¿Cuáles son los medicamentos más peligrosos para los perros?

17 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
Los medicamentos sirven para tratar y curar enfermedades, pero deben ser usados con cautela, pues existen medicamentos de uso humano muy peligrosos para los canes.

Los perros han ganado un gran terreno y popularidad como animales de compañía en los últimos años. En esta escalada, es difícil no tender a la humanización de los peludos y pensar que son como nosotros en todos los aspectos, incluso en lo que a medicamentos se refiere.

Como buen lector y amante de los animales, seguramente sabrás que existen muchos fármacos de uso humano que son muy peligrosos para los perros, pero ¿sabes cuáles son? A continuación, os listamos algunas de estas medicinas tan dañinas para los canes.

La importancia de no automedicar

En la clínica veterinaria, rara es la semana en la que los profesionales no riñen a un cliente por haber administrado un fármaco a su perro sin una consulta previa con el veterinario. Por suerte, resulta positivo conocer que, en muchas ocasiones, la única consecuencia de este acto es un pequeño percance que no pone en peligro la integridad del can.

No obstante, existen otros casos donde la vida del animal puede correr serio peligro. Por este motivo, desde aquí recalcamos que nunca jamás se debe medicar a la mascota sin la consulta previa con un veterinario.

Un perro en sala de urgencias.

Antiinflamatorios no esteroideos

Los antiinflamatorios son uno de los grupos farmacológicos que más peligro entrañan hacia los perros. No sólo son tóxicos para el organismo del perro, sino que también son ampliamente utilizados en medicina humana de forma genérica.

La conjunción de estos dos factores hace que la intoxicación por alguno de estos fármacos sea muy habitual. Los antiinflamatorios de los que hablamos, en líneas generales, son los siguientes:

  • Paracetamol: puede producir insuficiencia hepática y renal. También ocasiona la destrucción de los glóbulos rojos.
  • Ibuprofeno: provoca problemas gastrointestinales e insuficiencia renal.
  • Ácido acetilsalicílico: se puede utilizar en medicina veterinaria para ciertos tratamientos. No obstante, su umbral toxico es muy estrecho, y una sobredosificación puede producir insuficiencia renal, trastornos de coagulación sanguínea, vómitos y otros muchos efectos negativos.

Benzodiazepinas

Hablando de medicamentos peligrosos, esta familia de fármacos es otra de las habituales. Si bien no son tan frecuente como los antiinflamatorios, son bastante usuales en muchos hogares.  Por desgracia, su acción relajante sobre los humanos en ocasiones tiende a ser extrapolada al mundo de los perros.

Si bien es cierto que su uso en las mascotas está aprobado, estos fármacos deben ser utilizados con cautela, ya que una sobredosificación puede causar graves consecuencias. Sobre los perros produce problemas tales como depresión respiratoria o cardiovascular, dificultad para caminar, letargo y otros muchos síntomas más.

Entre estos fármacos encontramos:

  • Diazepam.
  • Lorazepam.
  • Clonazepam.

Medicamentos inhibidores de la recaptación de serotonina

La serotonina es un neurotransmisor encargado, entre otras cosas, de regular el estado de ánimo y la ansiedad. Estos medicamentos actúan directamente sobre el neurotransmisor y aumentan su concentración en sangre.

En medicina humana, son utilizados habitualmente para tratar la ansiedad y la depresión. Si bien estos fármacos pueden usarse sobre los perros, debe hacerse extremando las precauciones y siempre bajo supervisión veterinaria.

La intoxicación con estos medicamentos produce el llamado síndrome de serotonina, que cursa con vómitos, convulsiones, letargo e incluso coma. No obstante, con el soporte y tratamiento veterinario adecuado, el pronóstico suele ser muy bueno.

Los fármacos mayormente implicados en estas intoxicaciones son:

  • Citalopram.
  • Escitalopram.
  • Paroxetina.
  • Fluoxetina.
  • Fluvoxamina.
  • Sertralina.

Suplementos de vitamina D

Por extraño que pueda parecer, este tipo de suplementos son muy peligrosos para la salud de los perros. La vitamina D es una vitamina esencial para el correcto funcionamiento del organismo.

Aún así —y como todo en la vida—, cuando se administra en exceso, esta sustancia puede resultar peligrosa. La intoxicación por vitamina D produce vómitos, pérdida del apetito, anorexia o aumento de la frecuencia de micción.

En los perros, es frecuente que esta intoxicación se produzca por el consumo de complementos vitamínicos para humanos, usados de forma habitual. Asimismo, se han reportado casos de ciertos alimentos que han resultado ser peligrosos debido a sus dosis tóxicas de esta vitamina, los cuales han sido retirados del mercado por su riesgo potencial.

Un perro tomando fármacos.

Para terminar, ahora que ya conocemos los fármacos más peligrosos para los perros, es necesario que recordemos la importancia de no administrar por cuenta propia ninguna medicina a las mascotas.

Por otra parte, dada la curiosidad de la que hacen gala algunos canes, seria muy recomendable extremar las precauciones y no mantener los medicamentos de uso humano cerca de su alcance.