Esto provoca una baja absorción de luz visible y una baja dispersión de la luz absorbida. Esta combinación hace que el ala parezca completamente transparente, invisible al ojo humano.

Así, la clave está en la disposición de tales nanopilares, que es irregular y presenta una distribución aleatoria de altura y anchura. Cabe señalar que este efecto antirreflejo de la luz se logra en todos los ángulos, por lo que se dice que es omnidireccional.

Una mariposa de cristal sobre una flor naranja.

Como podemos ver, estamos ante un lepidóptero fascinante de naturaleza efímera. Debido a su corto ciclo vital y a su rápido movimiento alar, observar a un ejemplar de esta especie en la naturaleza es una verdadera suerte.

 
  • Siddique, R. H., Gomard, G., & Hölscher, H. (2015). The role of random nanostructures for the omnidirectional anti-reflection properties of the glasswing butterfly. Nature communications, 6(1), 1-8.
  • Henderson, C. (2002). Field Guide to the Wildlife of Costa Rica. University of Texas Press.
  • Johnsen, S. (2001). Hidden in plain sight: the ecology and physiology of organismal transparency. The Biological Bulletin, 201(3), 301-318.